martes, 10 de enero de 2023

¿La Biblia la escribió Dios?

 


Un afectuoso saludo a todos mis lectores, amigos y hermanos; hoy quiero analizar esta pregunta ¿La Biblia (Escritura) la escribió Dios?

Podemos decir que literalmente no fue así, no fue Dios que escribió la Biblia, sino hombres que fueron inspirados por su Santo Espíritu, como leemos:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. (2 Timoteo 3:16-17)

Sabemos que la Biblia fue escrita por distintos autores, en diferentes tiempos, en diferentes lenguas, con diferentes profesiones, con diferentes niveles sociales, en diferentes lugares,  etc; pero todos tenían algo en común, eran todos inspirados por un mismo Espíritu de Dios, a pesar de ser muy diferentes, y escribieron en conjunto, un libro armónico, que no tiene contradicciones, nos habla del Camino a Dios y nos enseña la perfección, para estar preparados para toda buena obra.

Ahora hay algo increíble en la Biblia (de hecho, son muchas las cosas increíbles, sólo mencionaré una), es que un trozo de la Biblia, me refiero al Antiguo Testamento, en que fue escrito literalmente por Dios, si como leíste, hay una parte de la Biblia, que por su importancia, fue literalmente escrita por Dios.

¿Qué porción de la Biblia fue, además de ser inspirada, literalmente escrita por Dios? (eso es único, no hay ningún sólo verso de otro libro en el mundo, que haya ocurrido esto).

Los diez mandamientos de la Ley (Torah), estos fueron literalmente escritos por el dedo de Dios para nosotros; eso para que no tengamos duda alguna de su veracidad, validez, eternidad, inmutabilidad, divinidad, sabiduría, etc.

Veámoslo en los siguientes versos:

Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios. (Éxodo 31:18) 

Vemos en el verso anterior, como Dios literalmente escribió los 10 mandamientos de la Ley, lo respalda la Biblia, Dios escribió los 10 mandamientos.

Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.  (Éxodo 34:1)

Vemos por segunda vez, como El escribe los 10 mandamientos.

Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua; y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito según todas las palabras que os habló Jehová en el monte, de en medio del fuego, el día de la asamblea. (Deuteronomio 9:9-10)

No sólo Dios le habló al pueblo las palabras de los 10 mandamientos en el monte; sino que los escribió personalmente en dos tablas de piedra (hoy escribe en tablas de carne).

Ahora no hay que confundirse, no estoy diciendo que la salvación es por medio de la Ley (Torah); sino que los 10 mandamientos tienen tal importancia, que el mismo Dios los escribió, no así el resto de la Biblia, que es muy importante, diría importantísima, pero no fue escrita por Dios, sólo los 10 mandamientos de la Ley fueron escritos por El.

Es importante saber que por medio de la Ley, es el conocimiento del pecado, para no confundirse...

…ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. (Romanos 3:20)

Además, que la ley no fue dada a los justos, sino a los injustos, como lo vemos a continuación…

Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado. (1 Timoteo 1:8-11)

Es importante saber para que fue introducida la ley, para no confundirse; pero me asombra lo importante que es para El, y lo debería ser para nosotros.

Ahora sabemos que hay una proporción de la Biblia que literalmente fue escrita por Dios, esto está en el capítulo 20 de Éxodo.

Los Diez Mandamientos

  Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

[1] No tendrás dioses ajenos delante de mí.

[2] No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

[3] No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

[4] Acuérdate del día sábado para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es sábado para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día sábado y lo santificó.

[5] Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

[6] No matarás.

[7] No cometerás adulterio.

[8] No hurtarás.

[9] No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

[10] No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. (Éxodo 20:1-17)

Bueno, hemos llegado al final del mensaje; quiero desearles que la gracia y la paz (shalom) abunde en ustedes; y que mediten en la importancia de este hecho.

Saludos a todos.

No hay comentarios: