jueves, 20 de enero de 2011

Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida


Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre Viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. (Juan 6:53-57)

Somos tan religiosos, que les aseguro que en un culto o misa; nos pueden decir Jesús dijo: “Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros”; y muchos dirán amén, sin pensarlo.

Si afirmarán que eso es verdad con un amén; eso está muy bien; pero ¿entendemos lo que realmente significa beber la sangre de Jesucristo y comer su cuerpo?; a mí me parece que muchos se imaginaran que Jesús se refería al pan u ostias por su cuerpo y al vino por su sangre ¿no es verdad?; pero en realidad ustedes que son personas inteligentes, ¿creen realmente que Dios les dará vida a las personas que comen pan u ostias y toman vino en su nombre? No digo que no se deba hacer, pero mi pregunta va más allá. ¿Acaso Dios tiene favoritismos por aquellos que practican ritos en su Nombre? ¿O no será que nos quiere enseñar algo más allá de los rituales que hoy conocemos como las misas y cenas del Señor?

A mi me parece que muchos dirán amen hermano, cuando decimos que que Jesús dijo “Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros”; pero en verdad no entienden que están afirmando, y sólo lo dicen en forma automática porque es algo que siempre lo han escuchado, y por lo tanto, después de tanta repetición saben que es así, pero en realidad, ni idea tienen de lo que significa realmente comerlo y beberlo; que es lo más importante. Bueno lo más importante es que entendamos, esa es la diferencia entre el que da frutos y el que se queda estéril, sólo repitiendo sus tradiciones, aunque sean muy Bíblicas, por cierto, pero hay esterilidad en lo rituales vacíos.

Vamos derecho al asunto:

¿Cómo bebemos su sangre? CREYÉNDOLE.

¿Cómo comemos su carne? SIGUIÉNDOLO, es decir, OBEDECIÉNDOLE.

¿Y por qué lo digo?

Lean por favor con cuidado, lo siguiente: Y Jesús les dijo: YO SOY el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. (Juan 6:35)

¿El que cree en Jesús que le ocurrirá? no tendrá sed jamás”.

¿El que va a él, es decir, lo sigue, que le ocurrirá? “nunca tendrá hambre”

Ahora ¿queda claro o no, cómo lo bebemos y lo comemos?

Es necesario que esto lo entiendan muy bien, y lo mediten en el Señor; debemos creerle y seguirle (obedecerle); de esa manera tenemos vida eterna, seremos resucitados el día postrero y es la forma como permanecemos en él, como él permanece en nosotros.

No es por comer muchas ostias, ni pan sin levadura; ni por la copa de vino; sino es por creerle y seguirlo; como verdaderos discípulos del él; no digo que no se deba practicar lo que él dijo que hiciéramos en su menoría; sino que no nos quedemos con los ritos como le ocurrió a Israel, y tuvieron al Señor de gloria ante su ojos y no lo vieron; porque estaban en lo exterior, en la carne, en la religión, en las formas, en las tradiciones, en el reino de este mundo y su corazón estaba muy lejos del Señor.

Es muy claro, de AQUÍ parte el evangelio; quien no ha partido de beber su sangre y comer su carne; no tiene vida eterna, ni mucho menos permanece en él.

Algunos separan la fe de la obediencia, y dicen que somos salvos por fe; pero no ven que la fe no puede ser separada de la obediencia; van juntas; el que no obedece es porque no cree; ya que todos sus mandatos son para vida y prosperidad. Cuando separas el cuerpo de alguien con su sangre; ocurre inevitablemente la muerte; así también si separas el creerle a Jesús con el obedecerle; no pueden separarse; ya que habrá muerte espiritual, cuando sólo se le “cree” y no se le “obedece”. De la misma forma en que si separas el cuerpo de la sangre; la verdadera comida con la verdadera bebida. ¿O caso alguno puede vivir con sólo beber o sólo comer? Por algún tiempo puede ser, pero necesitamos beber y comer, para estar sanos en El.

Te dejo como tarea que busques en el evangelio de Juan, más ejemplos que nos enseñan que la verdadera bebida se toma al creerle, y la verdadera comida se come al obedecerle. Un saludo afectuoso, y que la gracia y entendimiento del Espíritu Santo, los llene.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

okas, me ayudaste.
Chipilo, Puebla, México.
DTB

Dark emes series anime dijo...

veo que en musica les falta un poco aqui les dejo a algunos grupos cristianos modernos pero siguen con el mismo espiritu http://estamusicaes.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Dices correcto que el comerle es creerle. pero. Si no crees en la Eucaristía, no le estás creyendo. ¿O nó? O solo debemos creer lo que nos conviene.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Anónimo
Comerle no es creerle, sino seguirlo.
La fe viene de la Palabra de Dios, y no de lo que uno quiera creer.

Anónimo dijo...

Tiene sentido! Me ha aclarado un poco!

Anónimo dijo...

“Observad aquéllos que sostienen doctrinas heterodoxas sobre la gracia de Jesucristo ... Se abstienen de la Eucaristía y de la oración porque no confiesan que la Eucaristía es la carne de nuestro Salvador Jesucristo” (San Ignacio de Antioquía, 110 AD).

Anónimo dijo...

“Deseo el Pan de Dios, el cual es la carne de Jesucristo ... y por bebida deseo su sangre, la cual es amor incorruptible” (San Ignacio de Antioquía, 110 AD).

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.
(1Co 11:26)
Cada vez que comemos y bebemos, el pan y la copa; anunciamos su muerte.
¿Cuantas veces murió nuestro Señor?

Sólo una; de modo que lo que hacemos es una figura, es decir, un anuncio; ya que de otra manera él moriría muchas veces y eso no es así.
Sólo UNA vez y para SIEMPRE.

En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.
(Heb 10:10)

giovanna dijo...

Todo comentario es respetable pero si no esta basado o sustentado con la Palabra de Dios no tiene fundamento en Dios, solo sería doctrina de hombre. Muy bueno lo del comer y beber su sangre, he estado estudiando este pasaje todo el día, y llegué a la misma conclusión. ¿Realmente creemos en Jesucristo? porque comer es creerle y creerle es acción.

Anónimo dijo...

la sangre y cuerpo, el vino y el pan; el vino, es representativo de la alegría como en una celebración o fiesta siempre hay que ser positivos optimistas y superarnos alegres de corazón, eso tiene poder y el cuerpo el pan nos da el conocimiento y la sabiduria, la certidumbre, el discernimiento, eso le da vida a nuestras vidas, UN REGALO DE NUESTRO PADRE es -JESUCRISTO QUIEN REINA-

Anónimo dijo...

Si el comer es creer, y el cuerpo de Cristo es la Iglesia misma, ¿entonces es creer en la Iglesia?

El comer su carne es hacer participante de las cosas que están dentro de su Iglesia, de todas ellas, por eso las ingieres para que al mismo tiempo, seas ingerido.

La sangre es, como en un cuerpo mortal, la vida, para la Iglesia, la sangre es la Doctrina, el evangelio que corre a través de todos sis miembros.

Es por eso que el que participase de la Doctrina y permanece dentro de su Iglesia, ya no tendrás mas hambre ni sed, por que "Buscar el reino de los cielos y todo vendrá por añadidura". "No solo de pan vivirá el hombre".

Saludos,

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

"No sólo de pan vivirá el hombre..."

Cuando Jesús partió el pan, eso señala una muerte, cuando un cuerpo es partido, hay muerte inevitablemente. Al decir que ese pan es su cuerpo, y al partirlo; declara que se entregará a la muerte por todos nosotros, pero con un sentido. Que ese pan que era uno, al ser dividido en muchos pedazos, llague nuevamente a ser uno, cuando como iglesia estamos todos unidos en él. Todos aquellos que nos alimentamos se su cuerpo (fruto de su muerte), ingerimos sus atributos, y ese cuerpo debe volver a la unidad, es decir, a la vida; con la unión en el espíritu de los muchos que participamos de él.
Cuando Jesús tomó la copa (luego de partir el pan, ya que la sangre no se puede obtener sin antes partir el cuerpo, es decir, sin muerte); nos entregó su vida, y beber su sangre, la obtenemos creyendo lo que él nos dice, es decir, su doctrina (por eso es la sangre es de Jesús, es decir, la doctrina de Jesús; las doctrinas de otras fuentes no sirven). Como iglesia, fluye esa sangre entre nosotros como miembros, cuando su vida que es por medio se su Espíritu fluye entre nosotros, fluyen sus palabras, es decir, sus enseñanzas (doctrinas). La sangre es la que alimenta al cuerpo, y ella debe fluir entre sus miembros, debe ser como Pablo indico:
Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; mas sed llenos de Espíritu; hablando entre vosotros con salmos, y con himnos, y canciones espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando gracias siempre de todo al Dios y Padre en el Nombre del Señor nuestro, Jesús, el Cristo; sujetados los unos a los otros en el temor de Dios.
(Efe 5:18-21)

No es el vino físico el importante, es sólo el símbolo, lo importante es nuestra interrelación en unidad y armonía, para mantener la unidad de Espíritu; sin unidad, hay muerte; en unidad esta la vida y el desarrollo. Su sangre nos hace no tener sed, por todos debemos hacer fluir sus palabras que son Espíritu y verdad.
Gracias por vuestros comentarios, así lo veo…

Anónimo dijo...

Lucas 22:19-20 Después tomó el pan en sus manos y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a ellos, diciendo:
—Esto es mi cuerpo, entregado a muerte en favor de ustedes. Hagan esto en memoria de mí.
Lo mismo hizo con la copa después de la cena, diciendo:
—Esta copa es la nueva alianza confirmada con mi sangre, la cual es derramada en favor de ustedes.

Confirma que Jesús se refiere a la celabración de la Eucaristía

Anónimo dijo...

para aonimo y anexos, este mensaje con todo mi aprecio y mi sentir en Cristo Jesus...necesitan ponerse a estudiar la historia de la religion un buen tiempo para que se den cuenta de la verdad y no crean lo que siempre nos han dicho por nuestra religion y tradicion, les invito a eliminar toda ingenuidad que se nos ha impuesto a traves de los tiempos por el hombre. Aprender a orar es importantisimo para recibir los dones del Espiritu Santo y el conocimiento de la verdad. ...y conoceran la verdad.... asi como Jesus le dijo a pedro. "esto no te lo ha revelado ni carne ni sangre sino mi padre desde los cielos" con todo respeto y un abrazo en el amor de Jesucristo. a mi me ha llevado muchos años conocer la verdad. agarrense. Bendiciones

Anónimo dijo...

para poder decir si se cree o no en lo que se dice ser la eucaristia, es importante primero saber sus origenes en la religion catolica y quien la dictamina asi que primero seria bieno investigar un poco de esto y no ponerse religiosos. entonces estaran seguros para poder decir si Jesus fue el que la instituye, o el hombre. estudien un poco de historia, no es dificil y es muy claro...te sorprenderas. y aun mejor reafirmando lo que dice la historia con las sagradas escrituras, nunca Jesus instituye ni eso ni tantas cosas que has creido. pero eso no es para discutir ni para que lo sepas, solo Dios puede revelar eso a quienes El quiera. no es para todos. La verdad solo es revelada a quienes temen al Señor. como vemos...es un requisito dificil pero no imposible. animo.

Anónimo dijo...

el trigo debe ser molido ,debe ser pasado por fuego para ser tranformado en pan.el fruto de la vid deb ser maserado y guardado para ser transformado en vino..
asi con jesus fue maserado, molido por todos nuestros pecados, espuesto en una cruz...derramo su sangre para ser tranformado en la resurerreccion..para nuetsra salvacion.
si a jesucristo le creemos lo que logro por nosotrosos en la cruz , nos dejo la santa cena para obedecerle haciendola diariamente para apropiarnos de ese regalo de cruz..

Anónimo dijo...

La fe se refleja en obras y si el Señor Jesús dijo q ese era su cuerpo y su sangre porque tendría q dejar de creerle a El y creer en lo q dicen los charlatanes, dicen ahora q el pan y el vino q esta en la misa es solo un símbolo! Q otra cosa quieren inventarse? Si Jesús les dio todo el poder q el Padre le había dado a los escogidos y después por imposición de manos se les dio a los demás escogidos para hacer la invocación y q el Señor transforme el vino y el pan en su cuerpo para q su iglesia q es su cuerpo reproduzca sus sentimientos, para los impostores q se fueron de la iglesia sin el poder es solamente un símbolo porque a los q no los envía el Rey son impostores o me equivoco?

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Estimado, no se debe creer a charlatanes; sólo al Señor; el dijo (estando presente), este es mi cuerpo y esta es mi sangre... haced esto en memoria de mi. Nunca dijo que ese pan se transformaría en su cuerpo y el vino en su sangre (pues si eso hubiese ocurrido en realidad, Jesús en ese momento habría tenido dos cuerpos y sangre fuera de sí mismo, y eso lógicamente no ocurrió), lógicamente dijo que hagamos esa cena, en su memoria.
Espero puedas opinar con conocimiento de causa, y citando la Biblia, y no desde un prejuicio sin base y descalificando anticipadamente; esa manera nunca la utilizó Jesús; y por lo tanto, no es así, como deben actuar sus seguidores.

Saludos.