viernes, 1 de noviembre de 2019

Hacer y a enseñar


Un saludo a todos, hoy les comparto un mensaje, que me llamó mucho cuando un hermano compartió este versículo; en la Biblia hasta el orden de las palabras es importante, veámoslo:

En el primer tratado, oh Teófilo, te escribí acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, (Hch 1:1)

Si se fijan bien, hay un orden que Jesús practicaba, primero hacia y segundo enseñaba. No enseñaba nada, que él no practicaba primero en su vida diaria.

Hoy en nosotros debe ser igual, podemos enseñar muchas cosas, pero sólo lo que es una realidad en nuestra vida, eso podemos enseñar.

Hay algunos que no practican esta regla, y su resultado puede ser incierto; pues por su emoción enseñan algo que ni siquiera ellos practican; y lo más lamentable, es que no se dan cuenta, de esta situación.

¿Cómo enseñaremos algo que nosotros no practicamos? Es como dar de comer algo que no se ha probado, es una falta de amor por el hermano y/o por la verdad, pues ¿cómo daré algo que yo primero no he probado?, si produce un daño, espero que sea antes mí, que en los demás.

Lo que te ha resultado en tu vida, porque lo has practicado, puedes enséñarlo libremente, pues tienes la prueba (testimonio) de que ha funcionado en tu vida, y funcionará en los demás. Si no lo has practicado, y crees firmemente que   es la verdad, primero practícalo, luego que te funcione, lo podrás enseñar.

Al contrario, si algo no te ha funcionado a ti en tu vida ¿porque lo enseñas, si ni aún a ti te funciona? No debemos enseñar algo que no tenemos la certeza de que funciona en nosotros, primero debemos ver bien que pasa, para no dañar a los demás.

Todos podemos enseñar, pero sólo en la medida de que lo que enseñamos lo tenemos por práctica habitual; en la manera que el mismo Jesús lo hizo; no enseña nada que el mismo no practica. Por eso el hacía y enseñaba.

Cuando enseñamos algo diferente a lo que practicamos, nos convertimos en unos hipócritas, y al Señor no le gusta esa situación, y los hermanos que nos observan verán que son sólo palabrerías y no hechos; esto puede ser por anticiparnos a hablar más de lo real. Y los hermanos pequeños pueden ser dañados con está situación de hermanos que hablan más de lo que practican. Debemos ser cuidadosos de no hablar algo porque sólo está en nuestro cerebro, debe pasar al corazón y ser una convicción en nosotros y vivirlo, si está bien.

El amor y la verdad, nos hace vivir algo, es decir, hacer algo, antes que enseñarlo a los hermanos, es la senda que nuestro Señor enseñó y de seguro, vamos a hacer, practicar, y a enseñar.

Saludos a todos un abrazo. 

jueves, 31 de octubre de 2019

El amor de la verdad


Hola a todos, un gran saludo, les quiero compartir hoy un versículo que, si lo leen, va a impactar a muchos:

Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. (2Ts 2:10)

Leyendo el texto anterior, me quiero referir al amor de la verdad, es algo que no se escucha mucho hoy, pero la verdad trae consigo el amor; no podemos separar la verdad del amor (o el amor de la verdad, que es lo mismo). Al ser separados, me refiero al amor y la verdad, ya no es un camino de vida, sino es un camino de error; al separar el amor de la verdad,  el amor deja de ser amor y la verdad, verdad; como veremos.

Veamos bien a que me refiero, la Biblia dice:

No te apartarás, pues, ni a derecha ni a izquierda de ninguna de las palabras que yo os ordeno hoy, para ir en pos de otros dioses y servirlos. (Deu 28:14)

Cuando nos desviamos y separamos el amor de la verdad, estamos fuera del Camino de Dios, no pueden ser separados en el Camino del Evangelio de Rey.

Si lo ves, veraz que es muy precioso el amor de la verdad; es algo que debe ir junto y es algo bello. 


Ejemplo del amor mal entendido:

Cuando sólo predicamos el amor (misericordia) de Dios, decimos algo que está fuera del Evangelio, pues la salvación tuvo un costo y se pagó con justicia (Jesús pagó en la cruz toda la demanda de Dios por el pecado del hombre). Cuando sólo hablamos del amor de Dios, sin querer damos a entender un Dios con una suerte de desidia por tomar decisiones, el bien y el mal poco se diferencian, cosa que no es así. Dejamos de entender que Dios ordenó que toda gente se arrepintiera …

Pues bien, Dios, pasando por alto esos tiempos de ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; (Hch 17:30)

Dios manda el arrepentimiento, es lo primero que debemos hacer antes de obtener la salvación; cuando predicamos un Dios que sólo perdona, dejamos de lado esta importante actividad, antes del perdón, el arrepentimiento. Y también omitimos que Dios no nos quiere ignorantes, es la ignorancia algo que El detesta (pero la entiende).

Un Jesús que es sólo amor, es un amor mal entendido; a él le gusta la rectitud, le gusta que no seamos ignorantes; él es un Camino angosto, que debemos seguir, pero nos podemos desviar a izquierda o a derecha, si en El no permanecemos.

También me gustaría decir, que el verdadero amor, no puede apartarse de la verdad, no están nunca separados, porque el que dijo Yo soy la verdad, dijo que era el Camino al Padre, donde sabemos que Dios es amor. Ósea para llegar al amor del Padre, debemos transitar por la verdad que es Jesús de Nazaret.


Ejemplo de la verdad mal entendida:

Cuando sólo predicamos la verdad, decimos algo que está fuera del Evangelio, pues la salvación tuvo una misericordia por nosotros y fue un regalo de Dios. Cuando sólo hablamos de la verdad, sin querer damos a entender un Dios con una suerte de justicia por sobre todo, el bien y el mal son la base para él, no entendiendo que este árbol fue la base de la caída del hombre. Dejamos de entender que Dios es misericordioso, nos ama por sobre todo y quiere que nos arrepintamos, para nuestro bien …

Encontrar defectos en los demás es más fácil, que encontrar los propios, El Señor nos invita ayudar a los otros, por eso primero debemos sacarnos en casa los defectos, para ser más efectivos en la ayuda.

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no consideras la viga que está en tu ojo? O, ¿cómo dirás a tu hermano: Deja que saque la paja de tu ojo, y he aquí la viga en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.  (Mat 7:3-5)

El Señor nos quiere ayudando al resto, pero si algo no lo has practicado primero contigo ¿Cómo se lo vas a dar a los demás? Primero quiere que empecemos con nosotros, para luego seguir con los demás, en lo que nos ha funcionado.

Cuando sólo se predica la verdad, se está más cerca de satanás, pues es fácil ver el error de la humanidad, y desviar la solución…

Y no es de extrañar, porque el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. (2Co 11:14)

Aunque sabemos que la verdadera verdad, nunca deja fuera el amor, pues si lo dejara fuera, no sería verdad, y por lo tanto, una obra del enemigo.

Y las personas que sirvan a esta verdad disfrazada, se convierten en servidores de una verdad adulterada, que en definitiva es una mentira.

Así que, no es muy extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia, el fin de los cuales será conforme a sus obras. (2Co 11:15)

Y como servidores de la mentira, sirven al enemigo antes que a Dios.


En definitiva, podemos decir de resumen, que la verdad del amor (misericordia) no pueden ser separados; y es de nosotros saberlo; en el camino de la cruz ambos se encuentran, como lo dice el salmo 85, como vemos.

La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron. (Sal 85:10)

En el Camino de la cruz, camino que debe tomar todo cristiano; en la cruz de Cristo se encuentran la verdad y el amor; la verdad al condenar como pecaminoso el pecado, y debe ser clavado en una cruz; y la misericordia de Dios, que en esa misma cruz entregó su Hijo, por amor a nosotros.

¡En la cruz de Cristo se encuentran, la justicia de Dios y la misericordia de Dios!!!

Ahora puedo entender mejor a Pablo cuando dijo:

Pues no me propuse saber nada entre vosotros, sino a Jesús el Cristo, y a éste crucificado. Y llegué a vosotros con debilidad, y con temor y con mucho temblor; y mi palabra y mi predicación no fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del poder del Espíritu, para que vuestra fe no esté en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios. (1Co 2:2-5)

Un abrazo a todos, que en Cristo, Dios el Padre, les de entender esta palabra.

¡Shalom!!!

domingo, 13 de octubre de 2019

¿La carreta delante de los bueyes?






Con este título y esta imagen, comienzo el mensaje, ¿está la carreta delante de los bueyes?...

Hoy y en el pasado, el mundo trata de solucionar los problemas, trata de crear un medio perfecto para el hombre (humanidad); porque piensa que, si el medio es perfecto, el hombre será más feliz y perfecto en la tierra. Esto lo vemos todos los días, y se han creado muchas ideologías, que tratan de hacer un mundo mejor… este no es el problema de los cristianos, hacer un mundo mejor, como primera instancia o prioridad (sino un cambio personal y luego lo exterior) …


¿Qué dice el cristianismo al respecto?

Estaba pensando en la mucha energía que se gasta en aquello; y como cristianos, no siempre estamos tan claros; pero he visto como el mundo pone la carreta delante de los bueyes…quieren solucionar el problema de la humanidad, atacando el medio...

Vamos al principio…

Cuando el mundo era perfecto, el hombre cayó; era perfecto el medio (ver primeros capítulos 1, 2 y 3 de Génesis); pues lo había creado Dios, no había en el mundo defecto alguno; el hombre era inocente; pero igual cayó. No importó la perfección de Dios dada en el medio, y el hombre (Adam) cayó igual. En su entorno todo funcionaba bien, sólo era permitido lo que Dios permitió en el Edén… y cayó la humanidad.

Eso nos hace pensar que... ¿si volviéramos a un mundo perfecto, ahora no caería?

Cuando todo era perfecto el hombre (Adam) cayó, sería ilógico pensar volver a la perfección, sin antes saber que hay algo que solucionar en su interior. 

Ya sabemos cómo cristianos, que este no es el camino, perfeccionar el mundo (sistema), para que el hombre sea mejor…

Cuando todo estaba bien, el hombre cayó; ¿ahora, que NO todo está bien, el hombre se levantará? No es lógico pensar que este sea el camino..., mejorar el sistema no es la opción de Dios.

Dios no lo hace así, lo hace de otra manera...

Dios envió a su Hijo Jesucristo a hacer su voluntad, morir en una cruz y resucitar como hombre; para destruir un hombre caído; y lo resucitó, para construir un nuevo hombre, según la imagen de su Hijo, es decir, según la imagen de Jesucristo.

Su Hijo vino perfecto al mundo imperfecto, y lo venció; lo perfecto vino como un nuevo hombre y venció un sistema imperfecto, y nos enseña a seguir sus pasos. Nosotros somos llamados a vencer el mundo imperfecto que está alrededor, con la perfección que tenemos dentro de nosotros; en la medida que obedecemos a Esto que nos dejó.

Dios quiere cambiar el corazón del hombre, antes que pueda cambiar lo exterior del hombre; Él sabe que la otra forma, cambiar lo exterior primero, es poner la carreta antes de los bueyes; y está muy lejos de ello. No hay solución poniendo la carreta delante de los bueyes, aunque pensemos lo contrario…

No quiero decir que Dios no quiera cambiar el exterior, de hecho, la oración de Padre Nuestro nos dice… “… venga a nosotros tú reino, y hágase tu voluntad en la tierra como se hace sobre el cielo…”, ambas frases nos dicen que Dios quiere cambiar la tierra, pero no antes del corazón del hombre. Él nos enseña, que debemos traer su reino y voluntad en la tierra, porque no siempre el reino y su voluntad, se hacen sobre la tierra.

Tomemos el siguiente ejemplo:

     1)            Tenemos un sistema perfecto, pero el hombre no es perfecto (como actualmente es); si el hombre actual se mueve en un sistema perfecto, al poco tiempo lo corromperá (y no será perfecto); y al transcurso del tiempo, ese sistema tendrá más y más corrupciones…, resultado final… un hombre y sistema imperfectos.

     2)      Tenemos un sistema imperfecto (injusto), pero el hombre es perfecto (como lo es Jesucristo); si ese hombre perfecto se empieza a mover en un sistema imperfecto, al poco tiempo lo irá mejorando, hasta que al final será un sistema perfecto…, resultado final… un hombre perfecto y sistema perfecto.

Esta segunda posición es la que tenemos los cristianos; cambiando el corazón del hombre como Jesús lo indicó.

Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos: fornicaciones, hurtos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaño, sensualidad, envidia, maledicencia, soberbia, insensatez. (Mar 7:21-22)

Como vemos, las ideologías humanas no tienen solución para el hombre, ellas proponen que el medio sea cada vez más perfecto, pero vemos si no hay un cambio del hombre en su interior, eliminando el pecado (hacer mal), no hay solución. Las ideologías, ya sean económico, social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medioambiental u otros relacionados al bien común; no tienen solución ni esperanza para el hombre. Jesús nos trazó un camino, que es en sí mismo; para que la solución sea real, duradera y para siempre.

El sistema humano pone, por sobre todo, hacer un dios en su ideología, pero no es sensato; ese sistema nunca funcionará. En cambio, tenemos a un Dios que debemos seguir, ese sistema si funcionará, y nos dará un camino, verdad (realidad) y vida. Ahora si hay solución para el hombre, ahora hay esperanza para la humanidad.

Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6)

El cristianismo no es un sistema retrogrado, sino un sistema que está adelantado al tiempo del mundo; sabemos que el problema está en el hombre, y la solución debe partir por el interior del hombre. Es ilógico no atacar la fuente de la enfermedad, si la conocemos.

Ponemos la carreta, detrás de los bueyes, como debe ser; y para eso tenemos el camino, es decir, la solución al sistema.

El cristianismo quiere y está atento a cambiar el sistema; pero si no hay cambio del hombre, eso no funcionará; por eso Dios nos manda a cambiar toda alma del planeta, y en esa función estamos hoy y como añadidura el sistema es cambiado. 

Eso es poner los bueyes delante de la carreta, que tengan un buen día.

"Venga a nosotros tu Reino".

Saludos

sábado, 11 de mayo de 2019

¡Quitad la Piedra!


JESÚS dice: ¡Quitad la piedra! Le dice Marta, la hermana del que había muerto: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. JESÚS le dice: ¿No te dije que si crees verás la gloria de DIOS? (Juan 11:39-40)

Hola estimados lectores y amigos, empiezo la enseñanza con estas dos hermanas (Marta y María) que tipifican cada una, un tipo de iglesia, un tipo de reunión en torno a Él. Quitad la piedra, declara Jesús; pero no es escuchado por la primera iglesia; el Señor (ahora con autoridad reprende) a la primera iglesia, y le dice (escuchando la segunda), ¿No te dije que si crees veras la gloria de Dios?

Para ver la gloria de Dios, es necesario creer; primero cree y luego se verás la gloria de Dios, Lázaro resucitado, de 4 días. ¡Gloria de Dios!

¡Creer, en la iglesia que encabezo… mmm … ¡Quitad la piedra, de vuestro corazón! … creer y sólo creer, para ver la gloria de Dios!!!

¡A veces es tan fácil, pero tan difícil… creed en el evangelio!!! Sin creer, es imposible agradar a Dios… pero para el que cree, todo es posible.

¡Quitad la piedra!, dijo el Señor; y es la piedra de incredulidad que debemos quitar en nuestro corazón, para ver la gloria de Dios.

Bueno, había fe en Marta, pero sólo para lo básico, sólo para el fundamento… como lo demuestran sus palabras…

Si bien ambas hicieron la misma afirmación… ¡Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto! 

¡Las dos causaron cosas distintas en el Señor!!!

Marta, en su incredulidad (a partir de creer que Cristo es el Mesías, base de la fe y está muy bien) dijo algo correcto, pero que queda cortó para la situación:

Le dice: Sí, Señor, yo he creído que Tú eres el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo. (Juan 11:27)

Cosa que no le preguntaron..., no le preguntaron Quien es la base de la iglesia; pero contesto  eso, es lo que sabía...

La doctrina correcta nos juega una mala pasada, no nos deja ver lo que El Señor quiere que veamos… vemos a la antigua (odres viejos, si bien el vino es bueno, pero odres que no dejan fluir el vino nuevo). No es eso lo que Jesús le estaba demandado (enseñando), no es Quien es la roca… sino veámoslo…

JESÚS le dijo: Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26)

Y la respuesta doctrinalmente correcta, pero sin poder contra la muerte en ese minuto es… Tú eres el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo.

Pero la respuesta correcta en esta situación, un poco más alta que la respuesta base de nuestra fe…

JESÚS le dijo: Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26)

Es para meditarla, y creer que no tan sólo es el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo; sino que es la Resurrección y la Vida. El que cree en ÉL, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en ÉL, no morirá jamás.

 ¿Crees esto? ... quien lo crea lo disfrutará, quien no lo crea que QUITE LA PIEDRA de su corazón, que el Camino sigue...

Quitad la piedra, y avancemos que para eso estamos; conocer Quien es ÉL, es nuestra vocación. Amén.

domingo, 13 de enero de 2019

El dios de vuestra imaginación.



Nos pareciera vivir en una edad moderna, en la que creemos entender muchas cosas y tener control de nuestra vida; pero veo que en tanto incrédulos como religiosos, hay una idea de dios en sus mentes que es producto de su imaginación, y que mantiene a una parte de la humanidad en esclavitud e ignorancia, como lo ha sido desde hace miles de años de historia.

Si leemos lo que dice al apóstol Pablo en el libro de Hechos:

Siendo [la humanidad], pues, linaje de DIOS, no debemos suponer que la Divinidad es semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres. (Hechos 17:29)

Nos parece ya a muchos un poco obvio, hoy en día, entender que dios no es semejante a oro, plata, piedra o escultura de artes; pero no veo tan obvio, hoy por hoy, el dios en la imaginación de muchos hombres que lo siguen, sin más base que sus propios pensamientos e imaginación, sin ningún otro sustento real.

Podemos entender como cristianos, que tal comportamiento sea del mundo y no de un verdadero cristiano, pero con sorpresa vemos que muchos llamados cristianos, no tienen más sustento en su fe que su propia imaginación y pensamientos. Tienen un dios en la medida de sus pensamientos e imaginación, más que en la realidad de Quien es El verdaderamente. Esto en la práctica nos evidencia que hay muchos “Jesús” diferentes al Jesús bíblico, acomodado a los pensamientos e imaginación de cada “creyente”, el Jesús al gusto y medida de cada persona…

 ¿Y qué valor tiene esto?; ninguno, es seguir en la idolatría y en la ignorancia; pues el hacernos un dios (Jesús) a nuestro gusto, es la misma forma básica de idolatría de la cual el Señor nos quiere sacar, es adorar la obra de nuestras manos (producto de nuestros pensamientos e imaginación para la auto adoración).

Y pronunciaré mis sentencias contra ellos a causa de toda su maldad, porque me abandonaron, quemaron incienso a dioses extraños y se postraron ante las obras de sus propias manos. (Jeremías 1:16)

Hoy la idolatría está más disfrazada y menos evidente que en la antigüedad; pues en el mundo los ídolos muchas veces ya no son estatuas de oro propiamente tal, pero si el oro mismo es un ídolo; ya no son estatuas de plata, pero si el poder del dinero; ya no son piedras preciosas; pero si la aparentes firmezas de ciertos sistemas humanos; ya no son las obras de arte; pero si el desarrollo humano en sus conocimientos y/o técnicas, ciertas colosales obras humanas, etc. En la imaginación del hombre siguen los ídolos, en el cual ponen sus confianzas y su futuro terrenal, se inclinan ante ellos y los adoran; cosas que adolecen del verdadero poder de salvación y prosperidad eterna.

No es muy distinto en el mundo religioso; donde los ídolos toman formas muy diversas, y siempre disfrazándose de mensajes de verdad; pero sin sustentos más que en la imaginación y pensamientos del hombre (muchos de ellos heredados por tradiciones de hombres llamadas “sagradas”).

¿Y qué valor tiene esto? Ninguno; sólo pérdida de tiempo y trampas cada vez más sofisticadas del enemigo, para engañar al mundo y la humanidad.

Los ídolos hoy son más sofisticados, en la misma medida, que la ciencia y conocimiento del hombre han avanzado; pero tienen el mismo NULO PODER DE SALVAR AL HOMBRE que tenían en la antigüedad.

Hay varios “Jesús” para todos los gustos, cultos y ceremonias también; en la imaginación de los hombres diferentes visiones de Dios distorsionadas; y acomodadas a cada  interés  humano sectario en particular (incluso los musulmanes tienen su propia visión de Jesús).
Si realmente queremos adorar el PADRE en ESPÍRITU y en VERDAD como nos señala la Escritura; debemos buscar al Jesús de Nazaret verdadero que dan testimonio las Escrituras (que vino a esta tierra y habitó entre nosotros, y del cual dan testimonio los escritos); y desechar cualquier visión distorsionada de EL sin sustento, que tengamos producto de los pensamientos y/o imaginaciones de hombres que hayamos recibido y adoptado.

DIOS es Espíritu; y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad. (Juan 4:24)

Sólo así, creyendo en el verdadero Jesús que enseñan las Escrituras, de nuestro interior correrán ríos de agua viva.

El que cree en Mí como dice la Escritura, de su vientre fluirán ríos de agua viva. (Juan 7:38)

Si creemos en un Jesús diferente al que enseñan las Escrituras, no correrán de nuestro interior ríos de agua viva, por mucho que creamos; pues no estaremos creyendo al verdadero. Debemos tener cuidado en este punto; por un lado: mientras más precisa sea nuestra visión del verdadero Jesús de la Escrituras, mayores serán los raudales de agua que fluirán desde nuestro interior; por otro lado, mientras más lejana sea nuestra visión del verdadero Jesús de las Escrituras, menor será el fluir de nuestro interior, llegando a un punto vacío, de sequedad; pues nos hemos ido tras un “Jesús” diferente al que enseñan las Escrituras, pero sin poder de Dios al creer en él, pues no es la Verdad.

Este conocimiento preciso de Jesucristo es lo que vemos que motivaba al apóstol Pablo, tomando todo por basura (estiércol) comparado con Su conocimiento real:

Y ciertamente aun estimo todas las cosas como pérdida por la superioridad del conocimiento de CRISTO JESÚS, mi Señor, por el cual perdí todas las cosas, y las tengo por estiércol, para ganar a CRISTO,… (Filipenses 3:8)

Veo que es una gran oportunidad que tenemos por delante, de afinar nuestra visión, de ver al Santo, Fiel y Verdadero; ver cada día más su gloriosa realidad, es decir, la REALIDAD. Conocer al verdadero Jesús de Nazaret y su obra en la cruz, es el único camino real y sólido  de buena  aventuranza eterna; no hay otro medio. Es una gran oportunidad de ir conociéndolo día a día, en su gloria y majestad.

La lucha que tenemos con esas visiones distorsionadas del dios en nuestra imaginación, sólo puede ser quitada en el conocimiento de la Verdad, Jesucristo es la Verdad. Veo que si queremos un fluir mayor desde nuestro interior, debemos creerle al verdadero Jesús, y no a esas visiones distorsionadas de Jesús, producto de nuestra imaginación, ignorancia, prejuicios y/o comodidades personales; debemos creer al Jesús que dan testimonio las Escrituras y el Espíritu Santo nos enseña a conocer.

El Jesús que murió, resucitó y venció la muerte; debemos verlo desde el otro lado de la cruz; donde le veremos tal cual es, y su obra. Debemos verlo con nuestro viejo hombre crucificado junto con él, pues de otra manera, no seremos objetivos y precisos en nuestra visión del El, pues sólo veremos lo que nos conviene ver según la carne.

...sabiendo esto: que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él,  (Romanos 6:6)


Lo que es nacido de la carne, carne es; y no es posible tener una visión correcta de Dios desde la carne, sólo lograremos llegar a una visión sofisticada pero carnal, y por lo tanto, producto de nuestros pensamientos y/o imaginación; y sin poder ni sustento real.

Lo nacido de la carne, carne es y lo nacido del Espíritu, espíritu es. (Juan 3:6)

Por otro lado, si nos mantenemos del otro lado de la cruz, con Cristo juntamente crucificados, pero vivos para Dios; y ya no velando por nuestros intereses terrenales; podremos verlo tal cual es; e ir conociendo al verdadero Jesús, del cual dan testimonio las Escrituras; y al creerle desde nuestro interior correrán ríos de aguas vivas.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Los diez leprosos

Es un agrado y privilegio para mí, el poder compartir con ustedes esta historia Bíblica de cómo Jesús limpia a diez leprosos. Espero podamos ver en ella un gran ejemplo de lo que el Señor nos quiere enseñar hoy… pero antes, leamos la historia de estos diez hombres escritas en el evangelio de Lucas:

Lucas 17:11-19  Aconteció que al proseguir hacia Jerusalén, pasaba por medio de Samaria y Galilea.  (12)  Y entrando en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon a cierta distancia,  (13)  y alzaron la voz, diciendo: ¡JESÚS, Maestro, ten misericordia de nosotros!  (14)  Cuando los vio les dijo: ¡Id, mostraos a los sacerdotes! 
Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.  (15)  Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, regresó glorificando a DIOS a gran voz,  (16)  y cayó sobre su rostro a sus pies, dándole gracias (y él era un samaritano).  (17)  Respondiendo entonces JESÚS, dijo: ¿No fueron diez los limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?  (18)  ¿No se halló quien regresara para dar gloria a DIOS, sino este extranjero?  (19)  Y le dijo: ¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado!

Vemos en esta historia como diez hombres que sufrían de lepra claman a Jesús para que tenga misericordia de ellos; Jesús les ordena que vayan a mostrarse a los sacerdotes, pues debemos recordar que era el sacerdote el encargado de ver si la lepra era ya limpia en un hombre o no (Ver Levítico capítulos 13 y 14).

Estos diez hombres le creyeron a Jesús, y motivo de esa fe, fueron sanados (nosotros podemos ver esa  fe, en la obediencia a la orden de Jesús de ir a presentarse a los sacerdotes; pues si no hubieran creído, no hubieran obedecido y no habrían sido sanados).
Luego uno de los diez al verse sanado, ¡regresó a Jesús glorificando a Dios a gran voz!!! Es increíble cómo los otros nueve siguieron de camino a los sacerdotes a cumplir el rito establecido en la ley, y no vieron que el verdadero sacerdote esta frente a ellos (y mejor que un sacerdote pues es el sumo sacerdote ver Hebreos 4:14). Sólo uno de los diez, pudo ver en Jesús al verdadero sumo sacerdote, y se postra a sus pies dándole las gracias. Vemos como los otros nueve hombres, cumplen el rito al pie de la letra, y como tan sólo uno de ellos (un samaritano) ¡ve la realidad (verdad) de lo que está ocurriendo, se postra y da gracias a Quien tiene en frente!!!

Jesús pregunta por los otros nueve que han sido sanados ¿Dónde están?; la respuesta es triste, están sanos en sus cuerpos pero aún tienen sus corazones endurecidos y no ven al verdadero sacerdote en frente de ellos; ellos van tras el rito de la ley; y no tras la realidad (verdad) que es en Cristo Jesús.

Fue el extranjero, el samaritano; el de menor mérito en su carne, que regresó y le dio gloria a Dios y reconoce en Jesús más que un hombre; su corazón lo lleva a postrarse y dar gracias.

¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado! Le dice Jesús, estas son las palabras más importantes ahora para este hombre, ya no sólo ha sido sanado, sino que por medio de su fe, fue salvado. Como vemos, sólo este hombre fue salvo por su fe; los otros nueve se van con sus cuerpos sanos, ¡pero aún no han experimentado la salvación!!!, pues NO LO HAN VISTO.

¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado! Le dice Jesús, son las palabras del Sacerdote Supremo al leproso, son las palabras del Sacerdote Supremo al pecador; pues es el sacerdote quien declara limpio al leproso, y vemos como Jesús aquí declara limpio al pecador por mérito de su fe (Ver Levítico capitulo 13).

¿No te parece sorprendente como Jesús les da a esos diez hombres una orden literal con respecto a la ley (el presentarse a los sacerdotes) y como sólo uno de ellos que obedeció a dicha orden, pudo ver realmente la ley espiritual de Dios, que lo llamó a dar gracias y postrarse ante el verdadero Sumo Sacerdote, aparentemente desobedeciendo la ley de Moisés?

¿No te parece que hoy pasa lo mismo con muchos cristianos, e incluso con nosotros mismos?

¿Como muchas veces estamos tras el rito repetitivo y lejos del Espíritu del rito; como en la boca estamos cerca  de Dios, pero lejos de corazón?

Conclusión: ¡Diez leprosos, diez sanados y sólo uno de ellos fue salvado por su fe!!! Nueve sanos que siguen el rito, pero con un corazón duro para con Dios; un extranjero y de menor mérito, pues es samaritano; ¡descubre Su Presencia y se postra a sus pies y da gracias!!!

¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado!, levántate y vete que tu fe te ha salvado; ya no es necesario ir al sacerdote terrenal, ya no es necesario el rito; has visto la realidad (verdad); lo has visto a Él. El rito estaba para conducirte a la realidad, para despertar tus sentidos a la verdad; la ley está puesta para conducirnos a Cristo, y su fin es Cristo.

Porque el fin de la ley es CRISTO, para justicia a todo el que cree. (Romanos 10:4) 

Se ven diez hombres que recibieron el beneficio temporal de la sanación de sus cuerpos, pero sólo se ve uno que lo reconoce y recibe el beneficio eterno de su salvación; y esto no vino de seguir en el rito perpetuamente; sino en ver la realidad del rito. Al Sumo Sacerdote ante él.

Son nueve los hombres que se perdieron lo mejor, que fueron tras las figuras y formas; y no reconocieron la realidad; la esencia de lo que realmente estaban haciendo y con Quien se encontraron; no tuvieron la sensibilidad de agradecer al Hombre que los sanó. Sólo en esa sensibilidad  lo podremos ver, siguiendo el Espíritu de la ley, y no la letra. En la ley del amor.

Porque la ley, teniendo una mera sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede perfeccionar a los que se acercan por medio de los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año. (Hebreos 10:1)

Si lees los capítulos 13 y 14 del libro de Levíticos, en el Antiguo Testamento; te darás cuenta que es el sacerdote quien declara limpio o impuro a un leproso; los nueve leprosos sanados de seguro llegaron al templo ante los sacerdotes terrenales y fueron declarados limpios en sus cuerpos; pero en cambio vemos al único que volvió al verdadero Sacerdote Jesús y es declarado limpio, no en su cuerpo terrenal solamente, sino limpio completo por gracia por medio de la fe, y por lo tanto, salvo!!!

¡Gracia y Shalom de nuestro gran Padre y Señor;
 a los que se postran ante tal Sumo Sacerdote!!! 
Amén.

sábado, 8 de diciembre de 2018

¿Viene o no viene pronto?


Se ha sembrado mucha confusión respecto a la segunda venida de Jesús de Nazaret, el Mesías; es por ello, que hoy les comparto la reflexión de si Jesús regresa o no regresa pronto; y veremos cómo se ha caído en ambos extremos en la predicción de su venida. Por un lado, tenemos los que creen que aún falta mucho para que llegue su regreso (y los más alejados que se burlan de su venida que no se cumple aún). Y por otro lado, están los que creen que es inminente su regreso (en cualquier instante), y ha sido tal esa posición, que ya han ocurrido en la historia varios anuncios fallidos (chascarros) del regreso del Señor Jesús; con el lógico descrédito y burla del evangelio, por personas que no han escuchado al Maestro antes de enseñar (y no han entendido las Sagradas Escrituras en ese aspecto).
Bueno queridos lectores, amigos y hermanos; ambas posiciones son posiciones erradas, como lo veremos a continuación, en base a algunos versos bíblicos:

Primero leamos lo siguiente, para tener una idea de la posición de aquellos que creen que su venida no se cumplirá o tardará mucho:

…conociendo esto primero: que en los postreros días vendrán burladores andando en sus propias pasiones, que con sarcasmo dirán: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde que durmieron los padres todo permanece igual desde el principio de la creación. (2 Pedro 3:3-4)

El camino de la vida es angosto y no debemos desviarnos ni a diestra ni a siniestra; en extremo tenemos a los que ven como tardanza su venida; incluso los que aún se burlan de ella como que nunca ocurrirá.

Veamos lo que el apóstol Pedro nos exhorta y enseña:

El Señor no retarda la promesa, como algunos la consideran tardanza, sino que es paciente hacia vosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. (2 Pedro 3:9)

NO hay tardanza, sino que hay un tiempo dado no queriendo El que NADIE perezca; lo repito NO QUERIENDO QUE NADIE PEREZCA. Es por eso que no se ha cumplido el tiempo, el tiempo es una forma de misericordia de Dios para con la humanidad.

Por otro lado tenemos la posición de aquellos que ven inminente el regreso del Señor, que puede ser en cualquier momento, bueno de esta segunda posición que es el otro extremo, me gustaría compartir el siguiente texto:

Él dijo: Mirad que no seáis engañados, porque vendrán muchos en mi Nombre, diciendo: ¡Yo soy! Y: ¡El tiempo está cerca! No vayáis en pos de ellos. (Lucas 21:8)

Vemos acá como Jesús mismo nos advirtió del engaño del otro extremo, de los falsos maestros dirán ¡El tiempo está cerca!, quienes se predican a sí mismos diciendo, YO SOY; Jesús nos advierte: no los sigáis, es decir, no les creáis.

Este otro extremo, el error del inminente y sorpresivo regreso del Señor, en el que algunos incluso se han atrevido a dar fechas fallidas, hoy vemos un error bastante difundido.

El Señor dejó varias señales para reconocer el tiempo de su venida, y debemos conocer los tiempos en que ella ocurrirá; sólo no sabremos ni el día ni la hora, que sólo el Padre lo sabe, pero si debemos estar en luz respecto a los tiempos de su regreso (estimo que podremos saber el año e incluso del mes de su regreso, pero no el día y la hora).

Pero acerca de aquél día y hora, nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre. (Mateo 24:36)

Ahora les puedo agregar una aclaración que hizo el apóstol Pablo respecto al DÍA DEL SEÑOR o SU VENIDA que es el mismo evento, les copio para que estemos informados lo que antes debe ocurrir de su venida:

Pero con respecto a la venida de nuestro Señor JESUCRISTO, y nuestra reunión con Él, os rogamos, hermanos, no moveros fácilmente de vuestro modo de pensar, ni ser perturbados, ni por espíritu ni por palabra, ni por epístola como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor ha llegado. ¡Nadie os engañe en ninguna manera! Porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y sea manifestado el hombre de iniquidad, el hijo de la perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que es llamado DIOS o es objeto de adoración, hasta el punto de sentarse en el santuario de DIOS, proclamándose que es DIOS. (2 Tesalonicenses 2:1-4)

Este importantísimo día, no será en cualquier momento; será luego de que se manifieste la apostasía, y sea manifestado el anticristo.

Existen los extremos en ver la segunda venida del Señor y ambas erradas; la primera como algo que tarda y que incluso llegaría a no ocurrir; esas personas les vendrá como ladrón en la noche, pues andan en oscuridad.  La segunda, de aquellos que esperan su regreso en cualquier momento, ellos también están en un error, el cual Pablo aclara que ocurrirá luego de un hecho mundial acá en la tierra (la manifestación de la apostasía y del hombre de pecado). Este segundo grupo, hay aquellos que incluso han dado fecha fallidas del regreso de Jesucristo; han sido aquellos que Jesús profetizó y dijo:  Mirad que no seáis engañados, porque vendrán muchos en mi Nombre, diciendo: ¡Yo soy! Y: ¡El tiempo está cerca! No vayáis en pos de ellos.

El camino de la vida es angosto, no nos desviemos a derecha ni a izquierda…

No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal. (Proverbios 4:27)

El consejo que debemos seguir es valar y orar; para que aquel día no nos sorprenda como un ladrón en la noche, pues somos hijos de la luz; si habéis recibido la luz que alumbra a todo hombre y la seguís.

Mas vosotros, hermanos, no estáis en oscuridad, para que el día os sorprenda como ladrón; porque todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de la oscuridad. Por tanto, no durmamos como los demás, sino estemos alerta y seamos sobrios. (1 Tesalonicenses 5:4-6)