viernes, 12 de junio de 2020

5 Principios de Religiones Humanas, que se parecen a la Verdad

Hola amigos, hoy les quiero compartir, como unos pocos principios nos pueden ayudar en detectar una religión humana versus el conocimiento de la Verdad, es decir, cosas inventadas por el hombre versus correr en el verdadero Camino que lleva a la salvación. Bueno, como es obvio, si algo es inventado por los hombres, no tiene más poder y ciencia, que los propios hombres, que la inventan.

Jesús de Nazaret, fue muy duro a quienes en su tiempo establecían una religión humana por sobre lo que Dios había establecido (no hay nadie autorizado para ello, de agregar o suprimir de lo establecido por Dios), estos principios nos ayudaran a reconocer cuando algo viene de los hombres y no de Dios; para evitar ser engañados o salir del tal engaño y avanzar.

Todos podemos estar equivocados en algo, más vale reconocerlo y arrepentirse a tiempo, para no enfrentarse con este error con la realidad, pues esta no podrá ser cambiada. Para eso tenemos un Camino nuevo vivo, que nos enseña día a día; y en El debemos confiar. No porque no tengamos errores, sino porque tiene la autoridad sobre nosotros de corregirnos y llevarnos por una senda recta. Ahora, depende de nosotros si lo escuchamos o no. Pero nos conviene rectificar, pues nada se gana con el engaño; de hecho habrá gran perdida si no lo hacemos.

Luc 12:47-48  Y aquel siervo que sabía la voluntad de su señor y no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.  (48)  Pero el que sin saberla, hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque al que mucho le es dado, mucho le será demandado; y al que encomendaron mucho, más le será pedido.

Las religiones humanas, tienen sólo poder humanos, es decir, ningún poder para salvarnos de la muerte y llevarnos a la eternidad; sólo ese poder viene de Dios, en Quien debemos confiar y saber lo que enseña, para poder practicarlo y vivirlo.

Estos principios nos ayudarán a detectar cuando algo es humano o algo viene de Dios, para poder seguir lo divino, es decir, lo que viene de Dios.


Principio número uno, MAS QUE LA BIBLIA: Generalmente las religiones falsas usan más de un libro sagrado, es decir, las doctrinas (enseñanzas) falsas como no se pueden justificar con la Biblia, es otro libro adicional que las sustenta. En la Verdad sólo tenemos la Biblia (Sagradas Escrituras que fueron inspiradas por el Espíritu Santo) y nos vasta para establecer toda doctrina correcta, no es necesario otro libro adicional, cuando se vuelve necesario otro libro para establecer una doctrina, ojo que hay peligro de que esta enseñanza, sea de los hombres y no la de Dios.

2Ti 3:16-17 Toda Escritura es dada por inspiración de Dios, y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, (17) para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

No debemos aceptar otro libro adicional para establecer doctrinas, es decir, enseñanzas; sólo la Biblia es suficiente. Esto no quiere decir que no haya inspiración en otros documentos, y que Dios no pueda enseñar a partir de estos documentos, si ocurre y frecuentemente; pero esos otros documentos, no son la base para establecer doctrinas correctas, tarea que sólo la Biblia puede hacer correctamente. Con la Biblia estimó Dios que es suficiente para establecer sanas doctrinas en su conjunto, lo adicional y lo que cercena, viene del mal.

Ahora puedes ver que muchas religiones humanas, quieren añadir o quitar ciertas cosas de la Biblia, por eso tienen otros libros que son adicionales, para establecer esto.


Principio número dos, CASTA ESPECIAL: La autoridad está en un clero especial elegido, es decir, hay una clase especial de personas que ejercen autoridad sobre el pueblo a quienes dirigen ;( la doctrina que el Señor aborrece, la de los Nicolaítas). La verdadera autoridad en la verdad va acompañada de responsabilidad por los dirigidos, y nunca se interpone entre Dios y el hombre, como lo dice claramente la Palabra:

1Ti 2:5-6 Pues hay un solo DIOS y un solo mediador entre DIOS y los hombres: Un hombre: CRISTO JESÚS, (6) El cual se dio a sí mismo en rescate por todos, Cuyo testimonio fue dado en sus propios tiempos.

Si hay un medidor entre Dios y tú, que no sea Jesús el Cristo, hay un problema grave de gente que se quiere poner en el lugar de Jesucristo; y cuando uno usurpa un lugar que es asignado a otra persona, se vuelve anti la persona, en este caso se volvería anticristo. ¿Ves la gravedad del asunto? No hay nadie autorizado por Dios para ocupar ese lugar entre El y los hombres, sólo Jesucristo. Y quien lo hace, está oponiéndose al designio de Dios.

Cosa diferente es que existan ministerios (servicios), que ayuden a los hermanos a avanzar y los equipen con lo necesario, para que a su vez sirvan a otros. Estos ministerios (servicios), nunca se deben interponer en la relación con Dios, que sólo es asignada a Jesucristo.


Principio número tres, INTERPRETACION IRRACIONAL o DESCALIFICACIÓN DE LA BIBLIA: La interpretación de pasajes Bíblicos suele ser irracional para establecer doctrinas falsas (fuera de la Biblia esto suele no ser así, pues no es necesario tergiversar su propio texto, para que diga una falsedad); pero para establecer fundamentos en la religión humana bíblicamente, se debe apelar a la irracionalidad, pues de otra manera no se puede hacer. No se puede usar la Biblia como un todo pues esta es añadida y cercenada a gusto de la religión humana, queriendo que diga lo que la religión humana, cosas que le convienen humanamente.

Deu 4:2 No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno.

Otro camino en esto es descalificar la BIBLIA, por algunas razones humanas, de manera de no buscar sustento BÍBLICO en varias doctrinas establecidas.

También tenemos en este punto, que algunos se han atribuido la particular interpretación de la Biblia, y cuyo resultado sería la voluntad de Dios, cosa que nunca dice la Biblia, al contrario, es de interpretación de los humildes con el Espíritu Santo…

[Ejemplo: En la teología de la Iglesia católica, la infalibilidad pontificia constituye un dogma, según el cual el papa estaría preservado de cometer un error cuando él promulga a la Iglesia una enseñanza dogmática en temas de fe y moral bajo el rango de «solemne definición pontificia» o declaración ex cathedra].

El apóstol Pedro dice: 2Pe 1:20-21 … entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura [Biblia] es de interpretación privada; (21) porque la profecía no vino en tiempo pasado por la voluntad del hombre; sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo guiados por el Espíritu Santo.

Es decir, nos enseña que sin el Espíritu Santo, es imposible interpretar correctamente la Biblia; y no es de interpretación privada, ya que no es de voluntad de los hombres, sino de Dios.

Otra cosa importante, es que la Biblia es un conjunto armónico, es decir, no se puede establecer una doctrina que contradiga otra parte de ella misma. Ósea, no deben existir contradicciones en su interpretación, de existir hay algo que no lo estamos entendiendo bien, y debemos pedirle al Espíritu Santo que nos guíe en estos temas.

Sal 119:160 La suma de tu palabra es verdad, Y eterno todo decreto de tu justicia.

En el verso anterior, se establece esta verdad.


Principio número cuatro, TRADICION SANTIFICADA: Las tradiciones de la religión pasan a ser más importantes que lo que Dios dijo y dice, podemos ver un ejemplo de Jesús de Nazaret:

Mat 15:3 Pero Él respondió y les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?

Jesús nunca puso la tradición por sobre los mandamientos de Dios; si esto ocurre, hay un problema grave. Hay que poner la verdad por sobre la tradición, esto es lo que agrada a Dios y nos conviene, si buscamos sinceramente la verdad.

Cuando algo que se hace no se puede explicar Bíblicamente, se explicará con la tradición de esta religión, que según ellos es tan válida como la Biblia; se le da un carácter sagrado a la tradición humana. Muchas religiones humanas usan de esto, uno de sus sustentos y por lo cual son santas, pero no es así; sólo son tradiciones humanas, y no debemos seguirlas si contradicen lo que Dios dice.

No es que Dios esté en contra de todas las tradiciones, sólo de aquellas que contradicen Su Palabra, pues siguiéndolas, su final es el despeñadero.


Principio número cinco, MANDAMIENTOS DE HOMBRE: Bueno, no se puede tener una religión humana, si no se tienen mandamientos de hombres. En el fariseísmo están los Takanot, es decir, los mandamientos que establecen los rabinos, por sobre los mandamientos de Dios o cortando los de Dios; violando de esta forma, el propio Antiguo Testamento (Tanaj), que les fue confiado (Deu 4:2; Deu 12:32).

Vemos que, en el Nuevo Testamento, está esta misma advertencia, no añadir ni quitar nada de lo escrito:

Apo 22:18-19 Porque yo testifico a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro.  (19)  Y si alguno disminuyere de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa Ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.
  
También observamos en muchas denominaciones cristianas modernas, como se agregan mandamientos por sobre los mandamientos de Dios o se eliminan. Hay tantas denominaciones que hacen esto, pero esto no es Bíblico, establecer cosas por sobre las de Dios y quitar (o no leer) lo que no gusta tanto, humanamente es un fracaso final.

Todas las religiones humanas hacen esto, tratan de agregar o quitar de la Biblia ciertas cosas que no les conviene; pero muchas veces con una sana intensión. Ahora el resultado obviamente no es de Dios, y no tiene poder sobrenatural para producir ningún cambio; aunque se haga inocentemente, por eso su gravedad y la importancia de conocer la verdad que nos hace verdaderamente libres. Para no ser partícipes de estos errores, y si lo somos, que el Señor nos muestre para que podamos arrepentirnos y corregir.

Incluí religiones humanas que se asemejan a la verdad, que usan la Biblia; pues las más diferentes, no es necesario observarlas mucho, pues solas caen rápidamente.

Espero que estos principios te ayuden a detectar el error, y seguir un Camino derecho a la verdad. 

Y como último comentario, es primero buscar los propios errores, antes que los otros; pues estos los podemos corregir y cambiar, en cambio los otros no podremos hacer nada, si no los cambiamos nosotros primero, y el Señor nos manda a hacer algo. Hoy existen muchas malas interpretaciones del cristianismo, y eso se debe corregir; y en el Señor estamos en eso. Pero lo más valioso parte de nosotros mismos, partiendo corrigiendo errores y no ser engañados; luego podremos ayudar a muchos hermanos a salir del error.

Mat 7:3-5  ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no consideras la viga que está en tu ojo?  (4)  O, ¿cómo dirás a tu hermano: Deja que saque la paja de tu ojo, y he aquí la viga en tu propio ojo?  (5)  ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Saludos a todos, en la gracia y paz (shalom) de Dios.



domingo, 26 de abril de 2020

¿Discusiones?


Un saludo a todos, shalom; en la vida real yo encuentro dos tipos de discusiones; y queriendo ver en la Biblia, esas mismas dos discusiones, yo las encuentro. ¿Coincidencia?


Veamos:

La primera discusión, es porque se está buscando la verdad, no es tan relevante si hay un ganador de la discusión, lo más importante es buscar y encontrar la verdad. Si nos acercamos al objetivo, el propósito se está cumpliendo y los participantes, son todos vencedores. ¡Excelente!

La segunda discusión, es por ganar, es decir, por ganar esta discusión y someter al adversario como un enemigo (ojalá termine humillado y/o pensando como nosotros, que nos consideramos superiores y tenemos la razón). Si se gana, sobresale el orgullo y un adversario más es eliminado. No importa encontrar la verdad (eso se pierde de vista), todo vale por ganar esta discusión. No hay un amor genuino a la verdad, ni se busca; sólo el objetivo está en la discusión y ganarla, a como de lugar. ¡Que terrible!

La primera es buena obviamente (no así la segunda), y la podemos ver en Pablo, el apóstol, la practicaba muchas veces, Y cuando por incredulidad se cortaba este tipo de discusión y pasaba a la segunda, se retiraba con aquellos que si habían creído y seguía la discusión sincera, para crecimiento de la audiencia y de muchos(ver Hch 9:29; Hch 17:17; Hch 18:4, Hch 18:19, Hch 19:9, etc).

Bueno, como puedes ver, en la segunda alternativa, el Señor Jesús NO está; pues él dijo “YO SOY LA VERDAD”, y si no hay interés por la VERDAD, es una discusión vana y estéril. No importa la verdad, sólo que se exponga la carne con sus obras; esa discusión hay una advertencia de evitar (ver 1Ti 1:6, Ti 6:20, 2Ti 2.16, Tit 3:9, etc.).

Gran parte de la discusión que escucho en el mundo, es la segunda alternativa, no conocen la verdad y creen ser dueños de ella, gran parte se escucha. No importa acercarse a la verdad, lo que importa es prevalecer y vencer. No se dan cuenta que esa discusión es vana, y no lleva a ninguna parte.

Otra alternativa que está errada, es suponer que todos tienen la razón; esto no Bíblico y tampoco cierto, lo que en algunos cristianos es inicio de la falsa doctrina de no discutir, cuando la buena discusión es muy buena (claro que estamos hablando de la primera alternativa) y se usaba mucho; hasta Jesús la usaba (ver los evangelios). Ahora lo que Dios no quiere, que esa discusión sea entre ignorantes, por eso nos da a conocer SU PALABRA.

La primera alternativa, es la más enriquecedora, pero son pocos que la practican; como dice el refrán:

Da al sabio, y será más sabio, Enseña al justo, y aumentará su saber. (Pro 9:9)

Hoy si vinieran algunos apóstoles o el mismo Señor Jesús, ¿cuantas serían las congregaciones que los dejarían hablar? Yo creo que muy pocas, la mayoría los dejarían callados, pues veo que están demasiado claros en su verdad, no existe la instancia hoy de discutir algo, eso no está en el vocabulario y las costumbres modernas de las congregaciones, aunque las palabras vengan de Dios (ver Isaías 58).

Que me buscan de día en día, Y muestran deseos de conocer mis caminos, Como un pueblo que practicara la justicia, Y que no abandonara la Ley de su Dios. Me piden las ordenanzas de justicia, Se complacen en la cercanía de Dios (Isa 58:2)  

Un saludo a todos, y aprendamos a discutir buscando la VERDAD, pues la otra es VANA y no lleva nada. Se pueden hacer muchas cosas "para Dios", pero la principal es escucharlo para obedecerle; y eso puede venir de fuera de nuestra congregación; como se llegó al extremo, que leemos en la iglesia de La-odisea.

He aquí, que yo estoy parado a la puerta y llamo; si alguno oyere mi voz, y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apo 3:20  

Gracias a todos, y Shalom.







viernes, 1 de noviembre de 2019

Hacer y a enseñar


Un saludo a todos, hoy les comparto un mensaje, que me llamó mucho cuando un hermano compartió este versículo; en la Biblia hasta el orden de las palabras es importante, veámoslo:

En el primer tratado, oh Teófilo, te escribí acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, (Hch 1:1)

Si se fijan bien, hay un orden que Jesús practicaba, primero hacia y segundo enseñaba. No enseñaba nada, que él no practicaba primero en su vida diaria.

Hoy en nosotros debe ser igual, podemos enseñar muchas cosas, pero sólo lo que es una realidad en nuestra vida, eso podemos enseñar.

Hay algunos que no practican esta regla, y su resultado puede ser incierto; pues por su emoción enseñan algo que ni siquiera ellos practican; y lo más lamentable, es que no se dan cuenta, de esta situación.

¿Cómo enseñaremos algo que nosotros no practicamos? Es como dar de comer algo que no se ha probado, es una falta de amor por el hermano y/o por la verdad, pues ¿cómo daré algo que yo primero no he probado?, si produce un daño, espero que sea antes mí, que en los demás.

Lo que te ha resultado en tu vida, porque lo has practicado, puedes enséñarlo libremente, pues tienes la prueba (testimonio) de que ha funcionado en tu vida, y funcionará en los demás. Si no lo has practicado, y crees firmemente que   es la verdad, primero practícalo, luego que te funcione, lo podrás enseñar.

Al contrario, si algo no te ha funcionado a ti en tu vida ¿porque lo enseñas, si ni aún a ti te funciona? No debemos enseñar algo que no tenemos la certeza de que funciona en nosotros, primero debemos ver bien que pasa, para no dañar a los demás.

Todos podemos enseñar, pero sólo en la medida de que lo que enseñamos lo tenemos por práctica habitual; en la manera que el mismo Jesús lo hizo; no enseña nada que el mismo no practica. Por eso el hacía y enseñaba.

Cuando enseñamos algo diferente a lo que practicamos, nos convertimos en unos hipócritas, y al Señor no le gusta esa situación, y los hermanos que nos observan verán que son sólo palabrerías y no hechos; esto puede ser por anticiparnos a hablar más de lo real. Y los hermanos pequeños pueden ser dañados con está situación de hermanos que hablan más de lo que practican. Debemos ser cuidadosos de no hablar algo porque sólo está en nuestro cerebro, debe pasar al corazón y ser una convicción en nosotros y vivirlo, si está bien.

El amor y la verdad, nos hace vivir algo, es decir, hacer algo, antes que enseñarlo a los hermanos, es la senda que nuestro Señor enseñó y de seguro, vamos a hacer, practicar, y a enseñar.

Saludos a todos un abrazo. 

jueves, 31 de octubre de 2019

El amor de la verdad


Hola a todos, un gran saludo, les quiero compartir hoy un versículo que, si lo leen, va a impactar a muchos:

Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. (2Ts 2:10)

Leyendo el texto anterior, me quiero referir al amor de la verdad, es algo que no se escucha mucho hoy, pero la verdad trae consigo el amor; no podemos separar la verdad del amor (o el amor de la verdad, que es lo mismo). Al ser separados, me refiero al amor y la verdad, ya no es un camino de vida, sino es un camino de error; al separar el amor de la verdad,  el amor deja de ser amor y la verdad, verdad; como veremos.

Veamos bien a que me refiero, la Biblia dice:

No te apartarás, pues, ni a derecha ni a izquierda de ninguna de las palabras que yo os ordeno hoy, para ir en pos de otros dioses y servirlos. (Deu 28:14)

Cuando nos desviamos y separamos el amor de la verdad, estamos fuera del Camino de Dios, no pueden ser separados en el Camino del Evangelio de Rey.

Si lo ves, veraz que es muy precioso el amor de la verdad; es algo que debe ir junto y es algo bello. 


Ejemplo del amor mal entendido:

Cuando sólo predicamos el amor (misericordia) de Dios, decimos algo que está fuera del Evangelio, pues la salvación tuvo un costo y se pagó con justicia (Jesús pagó en la cruz toda la demanda de Dios por el pecado del hombre). Cuando sólo hablamos del amor de Dios, sin querer damos a entender un Dios con una suerte de desidia por tomar decisiones, el bien y el mal poco se diferencian, cosa que no es así. Dejamos de entender que Dios ordenó que toda gente se arrepintiera …

Pues bien, Dios, pasando por alto esos tiempos de ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; (Hch 17:30)

Dios manda el arrepentimiento, es lo primero que debemos hacer antes de obtener la salvación; cuando predicamos un Dios que sólo perdona, dejamos de lado esta importante actividad, antes del perdón, el arrepentimiento. Y también omitimos que Dios no nos quiere ignorantes, es la ignorancia algo que El detesta (pero la entiende).

Un Jesús que es sólo amor, es un amor mal entendido; a él le gusta la rectitud, le gusta que no seamos ignorantes; él es un Camino angosto, que debemos seguir, pero nos podemos desviar a izquierda o a derecha, si en El no permanecemos.

También me gustaría decir, que el verdadero amor, no puede apartarse de la verdad, no están nunca separados, porque el que dijo Yo soy la verdad, dijo que era el Camino al Padre, donde sabemos que Dios es amor. Ósea para llegar al amor del Padre, debemos transitar por la verdad que es Jesús de Nazaret.


Ejemplo de la verdad mal entendida:

Cuando sólo predicamos la verdad, decimos algo que está fuera del Evangelio, pues la salvación tuvo una misericordia por nosotros y fue un regalo de Dios. Cuando sólo hablamos de la verdad, sin querer damos a entender un Dios con una suerte de justicia por sobre todo, el bien y el mal son la base para él, no entendiendo que este árbol fue la base de la caída del hombre. Dejamos de entender que Dios es misericordioso, nos ama por sobre todo y quiere que nos arrepintamos, para nuestro bien …

Encontrar defectos en los demás es más fácil, que encontrar los propios, El Señor nos invita ayudar a los otros, por eso primero debemos sacarnos en casa los defectos, para ser más efectivos en la ayuda.

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no consideras la viga que está en tu ojo? O, ¿cómo dirás a tu hermano: Deja que saque la paja de tu ojo, y he aquí la viga en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.  (Mat 7:3-5)

El Señor nos quiere ayudando al resto, pero si algo no lo has practicado primero contigo ¿Cómo se lo vas a dar a los demás? Primero quiere que empecemos con nosotros, para luego seguir con los demás, en lo que nos ha funcionado.

Cuando sólo se predica la verdad, se está más cerca de satanás, pues es fácil ver el error de la humanidad, y desviar la solución…

Y no es de extrañar, porque el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. (2Co 11:14)

Aunque sabemos que la verdadera verdad, nunca deja fuera el amor, pues si lo dejara fuera, no sería verdad, y por lo tanto, una obra del enemigo.

Y las personas que sirvan a esta verdad disfrazada, se convierten en servidores de una verdad adulterada, que en definitiva es una mentira.

Así que, no es muy extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia, el fin de los cuales será conforme a sus obras. (2Co 11:15)

Y como servidores de la mentira, sirven al enemigo antes que a Dios.


En definitiva, podemos decir de resumen, que la verdad del amor (misericordia) no pueden ser separados; y es de nosotros saberlo; en el camino de la cruz ambos se encuentran, como lo dice el salmo 85, como vemos.

La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron. (Sal 85:10)

En el Camino de la cruz, camino que debe tomar todo cristiano; en la cruz de Cristo se encuentran la verdad y el amor; la verdad al condenar como pecaminoso el pecado, y debe ser clavado en una cruz; y la misericordia de Dios, que en esa misma cruz entregó su Hijo, por amor a nosotros.

¡En la cruz de Cristo se encuentran, la justicia de Dios y la misericordia de Dios!!!

Ahora puedo entender mejor a Pablo cuando dijo:

Pues no me propuse saber nada entre vosotros, sino a Jesús el Cristo, y a éste crucificado. Y llegué a vosotros con debilidad, y con temor y con mucho temblor; y mi palabra y mi predicación no fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del poder del Espíritu, para que vuestra fe no esté en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios. (1Co 2:2-5)

Un abrazo a todos, que en Cristo, Dios el Padre, les de entender esta palabra.

¡Shalom!!!

domingo, 13 de octubre de 2019

¿La carreta delante de los bueyes?






Con este título y esta imagen, comienzo el mensaje, ¿está la carreta delante de los bueyes?...

Hoy y en el pasado, el mundo trata de solucionar los problemas, trata de crear un medio perfecto para el hombre (humanidad); porque piensa que, si el medio es perfecto, el hombre será más feliz y perfecto en la tierra. Esto lo vemos todos los días, y se han creado muchas ideologías, que tratan de hacer un mundo mejor… este no es el problema de los cristianos, hacer un mundo mejor, como primera instancia o prioridad (sino un cambio personal y luego lo exterior) …


¿Qué dice el cristianismo al respecto?

Estaba pensando en la mucha energía que se gasta en aquello; y como cristianos, no siempre estamos tan claros; pero he visto como el mundo pone la carreta delante de los bueyes…quieren solucionar el problema de la humanidad, atacando el medio...

Vamos al principio…

Cuando el mundo era perfecto, el hombre cayó; era perfecto el medio (ver primeros capítulos 1, 2 y 3 de Génesis); pues lo había creado Dios, no había en el mundo defecto alguno; el hombre era inocente; pero igual cayó. No importó la perfección de Dios dada en el medio, y el hombre (Adam) cayó igual. En su entorno todo funcionaba bien, sólo era permitido lo que Dios permitió en el Edén… y cayó la humanidad.

Eso nos hace pensar que... ¿si volviéramos a un mundo perfecto, ahora no caería?

Cuando todo era perfecto el hombre (Adam) cayó, sería ilógico pensar volver a la perfección, sin antes saber que hay algo que solucionar en su interior. 

Ya sabemos cómo cristianos, que este no es el camino, perfeccionar el mundo (sistema), para que el hombre sea mejor…

Cuando todo estaba bien, el hombre cayó; ¿ahora, que NO todo está bien, el hombre se levantará? No es lógico pensar que este sea el camino..., mejorar el sistema no es la opción de Dios.

Dios no lo hace así, lo hace de otra manera...

Dios envió a su Hijo Jesucristo a hacer su voluntad, morir en una cruz y resucitar como hombre; para destruir un hombre caído; y lo resucitó, para construir un nuevo hombre, según la imagen de su Hijo, es decir, según la imagen de Jesucristo.

Su Hijo vino perfecto al mundo imperfecto, y lo venció; lo perfecto vino como un nuevo hombre y venció un sistema imperfecto, y nos enseña a seguir sus pasos. Nosotros somos llamados a vencer el mundo imperfecto que está alrededor, con la perfección que tenemos dentro de nosotros; en la medida que obedecemos a Esto que nos dejó.

Dios quiere cambiar el corazón del hombre, antes que pueda cambiar lo exterior del hombre; Él sabe que la otra forma, cambiar lo exterior primero, es poner la carreta antes de los bueyes; y está muy lejos de ello. No hay solución poniendo la carreta delante de los bueyes, aunque pensemos lo contrario…

No quiero decir que Dios no quiera cambiar el exterior, de hecho, la oración de Padre Nuestro nos dice… “… venga a nosotros tú reino, y hágase tu voluntad en la tierra como se hace sobre el cielo…”, ambas frases nos dicen que Dios quiere cambiar la tierra, pero no antes del corazón del hombre. Él nos enseña, que debemos traer su reino y voluntad en la tierra, porque no siempre el reino y su voluntad, se hacen sobre la tierra.

Tomemos el siguiente ejemplo:

     1)            Tenemos un sistema perfecto, pero el hombre no es perfecto (como actualmente es); si el hombre actual se mueve en un sistema perfecto, al poco tiempo lo corromperá (y no será perfecto); y al transcurso del tiempo, ese sistema tendrá más y más corrupciones…, resultado final… un hombre y sistema imperfectos.

     2)      Tenemos un sistema imperfecto (injusto), pero el hombre es perfecto (como lo es Jesucristo); si ese hombre perfecto se empieza a mover en un sistema imperfecto, al poco tiempo lo irá mejorando, hasta que al final será un sistema perfecto…, resultado final… un hombre perfecto y sistema perfecto.

Esta segunda posición es la que tenemos los cristianos; cambiando el corazón del hombre como Jesús lo indicó.

Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos: fornicaciones, hurtos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaño, sensualidad, envidia, maledicencia, soberbia, insensatez. (Mar 7:21-22)

Como vemos, las ideologías humanas no tienen solución para el hombre, ellas proponen que el medio sea cada vez más perfecto, pero vemos si no hay un cambio del hombre en su interior, eliminando el pecado (hacer mal), no hay solución. Las ideologías, ya sean económico, social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medioambiental u otros relacionados al bien común; no tienen solución ni esperanza para el hombre. Jesús nos trazó un camino, que es en sí mismo; para que la solución sea real, duradera y para siempre.

El sistema humano pone, por sobre todo, hacer un dios en su ideología, pero no es sensato; ese sistema nunca funcionará. En cambio, tenemos a un Dios que debemos seguir, ese sistema si funcionará, y nos dará un camino, verdad (realidad) y vida. Ahora si hay solución para el hombre, ahora hay esperanza para la humanidad.

Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6)

El cristianismo no es un sistema retrogrado, sino un sistema que está adelantado al tiempo del mundo; sabemos que el problema está en el hombre, y la solución debe partir por el interior del hombre. Es ilógico no atacar la fuente de la enfermedad, si la conocemos.

Ponemos la carreta, detrás de los bueyes, como debe ser; y para eso tenemos el camino, es decir, la solución al sistema.

El cristianismo quiere y está atento a cambiar el sistema; pero si no hay cambio del hombre, eso no funcionará; por eso Dios nos manda a cambiar toda alma del planeta, y en esa función estamos hoy y como añadidura el sistema es cambiado. 

Eso es poner los bueyes delante de la carreta, que tengan un buen día.

"Venga a nosotros tu Reino".

Saludos

sábado, 11 de mayo de 2019

¡Quitad la Piedra!


JESÚS dice: ¡Quitad la piedra! Le dice Marta, la hermana del que había muerto: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. JESÚS le dice: ¿No te dije que si crees verás la gloria de DIOS? (Juan 11:39-40)

Hola estimados lectores y amigos, empiezo la enseñanza con estas dos hermanas (Marta y María) que tipifican cada una, un tipo de iglesia, un tipo de reunión en torno a Él. Quitad la piedra, declara Jesús; pero no es escuchado por la primera iglesia; el Señor (ahora con autoridad reprende) a la primera iglesia, y le dice (escuchando la segunda), ¿No te dije que si crees veras la gloria de Dios?

Para ver la gloria de Dios, es necesario creer; primero cree y luego se verás la gloria de Dios, Lázaro resucitado, de 4 días. ¡Gloria de Dios!

¡Creer, en la iglesia que encabezo… mmm … ¡Quitad la piedra, de vuestro corazón! … creer y sólo creer, para ver la gloria de Dios!!!

¡A veces es tan fácil, pero tan difícil… creed en el evangelio!!! Sin creer, es imposible agradar a Dios… pero para el que cree, todo es posible.

¡Quitad la piedra!, dijo el Señor; y es la piedra de incredulidad que debemos quitar en nuestro corazón, para ver la gloria de Dios.

Bueno, había fe en Marta, pero sólo para lo básico, sólo para el fundamento… como lo demuestran sus palabras…

Si bien ambas hicieron la misma afirmación… ¡Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto! 

¡Las dos causaron cosas distintas en el Señor!!!

Marta, en su incredulidad (a partir de creer que Cristo es el Mesías, base de la fe y está muy bien) dijo algo correcto, pero que queda cortó para la situación:

Le dice: Sí, Señor, yo he creído que Tú eres el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo. (Juan 11:27)

Cosa que no le preguntaron..., no le preguntaron Quien es la base de la iglesia; pero contesto  eso, es lo que sabía...

La doctrina correcta nos juega una mala pasada, no nos deja ver lo que El Señor quiere que veamos… vemos a la antigua (odres viejos, si bien el vino es bueno, pero odres que no dejan fluir el vino nuevo). No es eso lo que Jesús le estaba demandado (enseñando), no es Quien es la roca… sino veámoslo…

JESÚS le dijo: Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26)

Y la respuesta doctrinalmente correcta, pero sin poder contra la muerte en ese minuto es… Tú eres el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo.

Pero la respuesta correcta en esta situación, un poco más alta que la respuesta base de nuestra fe…

JESÚS le dijo: Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en Mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26)

Es para meditarla, y creer que no tan sólo es el CRISTO, el Hijo de DIOS, el que viene al mundo; sino que es la Resurrección y la Vida. El que cree en ÉL, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en ÉL, no morirá jamás.

 ¿Crees esto? ... quien lo crea lo disfrutará, quien no lo crea que QUITE LA PIEDRA de su corazón, que el Camino sigue...

Quitad la piedra, y avancemos que para eso estamos; conocer Quien es ÉL, es nuestra vocación. Amén.