viernes, 14 de septiembre de 2007

¿Que vas a comer?



Hoy como ayer la comida y bebida tiene una relevancia e importancia; a veces desmesurada, por decir lo menos; en las celebraciones de fechas especiales en el mundo. Muchas veces estos acontecimientos culinarios se transforman en verdaderas "idolatrías" hacia la comida y la bebida.

"A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos." 1Timoteo 6:17
Hay un propósito en que Dios nos de todas las cosas; y es que las disfrutemos; de modo que no se trata de ser azeta o masoquista; sino que se trata del debido orden que Dios le da a las cosas y quiere que andemos en El.

Pero yendo un poco más allá de la comida y bebida que todos conocemos; hoy te pregunto: ¿Que vas a comer?
¿Comerás sólo de lo material que sólo sirve para mantener tu cuerpo?
¿O comerás del verdadero alimento que te da vida en abundancia?

Muchos "cristianos" en todo el mundo desconocen y no entienden ni ven; que el verdadero cristiano es aquel que come y bebe de Cristo. Y no me refiero a misas, celebraciones de cenas y ritos religiosos. El hombre que verdaderamente ha comido del verdadero pan de vida, él que realmente está alimentado por la Vida misma, es él que tiene parte con Cristo y con el Padre.

"Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros." Juan 6:53


El Señor ya lo declaró; no importa a cuantas celebraciones religiosas asistas, ni a cuantas misas, ni a cuantos cultos; no importan la cantidad de ayunos, no importan cuantas veladas, no importan cuanto ofrendes, nada de lo que hagas, nada te dará vida; sólo una cosa te vivificará COMER LA CARNE DE CRISTO Y BEBER SU SANGRE.

"El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero".Juan 6:54
Aquí hay una sentencia y promesa gloriosa; el que come de la carne de Cristo y bebe de su sangre; TIENE (en presente y no futuro) VIDA ETERNA. ¿No es extraordinario? TIENE HOY VIDA ETERNA; nuestro Señor lo declara como presente y no como futuro. La promesa es que nos resucitará en el día postrero. Esto es futuro porque aún no ha llegado el día postrero. Los que están buscando vida eterna; deben leer con mucha atención estas palabras de Jesús; y tendrán vida eterna si comen de su carne y beben de su sangre.

"Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida". Juan 6:55
¡Cuanto nos esmeramos, invertimos nuestro tiempo e incluso nos sacrificamos por obtener alimentos que en realidad sólo alimentan nuestro cuerpo!. ¿Cuanto más deberíamos estar dispuestos a obtener esta verdadera comida y esta verdadera bebida? Si realmente creemos, a las palabras de Jesús de Nazareth; que su carne es verdadera comida y su sangre verdadera bebida; esta debe ser nuestra primera prioridad en la vida.


"El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él". Juan 6:56
Nota en el versículo anterior, el tiempo del verbo comer (también puedes verlo en los anteriores). El tiempo del verbo comer está en presente. No dice el que comió, o él que comerá; sino dice "él que come". Esto denota un hoy. Hoy debemos comer ese alimento verdadero; y permaneceremos en él y él en nosotros. Recordemos que el nos dijo "él que en mi permanece lleva mucho fruto". NO hay otra forma de dar frutos sin permanecer en El, ver Juan 15...


¿Cómo puedo y que significa comer este verdadero pan y esta verdadera bebida; que es el cuerpo y la sangre de Cristo?

Esta pregunta es muy importante de contestar y de tener muy clara su respuesta; ya que así caminaremos acertadamente en esta tierra y el fruto será vida en abudancia; y vida eterna.

"Jesús les dijo:
Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás".
Juan 6:35
Aquí el Señor nos muestra la respuesta claramente; el que a él va no tendrá hambre, y él que en El cree no tendrá sed jamás. Jamás significa JAMAS. Comer su carne es venir a El. Beber su sangre significa creerle, es decir, seguirlo y creerle todos los días.
Si hoy tenemos sed y hambre espiritual; quiere decir; que estamos lejos de Jesús y tenemos sed cuando no le estamos creyendo; sino que le estamos creyendo por ejemplo: al mundo, a nuestros razonamientos humanos, al diablo, a filosofías humanas, a religiones, a doctrinas humanas, etc. o incluso creemos en parte, lo que a nuestro loco entendimiento humano nos parece más apropiado de creer; y no buscarlo día a día con las puestas de nuestro corazón abiertas para El de par en par.
¡Comamos y bebamos todos los días de este verdadero Pan del cielo!.

"Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre". Juan 6:27

Trabajad hermano por esta comida que a vida eterna permanece. Trabajad dice el Señor; hay un trabajo que Dios destinó a los hombres que tiene verdadero sentido e importancia. Trabajad por esta comida que es Cristo mismo y que sólo El te puede dar. Recueda que los que siembres segarás, si siembras escasamente, escasamente segaras. Dios no puede ser burlado. El Padre señaló a su Hijo como nuestro sustentador y alimentador; Dios así lo declaró y así es.
"Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará". 2Cor 9:6
Por lo cual "Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo." no seamos insensatos sino entendidos en la voluntad del Señor; aprovechemos bien el tiempo e invirtamos nuestra vida en lo que verdaderamente aprovecha y permanece para eternidad. Ya que esta verdadera comida, a vida eterna permanece. Hoy es tiempo de trabajar en El Señor, vendrá el tiempo de disfrutar de la cosecha en El. Este verdadero trabajo no es en nuestra naturaleza antigua y carnal; sino en el Espíritu desechando lo que nos pesa y estorba en este nuevo Camino que es Cristo mismo.
El que tenga oídos para oír que oiga el llamado del Señor. Amén.
Padre nuestro por tu precioso Nombre; danos HOY nuestro pan de cada día. Amen.-- Rodrigo




PD. Para leer:

Efesios 5

14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.
15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,
16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.
17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.
18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,
19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;
20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
¡Levántate de los muertos!
¿Quienes son los muertos?

"Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos". Mateo 8:22
Les está hablando a personas que duermen entre los muertos y los llama a levantarse de entre los muertos; no les está hablando a muertos sino durmientes y que se levanten de entre los muertos, arriba, arriba, arriba...vamos arriba...
Por lo tanto,
Despierta tú que duermes, y levántate de los muertos y te alumbrará Cristo.

No hay comentarios: