domingo, 15 de enero de 2017

¿Quiénes tienen la mente de Cristo?

El siguiente mensaje ¿Quiénes tienen la mente de Cristo?, es la respuesta a una enseñanza errada de una persona que dice enseñar la Palabra de Dios en un chat cristiano, pero por ignorancia, inmadurez y/o arrogancia, no distingue ni lo básico que es necesario distinguir, que demuestre  tener encomendada tal misión de enseñar, de parte del Señor.

 ¿Qué es la Mente de Cristo y quienes la adquieren? No diré el nombre de tal persona, pues él tiene aún la oportunidad de arrepentirse de su error; por tal motivo, mantendré su anonimato; aunque, sus erróneas afirmaciones, es algo que nos servirá para entender un poco más, los errores de muchos religiosos en las cosas del Señor, errores  que hoy se predican sin entendimiento espiritual, aunque con mucha letra Bíblica, pero fuera del Espíritu de la Biblia. Estas personas, son muy peligrosas para los hermanos que se están iniciando en este Camino; pues enseñan, sin antes haber sido enseñados por el Señor, y lo demuestran al no distinguir algo básico para un maestro del Señor, como es  la Mente de Cristo. Y al enseñar afirmando conocer la Palabra de de Dios, sin entenderla, conducen a errores a los hermanos que están comenzando este Camino. Pues a lo más, enseñan Biblia, pero ignorando la verdadera Palabra del Señor que es en Espíritu y en verdad.

Cito en forma textual, afirmaciones de esta persona:

“Según la Palabra de Dios los que tienen la mente de Cristo son Sus hijos renacidos, es decir, los que tenemos el Espíritu que proviene de Dios, el Espíritu Santo 1Co.2:6-16.”

“En ninguna parte de la Palabra de Dios dice que debemos nosotros alcanzar la mente de Cristo. Por el contrario dice que YA la tenemos, todos los que fuimos bautizados por el Espíritu Santo y a todos a los que se nos dio a beber el mismo Espíritu”

“A lo cual te digo que no tengo mente de superstición sino mente de Cristo que aborrece la idolatría y la mesa de los demonios”

“…y te dije que ya tenemos la mente de Cristo, lo dice la Palabra de Dios. Estás torciendo la Palabra para respaldar tu error”

Bueno, esta persona ha dicho muchas barbaridades (aparte de lo citado), de las cuales no me referiré en este mensaje, pues creo que lo básico es demostrar que si no se distingue lo básico de la mente de Cristo (demás estar en exponer el resto de sus errores). NO distinguir la mente del Mesías significa no tenerla, y por lo tanto, se está enseñando desde la mente de Adam (humana), lo cual resultará obvio.

Recordemos que esto se inicia de una cita del Apóstol Pablo, en su carta a los Corintios 2:16 donde afirma “Pero nosotros tenemos la mente de Cristo”, muchos interpretan que esto se refiere a todos los hermanos que han nacido de nuevo, veremos en este mensaje si ¿Es esto así? Y si no es así ¿A quienes se refiere Pablo?.

Copiemos lo mismo que esta persona cita, para defender su errada posición; y desde su misma cita, veremos si es así como él afirma, que todos los hermanos tienen la mente del Mesías (Cristo):

1Cor 2:6-16  “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez, pero una sabiduría no de este universo ni de los gobernantes de este mundo, forzados a desaparecer;  (7)  sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la cual ha sido escondida, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,  (8)  la cual ninguno de los gobernantes de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.  (9)  Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios preparó para los que lo aman, (10)  pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios.  (11)  Pues ¿quién de los hombres sabe lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también, nadie ha conocido las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.  (12)  Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos concedió gratuitamente.  (13)  Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, adaptando lo espiritual a lo espiritual.  (14)  Pero un hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad, y no puede entenderlas porque se han de discernir espiritualmente.  (15)  En cambio, el espiritual juzga todas las cosas, pero él no es juzgado por nadie.  (16)  Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién lo instruirá? Pero nosotros tenemos la mente del Mesías (Cristo)”.

Si te fijas en el texto citado por esta persona, en el primer verso está exponiendo literalmente quienes tienen la mente de Cristo “…los que han alcanzado madurez;”  es muy claro, los que han alcanzado madurez en el Señor, son los que tienen la mente de Cristo; es decir, Su entendimiento. Muy por el contrario a lo que se afirma, que todos los nacidos de nuevo ya tienen la mente de Cristo; que es algo que puede sonar muy atractivo a los hermanos que se inician en este Camino, pero es un error que nos puede costar muy caro, por la imprudencia y/o soberbia a la que los puede arrastrar.

Cuando Pablo dice “nosotros tenemos la mente del Cristo”, lo dice desde la perspectiva de quienes han alcanzado madurez espiritual, pues hablan una sabiduría no de este universo, es una sabiduría en misterio, para nuestra gloria (nota que no sería misterio si cualquiera que lee la Biblia la viera y entendiera inmediatamente).

Si seguimos leyendo los versos que vienen a posterior a esta afirmación de Pablo 1Cor:16 “nosotros tenemos la mente del Cristo”, es decir, en el siguiente capítulo, veremos aún más claro que no todos los hermanos a los cuales se dirige Pablo con esta epístola, tienen la mente de Cristo aún, leamos por favor:

1Cor 3:1-2  “Y yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en el Mesías.  (2)  Os di a beber leche, no alimento sólido, porque no erais capaces, ni aún ahora sois capaces.”

Claramente, estos nacidos de nuevo de Corintios, no eran aún espirituales, es decir, aún se conducían por la carne; lo que significa que NO tenían aún la mente de Cristo aún, la cual es espiritual. Pablo los llama niños en Cristo (Mesías), es decir, no han alcanzado aún madurez en Cristo, y obviamente su mentalidad aún no es la de Cristo, sino la de niños inmaduros; y esto se hace notorio en la incapacidad de comer alimento sólido, de lo cual aún no son capaces, pues les falta crecer y madurar.

En lo anterior, vemos una segunda razón contundente para no confundirnos y pensar que todo aquel que ha nacido de nuevo ya tiene la mente de Cristo, error muy grave en mi entender, por las consecuencias que puede tener este error de ignorancia y/o arrogancia. Y lo más grave, es que una persona que enseña sin distinguirlo, es que claramente no tiene la mente de Cristo (pues si la tuviera la distinguiría de su mente natural).

Esta persona, como pueden ver sus citas, está predicando de la palabra de Dios, sin entender la palabra de Dios, es decir, no está predicando la palabra de Dios verdaderamente, sino lo que su mente natural entiende de la Biblia, lo que es errado; pues las cosas espirituales se han de discernir espiritualmente. Pues la Palabra de Dios nunca ha dicho que la mente de Cristo se tiene al hacer nacido de nuevo inmediatamente, sino que después de abandonar el estado de niñez en Cristo, al alcanzar la madurez alcanzamos su mentalidad.

Voy a ir a otro texto, como tercer argumento,  donde se muestra claramente que es necesario un cambio de mentalidad (entendimiento) para poder madurar y pensar como el Señor.

Rom 12:2  “No os adaptéis al mundo, sino sed transformados por la renovación de la mente, para que comprobéis cuál es la voluntad de Dios: Lo bueno, lo aceptable y lo perfecto.”

Pablo acá nos enseña que debemos ser transformados por la renovación de nuestra mente; es decir, debemos renovar nuestra forma de pensar (mentalidad). ¿Y qué otra cosa es esto, más que alcanzar la mente de Cristo?

Obviamente hermanos, es eso lo que el apóstol nos quiere enseñar, a que debemos alcanzar esa mentalidad, es decir, alcanzar Su madurez y de esta forma somos transformados a su imagen.

Bueno, esta persona ha dicho muchas barbaridades más y usando la Biblia como respaldo, pero sin su entendiendo (de las cuales no vale la pena por hoy refutar), y de sus exposiciones cegadas concluye acerca de mí, a lo cual muchos hermanos dijeron amén:

“Por favor no sigas empleando con maestría las artimañas del error”.

Si en lo personal tengo algo de maestría, es sólo en lo que he sido enseñado por el Señor, sólo en eso, ni un milímetro más de ello; pues en mí mismo, soy siervo inútil; pero en El todo lo puedo que me fortalece. ¡¡¡Gracias Señor, a ti sea la gloria!!!

Gracias hermanos por vuestra atención de este importante tema, y que hoy se mal enseña muchas veces, haciendo el enemigo de esta forma creer a los hermanos menores,  que ya tienen la mente de Cristo, y en realidad aún no la alcanzan, pero si deben obtenerla. Esto es semejante como cuando un niño cree ya saber conducir el vehículo de su padre, y lo saca a escondidas, y lo pone en marcha y luego… ¡Dios los guarde, al conductor y los que están a su paso!


¡¡¡Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez, pero una sabiduría no de este universo ni de los gobernantes de este mundo, forzados a desaparecer;   sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la cual ha sido escondida, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria!!! Amén.

2 comentarios:

Sol Garay dijo...

Al Padre de Jesús Cristo las gracias.

Buenas tardes Rodrigo.

Siempre que puedo, leo con interés tus notas.

Lamentablemente los que creemos en Dios, por medio de Jesús Cristo, muchas veces estamos solos… pues cuando nos acercamos con entusiasmo a aquellos que creemos conocen al Padre, nos desilusionamos grandemente.
Pero es que las mayores instituciones de cristianos a nivel mundial, enseñan un mensaje errado! Y hasta se compara al papa con Pedro!, hay realmente muchas aberraciones entre los grandes predicadores.
Pero ya lo advirtió Pablo cuando dice: “Pero me temo que así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así también los sentidos de ustedes sean de alguna manera apartados de la sincera fidelidad a Cristo…” (2 Cor. 11:3), o en otra traducción dice “temo… que las mentes de ustedes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo”.
Y sigue “porque si alguno llega predicando a un Jesús diferente del que les hemos predicado….ustedes lo toleran bien”…

Y creo que ese es el gran problema entre los Cristianos, no seguir fielmente las enseñanzas que encontramos en los cuatro evangelios. No digo que no se asista a las instituciones que se predica a Jesús, porque seguramente haya casos de fidelidad y de verdadera transformación para bien; pero quien realmente desee conocer a Dios, lo debe hacer por medio de Su hijo, de Sus propias palabras (en La Biblia) y practicar eso que El enseña. Eso es sencillo, eso es ser como niños. Buscar a Dios sin prejuicios, vacíos… Sabiendo que El conoce que lo que hay en los corazones….y Dios se va a encargar de iluminar y guiar a quienes den ese primer paso.

Saludos y bendiciones.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Hola Sol, muchas gracias por tu comentario, es realmente un gusto oír tus palabras; bueno, el Señor nos invita a seguirlo día a día, y en eso hay gran ganancia, nunca seremos defraudados. El camino del amor, puede ser un camino muchas veces anónimo, pero bien conocido por nuestro Padre y Señor; así que sigamos adelante que cosas maravillosas nos esperan en El.
Un gran abrazo y la gracia y paz del Señor sean contigo.