domingo, 29 de enero de 2023

Las aguas amargas de Mara

 


Un saludo especial a todos mis lectores, amigos y hermanos; hoy les quiero compartir la historia que está en la Biblia, las aguas de Mara, en Éxodo capítulo 15, del versículo 22, en adelante hasta el 27. La historia de cuando el pueblo de Israel sale de Egipto, atraviesa el mar rojo y llegaron a Mara, es decir, amargura.

Son sólo seis versículos, y los compartiremos uno a uno ¿Qué les parece?

Ok, entonces empecemos:

E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. (Éxodo 15:22)

Después de un gran acontecimiento, cuando Israel cruza el mar rojo, en seco; y los Egipcios no pudieron. Notemos que Egipto representa el mundo; y los egipcios la gente del mundo; el cruce del mar rojo representa el bautismo, como lo vemos en el siguiente texto:

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, (1 Corintios 10:1-2)

Podemos decir, que sin el Señor, es imposible pasar el mar rojo en seco, las personas se ahogan en el mar. Sólo por fe, se abre el mar, y lo podemos cruzar en el Señor, y en El no hay daño para nosotros.

Y al otro lado del mar, nos espera el desierto de Shur, ósea el desierto de pared, es decir,  el desierto del muro; ósea, es imposible humanamente nuevamente pasar una pared, es imposible para nuestra naturaleza humana cruzar un muro (recuerda que Jesús lo hizo en su nueva naturaleza resucitada, ver Juan 20:26); el desierto de Shur sólo lo podemos pasar en nuestra nueva naturaleza que Dios nos dio cuando nacimos de nuevo, sólo ahí lo podemos cruzar (como hijos de Dios).

Tres días en el desierto sin hallar agua, es decir, tres días contra la pared o muro sin palabras de Dios (agua representa la Palabra de Dios, ver Juan 15:3); lo máximo que puede resistir el hombre sin agua; pero…

Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. (Éxodo 15:23)

Después de lo último que resiste el hombre, llegaron a Mara, es decir, a aguas amargas, nuevamente, es decir, a la palabra que no sacia la sed, pues no se puede beber y está contaminada (con amargura), ¡que desilusión! 

¿Qué hacemos? 

En lo natural, nuevamente vemos que es imposible cruzar, pero lo que es imposible para el hombre, ¡es posible para Dios!.

El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. (Lucas 18:27)


Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? (Éxodo 15:24)

Aquí vemos, que es imposible para lo humano sin fe, cruzar y vivir; reclamaron y murmuraron, contra Moisés, que es el representante de Dios para ellos ¿Qué hemos de beber?

Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol [madero]; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; (Éxodo 15:25)

¿Qué hizo entonces Moisés? No hizo un esfuerzo humano, por ejemplo, no cavó un pozo; dice que clamó al Señor; y Dios le mostró un árbol; es decir, Dios le mostró un MADERO.

La palabra que se traduce muchas veces como árbol, es la palabra en hebreo ets que también se puede traducir como madero. En este versículo se debe traducir como madero, y las cosas cobran mayor sentido. 

De hecho, se traduce así en este versículo que os debe parecer bastante conocido:

… no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero [ets]; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. (Deuteronomio 21:23)

Esta es una alusión a nuestro Señor Jesucristo; quien fue colgado en un madero; es decir, fue crucificado. Vemos acá como la palabra ets en hebreo se traduce como madero. Ahora lo podemos entender mejor…

Las aguas para que sean bebestibles, es decir, para que la palabra pueda producir vida (y quitar la sed espiritual); estas palabras deben ser limpias, ¿Cómo se logra esto? con el mensaje de la cruz de Cristo, sin este mensaje incluido; las aguas son margas, es decir, no se pueden beber y no quitan la sed para producir vida. El Señor nos enseña la importancia del mensaje de la cruz en la palabra, si este no está, la palabra no es de Dios y no producirá vida en su pueblo, de hecho esa palabra es amarga, como el agua de mara.

Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a este crucificado. (1 Corintios 2:2)

Las aguas son amargas (mara), si el madero no es echado en ella; es decir, la palabra es amarga, no produce vida para calmar nuestra sed espiritual, sin el mensaje de la cruz de Cristo incluida en ella. En otras palabras, si en la Biblia no vemos al Mesías, pierden todo su sentido y no la podemos digerir, y no podrán producir vida de Dios en nosotros, pues son amargas. Es como lo dijo el apóstol Pablo, prefiero no saber nada, antes de saber que Jesucristo fue crucificado.

Dice después que allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó; luego que se endulzaron las aguas, es decir, que el mensaje el Espíritu Santo es el correcto; luego vienen mandatos de Dios, no antes. Y luego la fe es probada con fuego, como dice el apóstol Pedro:

... para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, (1 Pedro 1:7)


y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. (Éxodo 15:26)

 ¿Qué produce oír atentamente la voz de Dios?... produce FE, si produce fe al oír a Dios. Como lo podemos ver en el siguiente versículo:

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Romanos 10:17)

Ósea, si caminamos con fe, oyéndolo y obedeciéndolo, piadosamente; ninguna debilidad del mundo tendremos, porque Él nos fortalece.

Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas. (Éxodo 15:27)

Y llegaron a Elim (recuerda que era imposible que llegaran según lo humano); Elim significa palmera, pero también es fortaleza. Ósea, se fortalecieron con la palabra de Dios (palabra que fue preparada para beber con el mensaje de la cruz), y con esa fuerza de Dios, había 12 fuentes de aguas; es decir, doce que representa las doce tribus de Israel y los doce apóstoles. Ellos representan fuentes de aguas, es decir, fuertes en la palabra de Dios; en el antiguo testamento y el nuevo testamento. Y setenta palmeras, es decir, erecto, erguido y elevado.

De esto vemos unos ejemplos:

A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: … (Mateo 10:5)

Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. (Marcos 6:7)

Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos. (Lucas 9:1-2)

Vemos como el Señor envía a los 12, las 12 fuentes de las aguas; con un mensaje que sería respaldado por señales de Dios.

Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir... Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. (Lucas 10:1…17)

Luego de enviar a los 12, el Señor envía a 70 ¿de que agua se alimentaban esas 70 palmeras? De las 12 fuentes de agua; esos setenta estaban bebiendo del mensaje con agua dulce de la cruz y el Señor los envía justo antes de ir El.

Vemos como los doce apóstoles y los 70 enviados, están representados en Elim; ya el Señor nos enseña que el mansaje de su palabra es amarga si no tiene el mansaje de la cruz; sólo con la cruz se pueden endulzar, es decir, hacer potable; y es la fuente de sus apóstoles y de ellos beben todos sus verdaderos enviados.

Ahora la final dice que acamparon allí, junto a las aguas, es decir, habitaron allí junto a la palabra de Dios; encontraron fuentes de palabra y allí habitaron.

Podemos ver con todo lo anterior, como esto es una enseñanza para nosotros, como lo dijo el apóstol Pablo:

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. (Romanos 15:4)

Podemos ahora (como se dice acá), sacarle el jugo a esta enseñanza; espero que te haya servido; de gracia recibiste y de gracia damos.

Que el Señor los llene de su gracia y paz (shalom) en el creer.

Saludos y bendiciones.

viernes, 20 de enero de 2023

Lago de fuego e infierno ¿son lo mismo?

Les comparto desde este enlace, el siguiente mensaje:  ¿Es lo mismo el infierno que el lago de fuego? 

Si has leído este articulo o lo lees posteriormente de este. No confundas el Hades con el Infierno, de este mismo blog. Porque te va a aclarar muchas dudas del más allá, según la misma Biblia (no usando elementos externos a la Biblia).

La pregunta ¿Es lo mismo el infierno que el lago de fuego?, será respondida a cabalidad; no usando, como te repito, argumentos fuera de la Biblia, como siempre.

Gracias y saludos.

lunes, 16 de enero de 2023

¿Verbo de Dios o Palabra de Dios?

 


Quiero aclarar una duda que yo tuve al leer el Evangelio de Juan 1:1, lo que dice en la Reina Valera 1960; sin antes saludar a todos mis lectores, amigos y hermanos; que el Señor los llene de su gracia y paz.

Si leemos con atención el siguiente versículo, veremos el uso de la palabra Verbo (la veo mal usada, pero ... veamos).

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. (Juan 1:1)

Me llamaba mucho la atención de esta palabra Verbo, con la cual se refieren a Jesucristo. Es tanto así, que más de una predica escuché refiriéndose a que un verbo se refería a la actividad, y que no era pasivo, o algo así, es decir, a que Jesús estaba más relacionado con la palabra verbo que con otra, pues no es pasivo (basado en este versículo). ¿No se si has escuchado algo similar? No estoy en desacuerdo con eso, pero no veo que es lo que dice el texto.

Ese análisis no me convencía mucho, pues verbo es una parte de las palabras (se puede decir que es un subconjunto de palabra) , ósea que palabra es más grande que verbo, pues dentro de las palabras encontramos algunas que son por ejemplo, sustantivos, adjetivos, pronombres, proverbios, verbos, etc y Jesús no puede ser menor que una Palabra; no puede ser un subconjunto de algo más grande; sólo el Padre está en su cabeza; por eso veía que algo no cuadraba en esta traducción por la palabra verbo.

Bueno averiguando en el original en griego Koiné, la palabra que se usa para traducir como verbo es Lógos en el original, y la mayor parte de las veces, o casi todas las ocasiones en la Biblia, esta se traduce como PALABRA (o se puede traducir como palabra). De modo, que traducir como verbo, no tiene los fundamentos para hacerlo (lo único que averigüe que al usar la palabra verbo el traductor usaba una palabra en masculino, ya que palabra es femenino en nuestro idioma castellano; y el Señor fue hombre cuando vino, pero eso no es más que un prejuicio, sin un fundamento real).

Si usamos la lógica, y nos permitimos una traducción estricta, la forma del versículo sería esta:

  •     En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios. Este era en el principio con Dios. (Juan 1:1-2)

Si lo vemos en ingles, que la palabra word no es femenina, en la traducción King James dice:

In the beginning was the Word, and the Word was with God, and the Word was God. (Juan 1:1)

Vemos entonces más claro, que la Palabra de Dios se personificó en Jesucristo; es decir, la Palabra se hizo humano y estuvo con nosotros. Ahora podemos entender, que toda Palabra de Dios es su Hijo, es decir, el Hijo del Padre. Podemos verlo entonces en los primeros versículos de la Biblia, cuando Dios “DICE”, al decir Dios, El estaba ahí. La Palabra es eterna y tiene TODOS los atributos de Dios (pues es divina). Ahora vemos con mayor y gran importancia la PALABRA DE DIOS.

¿Por qué esto es tan importante?

Porque vemos que la Palabra de Dios es el Hijo de Dios en toda la Biblia, esto es Jesucristo; y todo lo que El es, hace y dice; es Palabra de Dios. No hay palabra de Dios fuera de El, pues si así fuera, quiere decir, que tenemos una usurpación de dicha Palabra. Cuando habla el Padre, lo hace a través del Hijo; recordemos que son uno. Vemos la real relevancia en la Palabra de Dios, tiene todos los atributos del Hijos, es decir, de Dios. Se puede decir mucho más de ello, pero lo dejo para tu análisis y reflexión.


Ahora me permito traducir bien las veces que Lógós se traduce como verbo, debiendo hacerlo mejor como PALABRA, que es lo correcto.

  •     Y aquella Palabra fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:14)
  •     Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Palabra de vida. (1 Juan 1:1)
  •    Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, la Palabra y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. (1 Juan 5:7)
  •     Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: LA PALABRA DE DIOS. (Apocalipsis 19:13)

En general, la Reina Valera 1960 es una muy buena traducción, pero en estos versículos, que son muy importantes, no lo hace tan bien (a mi entender); y las Biblia que lo traducen correctamente son: LA Biblia del Oso; La Nueva Biblia de Jerusalén; Traducción Lenguaje Actual; Nueva Traducción Viviente; Dios Habla Hoy; Biblia en Lenguaje Sencillo; La Biblia Palabra de Dios para Todos; Traducción Kadosh Israelita Mesiánica; etc.

Espero te haya servido este articulo, y lo puedas meditar; si tienes dudas, puedes dejarlas en los comentarios. 

Gracias y saludos a todos, bendiciones.

jueves, 12 de enero de 2023

¿Es lo mismo el infierno que el lago de fuego?

 


Un cariñoso saludo a mis lectores, amigos y hermanos, hoy quiero contestar esta importante pregunta: ¿Es lo mismo el infierno que el lago de fuego? El libro de apocalipsis nos habla del lago de fuego, no hay en los libros anteriores a apocalipsis ninguna mención literal del lago de fuego. Además, nunca se refiere al infierno el libro de apocalipsis, siendo un libro que enseña de los últimos tiempos, por lo tanto,  ¿Será lo mismo el lago de fuego que el infierno?

Bueno, antes de empezar sería muy bueno, si has leído este articulo o lo lees posteriormente de este. No confundas el Hades con el Infierno, de este mismo blog. Porque te va a aclarar muchas dudas del más allá, según la misma Biblia (no usando elementos externos a la Biblia).

La pregunta ¿Es lo mismo el infierno que el lago de fuego?, será aclarada con 5 argumentos que veremos a continuación:


Primer argumento: bien, para comenzar, podemos decir que en apocalipsis no está la palabra infierno, es decir, la palabra géenna en griego koiné. Eso ya es muy sugestivo, ya nos induce a pensar, que se usa un sustituto o sinónimo de esta palabra en apocalipsis, pues se habla mucho del final de los tiempos, y es impensable que no sea mencionado el infierno; si analizamos el texto de apocalipsis, veremos que el infierno es muy similar este lugar mencionado como el lago de fuego en apocalipsis, ósea podemos decir, que en apocalipsis el infierno está representado con el lago de fuego.


Segundo argumento: Si leemos el siguiente versículo, entendemos lo siguiente:

Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:15) 

Podemos entender claramente que quien no está escrito en el libro de la vida, es lanzado al infierno. Con esto vemos que infierno y lago de fuego, es el mismo lugar.


Tercer argumento: Vemos en el siguiente versículo, como los que practican el pecado, son lanzados en el lago de fuego, es decir, en el infierno.

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8) 

Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro. (Éxodo 32:33)

Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:15)

Ósea, él que pecaré contra Jehová, será lanzado en el lago de fuego, es decir, él que pecare contra Jehová será lanzado en el infierno; por lo tanto, según este argumento, lago de fuego = infierno.

 

Cuarto argumento: Vemos como los demonios son lanzados al lago de fuego, es decir, al infierno preparado para el diablo y sus ángeles.

Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. (Apocalipsis 19:20) 

Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20:10) 

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mateo 25:41)

Vemos acá claramente que Jesús enseñó que los malditos, serán echados al fuego (lago de fuego o infierno), preparado para el diablo y sus ángeles (ojo este lugar no es preparado para los hombres, pero ciertamente habrá hombres que van a ese lugar, pero inicialmente es preparado para el diablo y sus ángeles, el corazón de Dios es que todos los hombres se arrepientan y crean en el Señor).

 

Quinto argumento: Claramente vemos acá que si el hades fuera lo mismo que lago de fuego (infierno); estos dos versos perderían sentido; pues diría que el infierno es destruido al lanzarlo al infierno (lago de fuego). Como eso no tiene sentido, entendemos que el hades y lago de fuego (infierno) no es lo mismo, y No se debe traducir en forma igual, pues son lugares diferentes como indica el enlace anterior (pinche aquí si quiere verlo).

Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.  (Apocalipsis 20:13) 

Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. (Apocalipsis 20:14) 

Ósea, el Hades no es lo mismo que el infierno (lago de fuego), o los versos anteriores no tendrían estructura lógica.

 Nota: Una palabra similar que se usa en apocalipsis es hades, es decir, hades en griego koiné; como sabemos que hades e infierno no son lo mismo (ver articulo mencionado); pues citando algunos versos veremos que será ilógico si hades lo traducimos como infierno, eso nos obliga a entenderlo como otro lugar.

… y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. (Apocalipsis 1:18) 

Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. (Apocalipsis 6:8)

 Conclusión: Podemos concluir fehacientemente que infierno y lago de fuego son la misma cosa en la Biblia, en apocalipsis se le llama al infierno el lago de fuego.

Saludos, bendiciones y que la gracia y paz (shalom) del Señor sea con ustedes.

martes, 10 de enero de 2023

¿La Biblia la escribió Dios?

 


Un afectuoso saludo a todos mis lectores, amigos y hermanos; hoy quiero analizar esta pregunta ¿La Biblia (Escritura) la escribió Dios?

Podemos decir que literalmente no fue así, no fue Dios que escribió la Biblia, sino hombres que fueron inspirados por su Santo Espíritu, como leemos:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. (2 Timoteo 3:16-17)

Sabemos que la Biblia fue escrita por distintos autores, en diferentes tiempos, en diferentes lenguas, con diferentes profesiones, con diferentes niveles sociales, en diferentes lugares,  etc; pero todos tenían algo en común, eran todos inspirados por un mismo Espíritu de Dios, a pesar de ser muy diferentes, y escribieron en conjunto, un libro armónico, que no tiene contradicciones, nos habla del Camino a Dios y nos enseña la perfección, para estar preparados para toda buena obra.

Ahora hay algo increíble en la Biblia (de hecho, son muchas las cosas increíbles, sólo mencionaré una), es que un trozo de la Biblia, me refiero al Antiguo Testamento, en que fue escrito literalmente por Dios, si como leíste, hay una parte de la Biblia, que por su importancia, fue literalmente escrita por Dios.

¿Qué porción de la Biblia fue, además de ser inspirada, literalmente escrita por Dios? (eso es único, no hay ningún sólo verso de otro libro en el mundo, que haya ocurrido esto).

Los diez mandamientos de la Ley (Torah), estos fueron literalmente escritos por el dedo de Dios para nosotros; eso para que no tengamos duda alguna de su veracidad, validez, eternidad, inmutabilidad, divinidad, sabiduría, etc.

Veámoslo en los siguientes versos:

Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios. (Éxodo 31:18) 

Vemos en el verso anterior, como Dios literalmente escribió los 10 mandamientos de la Ley, lo respalda la Biblia, Dios escribió los 10 mandamientos.

Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.  (Éxodo 34:1)

Vemos por segunda vez, como El escribe los 10 mandamientos.

Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua; y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito según todas las palabras que os habló Jehová en el monte, de en medio del fuego, el día de la asamblea. (Deuteronomio 9:9-10)

No sólo Dios le habló al pueblo las palabras de los 10 mandamientos en el monte; sino que los escribió personalmente en dos tablas de piedra (hoy escribe en tablas de carne).

Ahora no hay que confundirse, no estoy diciendo que la salvación es por medio de la Ley (Torah); sino que los 10 mandamientos tienen tal importancia, que el mismo Dios los escribió, no así el resto de la Biblia, que es muy importante, diría importantísima, pero no fue escrita por Dios, sólo los 10 mandamientos de la Ley fueron escritos por El.

Es importante saber que por medio de la Ley, es el conocimiento del pecado, para no confundirse...

…ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. (Romanos 3:20)

Además, que la ley no fue dada a los justos, sino a los injustos, como lo vemos a continuación…

Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado. (1 Timoteo 1:8-11)

Es importante saber para que fue introducida la ley, para no confundirse; pero me asombra lo importante que es para El, y lo debería ser para nosotros.

Ahora sabemos que hay una proporción de la Biblia que literalmente fue escrita por Dios, esto está en el capítulo 20 de Éxodo.

Los Diez Mandamientos

  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

[1] No tendrás dioses ajenos delante de mí.

[2] No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

[3] No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

[4] Acuérdate del día sábado para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es sábado para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día sábado y lo santificó.

[5] Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

[6] No matarás.

[7] No cometerás adulterio.

[8] No hurtarás.

[9] No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

[10] No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. (Éxodo 20:1-17)

Bueno, hemos llegado al final del mensaje; quiero desearles que la gracia y la paz (shalom) abunde en ustedes; y que mediten en la importancia de este hecho.

Saludos a todos.