lunes, 29 de agosto de 2022

Definición Bíblica del Amor

 

Un afectuoso saludo a todos mis hermanos y amigos, hoy quiero compartirles algo que me parece muy interesante y fundamental para todo creyente; esto es la definición Bíblica del Amor; creo que es un tema muy importante e interesante, ya que su definición no sólo es fundamental para todo creyente, sino también por la profundidad del amor Bíblico; sabemos primero que el cumplimiento de la ley (Torá) es el amor (Romanos 13:10); y también sabemos que Dios es amor, según el apóstol Juan (1Juan 4:8), una revelación muy profunda, demasiado profunda en verdad, para descuidar y no poner en ella la máxima atención. No hay nada más importante en la Biblia que Dios y su Ley (Torá); y nos enseñan que Dios es amor y el cumplimento de su Ley (Torá) es el amor. ¿Estas de acuerdo conmigo, que es muy importante la verdadera definición de amor y no una trivial del mundo? ¿Una definición Bíblica y no sólo una humana con carencia de sustento?, ¿Una definición que nos permita comprender la verdadera naturaleza de lo que se nos dice, y no mal entender su significado? Yo creo que en estos puntos estamos de acuerdo, es muy importante el amor para todo creyente, como para tener una definición errada de éste … así que sigamos con el análisis.

Bueno, si ustedes han leído la Biblia, estarán de acuerdo conmigo, que no hay una sección donde se mencione formalmente una definición de diferentes términos, y menos del amor; estarán de acuerdo conmigo que los que tienen ojos para ver, que vean y oídos para oír, que escuchen; y corazón para entender, que entiendan. No es un libro que está estructurado en forma humana (que nosotros lo hayamos hecho) por ello debemos descubrir sus secretos juntos, el Padre así lo quiere (para nosotros está escrito).

 Gloria de Dios es encubrir un asunto; Pero honra del rey es escudriñarlo. (Proverbios 25:2)

 Es un tema importante entonces por tres razones; primero, por su importancia dentro de la Biblia (es la constitución de Dios y el propósito de la Ley [Torá]); segundo, porque no es un tema que tenga una definición formal y encontrarlo sería fantástico; y por último, es por su mal uso y/o manipulación del amor causando muchos errores al comprenderlo mal y establecer de esta manera doctrinas equivocadas; ósea, enseñanzas que no son de Dios.

 En parte, en este mensaje me inspiré en Josh McDowell, en un video que vi de él, que hablaba de este asunto; me pareció muy interesante; por eso al darle vueltas por meses, y agregar algunas cosas que me parecen muy importantes, les comparto este mensaje del amor y su definición; para que lo puedan analizar y meditar.

 Así que, sin perder tiempo vamos a lo nuestro, una definición Bíblica del amor, y no creer cualquier cosa que digan o definan de él, sin sustentarse en la realidad, es decir, en la verdad que está en la Biblia.

 Ahora, si se pregunta ¿Qué es el amor? Muchos recitaran y/o mencionaran 1Corintios13; esto es famoso y maravilloso (es realmente grandioso lo que escribió el apóstol Pablo aquí); nos muestra bien el amor, pero no nos dice nada de su definición intrínseca, nos habla de lo que produce, como se caracteriza y lo importante que es tenerlo como bien máximo, pero nada nos dice, de que lo que realmente es, de su definición. ¿estás de acuerdo conmigo? Nos habla del efecto que produce el amor, su fruto, y una gran pérdida que significaría no tenerlo; pero no nos define el amor en sí ¿Qué es el amor? Esa pregunta no la contestan esos versos, vemos su magnificencia, pero no su definición.

  Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. (1 Corintios 13:1-8).

 Ahora, teniendo en cuenta lo anterior, vamos directo al hueso (como se dice aquí, es decir, sin trámites), la definición del AMOR, veamos lo siguiente en la carta a los Efesios, de ella obtendremos la tan deseada definición:

 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta [ektréfo] y la cuida [dsálpo], como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. (Efesios 5:28-30) 

 Aquí podemos deducir claramente, que el amor tiene dos componentes, el sustenta y cuida lo amado (en este caso habla de amor a sí mismo, que es el amor a su mujer). Ósea, al amor (agapao) contiene dos fundamentos esenciales:

 En el primer término, tenemos el Strong G1625, para el término sustentar, que también se puede traducir como criar, criar hasta la madurez, acariciar, entrenar y sustentar.

 G1625 κτρέφω ektréfo de G1537 y G5142; criar a madurez, i.e. (generalmente) acariciar o entrenar: criar, sustentar.

 En el segundo término, tenemos el Strong G2282, para el termino cuidar, que también se puede traducir como empollar, calentar, promover, fomentar, ternura y cuidar.

G2282 θάλπω dsálpo semejante a θάλλω dsálo (calentar); empollar, i.e. (figurativamente) promover, fomentar: ternura, cuidar.

 Ósea el amor (agapao) tiene dos componentes en su definición, una es de sustentar y la otra es de cuidar; lo podemos ver en lo que unos buenos padres procuran para sus hijos, sustento y cuidados; es decir, ellos aman sus hijos. En estos dos términos vemos la definición que da Dios en la Biblia del amor; si no están estos dos componentes, no es el amor Bíblico lo que vemos, sino algo que es diferente al amor Bíblico, que está simulando ser amor, sin serlo en realidad (disfrazado).

 Lo veo mucho en la zalamería o la adulación que se ve en ciertas congregaciones y/o personas, lo cual no es ni semejante al verdadero amor; de hecho hay un proverbio de esto que me llama mucho la atención, que es practicado por falsas enseñanzas en varias congregaciones:

 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol. Sus caminos son inestables; no los conocerás, Si no considerares el camino de vida. (Proverbios 5:3-6)

 En apocalipsis, entendemos que la mujer extraña no sólo es la adultera, sino una llamada iglesia falsa una iglesia adultera y/o prostituta (ver apocalipsis 17).

 Cuando esta mujer le dice a la humanidad, lo que está quiere escuchar, y no la verdad del evangelio, se convierte en una doctrina falsa lo que enseña, es decir, una mentira apartada de la verdad de Dios (en el último tiempo habrá muchos falsos maestros que enseñaran lo que la gente quiera escuchar ver 2Tim4:3-4).

 Ahora, vamos a ver en el Antiguo Testamento, específicamente en la Torá (5 primeros libros de la Biblia), como esta definición está respaldada y nos sorprenderá, como Dios nos puso desde el inició el propósito de amar… veámoslo en el siguiente verso:

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Génesis 2:15 

 Vemos nuevamente que Dios puso al hombre (humanidad) en el huerto para dos cosas, para que lo labrara (abád) y lo guardase (shamár).

 En el primer término, tenemos el Strong H5647, para el término labrar, que también se puede traducir como trabajar, cultivar, criar, sustentar, etc …

 H5647  עָבַד   abád  raíz primaria; trabajar (en todo sentido); por impl. servir, arar, cultivar, (caus.) esclavizar, etc.:- adorar, arar, culto, desempeñar, ejercer, esclava, honrar, librador, labrar, ministrar, prestar, servidumbre, servir, siervo, sujetar, trabajador, trabajar.

 En el segundo término, tenemos el Strong H8104, para el termino guardar, que también se puede traducir como cercar, cuidar, proteger, atesorar, custodiar, etc.

 H8104  מַָר shamár raíz primaria; propiamente cercar alrededor (como con espinos), i.e. guardar; generalmente proteger, cuidar, etc.:- advertir, aguardar, atesorar, celebrar, centinela, conservar, considerar, cuidado, cuidar, cumplir, custodiar, ejercer, encargar, esperar, espiar, guarda, guardador, guardar, guardia, guardián, interés, mantener, meditar, mirar, observar, pastor, preservar, reservar, seguir, tener, velar, vigilante, vigilar.

 Pues vemos que Jehová dice que puso al hombre en el huerto para que lo labrara y lo guardase; que es lo mismo que decir, que Jehová puso al hombre en el huerto del Edén para que lo sustentara y lo cuidase, es decir, el propósito de Dios en poner al hombre en el huerto era que ejerciera el AMOR sobre el. El hombre debía cultivar (sustentar) y cuidar (guardar) el huerto del Edén. Por lo tanto, podemos decir, que el hombre (humanidad) fue creado para que amara, ese era el propósito de Dios en el hombre; él debía amar al huerto (amar su creador y entorno); para eso fue creado. Y lo vemos coherente, porque el propósito de la ley (torá) es el amor; y la sustancia de Dios es el amor.

Es una sorpresa muy bonita y agradable, la humanidad fue creada para amar; para amar tanto a Dios con todas nuestras fuerzas, alma, mente y corazón; como nuestro entorno (prójimo). 

 Ahora podemos ver un ejemplo práctico, como el ministerio verdadero está sustentado en el amor, o por lo menos debería ser así Bíblicamente:

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.  Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. Juan 21:15-17 

 G1006 βόσκω bósko forma prolongado de un verbo primario [Compare G977, G1016]; pastar; por extensión dar de comer; reflexivamente pacer, apacentar: apacentar, pacer.

 G4165 ποιμαίνω poimaíno de G4166; apacentar como pastor (o figurativamente supervisor): apacentar, ganado, regir.

 Vemos que esto de apacentar y pastorear, es lo mismo que sustentar y cuidar algo, vemos que el Señor le enseña al apóstol Pedro que Él quería amor a Sus ovejas; pues El es el buen Pastor, y debemos imitarlo a El. Vemos como El Señor demanda amor a todos sus ministerios, entendiendo el verdadero amor Bíblico, es decir, sustentar y cuidar algo (en este caso Sus ovejas). Los verdaderos ministros (siervos de Dios), aman lo que le pertenece a su amo, es decir, Sus ovejas (las ovejas del Señor).

 Ahora entendemos cual es el verdadero amor Bíblico, que tiene dos componentes, una de sustentar, cultivar, desarrollar, criar, etc y la otra de cuidar, guardar, atesorar, proteger, custodiar, etc. Es lo que vemos en la Sagrada Biblia, y vemos que está definición esta escondida en la Biblia, pero gracias a Dios nos ha sido revelada. Ya sabemos cual es la verdadera definición del AMOR según la Biblia, y no la salmearía y palabras blandas, que pueden ser usadas por una iglesia falsa, para cautivar sus victimas.

En resumen podemos concluir, que el verdadero amor es desarrollar alguien para que llegue a su mayor potencial y cuidarlo de manera que el mal no lo afecte, estos dos componentes deben estar en el verdadero amor; esto se ve muy claro en la funciones de un pastor, él debe alimentar las ovejas, llevándolas donde encontraran buenos pastos; y también debe cuidarlas del enemigo (lobo) y peligros del camino; si un pastor cumple esta función con riesgo de su propia vida, se ve claramente que este pastor amas las ovejas, pues pone su vida por ellas. 

También vemos que no es amor todo lo que se llama amor en el mundo, si no están el componente de alimentar (desarrollar) y cuidar (proteger), eso no es verdadero amor, SI NO BUSCAMOS EL BIEN DEL AMADO, ESO NO ES AMOR.

Gracia y Paz (Shalom) de Dios Padre y su Hijo para todos sus santos.