sábado, 26 de junio de 2010

¿Y como distinguirlos?


¿Y cómo lograremos distinguir los verdaderos seguidores de Jesús de Nazaret?
Hoy por hoy, son muchos los que a grandes voces y ruidos, claman por ser observados como seguidores de Jesús de Nazaret. Pero ¿Qué hay de verdad en eso? Hoy son muchos, que emprenden grandes obras y quieren ser observados como verdaderos seguidores del Maestro. ¿Y que verdad hay en eso? Hoy hay muchos que con grandes doctrinas y enseñanzas, claman que son los verdaderos seguidores del Cristo. ¿Y que verdad hay en eso? Hoy por hoy son muchos los pavos reales que con sus plumas de colores quieren atraer e impresionar a las masas incautas declarando que por ellos pasa la unción del Dios verdadero. ¿Y que verdad hay en ello?

Los verdaderos discípulos del Jesús no se distinguen por su color, no se distinguen por su lengua, no se distinguen por su nación; ellos no se distinguen en su forma de vestir, ni en su forma de orar, no son los verdaderos necesariamente los que se reúnen en templos, ni los que se reúnen fuera de ellos, no son verdaderos los que dicen serlo de sí mismos. Ni son verdaderos los que más gritan, ni tampoco lo son la mayoría, no son los verdaderos seguidores los que cantan y cantan, ni por mucho saltar son los escogidos. No son los letrados, ni lo son los cultos; no son los pobres ni lo son los ricos; no los son los religiosos, no lo son los paganos; no lo son los viejos, n lo son los jóvenes; no son de aquí, ni son de allá; sino que le pertenecen al Eterno que y vivirán en eternidad.

¿Y cuales son los verdaderos seguidores de Jesús?

Tanto tiempo ha pasado que ya hemos olvidado su principal característica, tu Señor lo enseñaste y lo declaraste hace tanto, y este mundo ya lo olvidó, incluso muchos que de ti alardean. Todos como un circo sin propósito tratan de atraer las personas a sus espectáculos, sus filas quieren engrosar y se olvidan de lo principal.

Si tú quieres conocer un verdadero discípulo de Jesucristo el Señor, sólo hay una característica que debes observar; si, sólo una es la principal característica y sin ella, no hay multitud de palabras que te puedan engañar. Es simple es sencillo, pero imposible de imitar; nuestro Padre lo hizo sencillo pero el mismo Diablo no puede lo puede suplantar.

Conoce amigo mío lo que nos distingue, y no te confundas con nada más:

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Juan 13:35

El amor, el amor y sin El, nada hay; el amor, el amor que nuestro corazón llenará. No hay otro atributo más importante y fundamental, que las huestes de tinieblas no lo pueden soportar. El amor, el amor que nuestras vidas llenarán, y junto a nuestro Padre y su Hijo eternamente nos hará habitar. El amor, el amor que si El, nada hay, el amor el amor que nos edifica cada día , para en Tu presencia estar.

2 comentarios:

Steve Finnell dijo...

you are invited to follow my blog

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

you too, thank.