martes, 1 de enero de 2008

BIENVENIDOS


Saludos, Paz y Gracia a todos los hijos de Dios, es decir, a los hermanos en la fe que visitan este sitio. Sitio creado con el propósito fundamental de ser una fuente de acercamiento en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo por amor, para la edificación del cuerpo de Cristo, estos es, la Iglesia; para alimentar por medio de la Palabra a los santos de Dios.Esperamos que las palabras y mensajes aquí compartidos, sean de bendición y crecimiento a todos los creyentes; y sean un servicio real a la iglesia de Jesucristo.Confiamos en nuestro Padre y Señor, que así lo hará. Amen.

2 comentarios:

leo-graf dijo...

DIOS le bendiga hermano estuve leyendo su tema de la llave de la oracion y quisiera q me aclarara mas de como lograr q mis oraciones sean escuchadas por DIOS ya q cuando estoy orando pienso en mis pecados cometidos y me siento q no tengo esa comunion con DIOS ya q no siento su presencia ni siquiera en el culto y me preocupa mucho eso. Q DIOS lo continue bendiciendo. saludos

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Leo-graf

Dios oye todas la oraciones que son hechas por fe; independiente de que veamos o no su respuesta. De modo que si has orado de corazón a Dios, de seguro tus oraciones han sido oídas, independiente que lo sientas o no lo sientas. Que veamos el resultado o no es otra cosa, y eso depende de si oramos conforme a su voluntad, si es el tiempo de Dios o por último si pusimos atención en ver la respuesta.
Todos nuestros pecados han sido perdonados por medio del sacrificio que hizo Cristo por nosotros en la cruz; si tu realmente crees en Jesús y lo recibiste por Señor de tu vida, es así; todos nuestros pecados han sido perdonados por su nombre. La única forma de tener una conciencia limpia ante Dios, es por medio del sacrificio perfecto de Cristo en la cruz; y no por nuestros méritos personales, ya que si de esto últimos se trata, seriamos ondulantes como las olas del mar, un día si y otro día no. Pero no es así, tenemos entrada al trono de Dios por los meritos de su Hijo.
Hermano no debemos preocuparnos mucho por sentir las cosas, sino por creerlas, no importa si lo sientes o no lo sientes, sino si lo crees. El sentir y el entender, son producto del creer; primero hay que creer, luego puedes sentir, oír, ver y entender.
Dios en lo particular no está más o menos presente en los cultos; el habita por medio de su Espíritu Santo en nuestros corazones; y cuando nos congregamos en el nombre de Jesús, él está en medio nuestro, cuando le dejamos la libertad de expresarse entre nosotros.
Hermano, por favor escríbeme a mi correo, y espero poder haber sido útil a tu inquietud.
Un abrazo.
Rodrigo