domingo, 9 de julio de 2017

Como a ovejas en medio de lobos.

El mensaje de hoy es muy cortito; pero creo que es importante considerarlo muy seriamente; pues veremos que no es el medio más seguro de una oveja, el estar en medio de lobos; y las ovejas deben aprender esta delicada misión.

Cuando el Señor Jesús hablaba a sus discípulos, les dijo que él los enviaba como ovejas en medio de lobos (lo mismo es hoy a nosotros); yo creo que todos hemos escuchado eso; y nos asombramos del poder de Dios al enviarnos como ovejas en medio de lobos, y no sufrir daño. Pero después de analizar un poco el texto y ver las malas experiencias de algunos hermanos, me di cuenta de algo que a lo mejor tu ya lo sabes, pero yo en lo particular, no lo había visto ni llamado mucho la atención, que el tema es más que sólo eso; hay algo más que debemos saber y practicar.

 Para seguir el mensaje, copio el texto asociado primero:

He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed pues prudentes como serpientes, y inocentes como palomas. (Mat 10:16)

Si leemos completo el versículo asociado en el evangelio de Mateo; vemos que al enviarnos, el Señor, como ovejas en medio de lobos (recordar que el lobo se alimenta de ovejas con mucho gusto, a menos que algo lo impida), el Señor nos da dos consejos que no debemos ignorar; al contrario debemos recordar para poner en práctica, y no recibir mordiscos innecesarios, fuera de su voluntad.

Sed prudentes como serpientes: Es increíble este consejo, pues nos muestra en primer lugar, que la Biblia al usar el comparativo a una serpiente, nos enseña que no siempre la serpiente representa a Satanás, en este caso nos anuncia una cualidad positiva de la serpiente que es la prudencia (frónimos = prudente, precavido), es decir, estar atentos para no recibir daño innecesario. No hemos de confundirnos con la palabra astucia (panourguia) de la serpiente; pues algunas traducciones erradamente lo traducen de esa manera, es decir, erradamente traducen sed astutos como serpientes; cosa que no dice la Biblia en este texto en particular.
De este primer consejo, debemos tomar nota y pedir que el Espíritu Santo nos de mayor entendimiento; pues yo veo que como creyentes no sólo debemos creer que el Señor nos protege como a ovejas en medio de lobos, sino también debemos creer que si no actuamos como él nos pide (con prudencia), será difícil que se pueda cumplir esta promesa en forma completa, pues nos habremos salido del consejo de Dios, al no cumplir nuestra parte.
Veo que muchas veces recibimos unos desagradables mordiscos de estos lobos, pues no actuamos con prudencia, como es el consejo del Señor, ¡sino que actuamos en una forma imprudente!!!
No se trata de la prudencia humana, sino de la prudencia que nos enseña él; apartándonos del mal.

No seas prudente en tu propia opinión; teme al SEÑOR, y apártate del mal; (Pro 3:7)

Sed inocentes como palomas: Este es el segundo consejo del Señor para andar en medio de lobos; ser inocentes (sencillos, ingenuos), si no queremos tener otro desagradable encuentro con los lobos (fuera de la voluntad del Señor), es que debemos recordar ser inocentes, es decir, sencillos, limpios, puros para el mal.

Recapitulando vemos como el primer consejo, nos hace ser prudentes, y evitar el mal; el segundo consejo nos enseña a ser inocentes en el mal.


Creo que el siguiente texto del apóstol Pablo nos puede ayudar; lo copio:


mas quiero que seáis sabios (prudentes) en cuanto al bien, e inocentes en cuanto al mal. (Rom 16:19)

Debemos andar como ovejas en medio de lobos, por lo tanto, con prudencia e inocencia; es decir, haciendo el bien con sabiduría, y evitando el mal en inocencia; esta es la manera que el Señor nos protege en medio de los lobos; es algo que no debemos ignorar; si no queremos tener una experiencia desagradable innecesaria.

No debemos olvidar, que las palabras del Señor debemos conocerlas completas, pues conocerlas en parte, nos pueden traer malos resultados, es el caso de confiarnos que andamos en medio de lobos y nada nos pasará, pero actuamos con imprudencia y en forma poco inocentes; eso no nos traerá la protección prometida; cuando el Señor nos manda a estar en medio de lobos; también nos enseña sus técnicas; para tener éxito en la misión.

Como ustedes pueden seguir leyendo a continuación Mateo 10:16-23; habrán también experiencias desagradables en la carne con estos lobos; pero serán necesarias para el testimonio de la palabra de Dios; estas experiencias han sido y serán grandes oportunidades de crecimiento del la verdad en esta tierra; y estas experiencias serán dadas a quienes sean digno de recibirlas. Pero no debemos fabricarlas nosotros, sino que debemos andar con prudencia y inocencia en medio de lobos, como lo aconseja el Señor, hasta que nos sea dado que suframos por El y el evangelio, en su voluntad.

Un abrazo a todos, y les copio el texto completo:

He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed pues prudentes como serpientes, y inocentes como palomas. Y guardaos de los hombres, porque os entregarán en concilios, y en sus sinagogas os azotarán; Y aun a príncipes y a reyes seréis llevados por causa de mí, por testimonio a ellos y a los gentiles. Mas cuando os entregaren, no os apuréis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado qué habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros. Y hermano entregará a hermano a la muerte, y padre a hijo; y los hijos se levantarán contra sus padres, y los harán morir. Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Mas cuando os persiguieren en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de andar todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del hombre. (Mat 10:16-23)

¡La gracia y la paz (shalom) de nuestro gran Padre y Señor; a todos sus hijos!!!









2 comentarios:

Sol Garay dijo...

Al Padre de Jesús Cristo las gracias.
Buenas tardes Rodrigo. Estoy muy de acuerdo contigo y es muy sabio lo que dices de tener en cuenta la frase completa de Jesús, pues Su consejo es que andemos con prudencia y sencillez, de esa forma, si nos toca estar en medio de lobos, saldremos ilesos, pues seguimos Su buen consejo.
Cuando empecé a conocer a Jesús, creí que nada malo me pasaría, que estaba bajo su absoluta protección... con el tiempo me di cuenta que, no es que nada malo me pueda suceder, sino que, si algo malo me sucede (y permanezco en El, siguiendo su buenos consejo, etc…), El me ayudará a salir adelante y a salir victoriosa a pesar de la caída. Asi lo entiendo hoy. En los salmos se ven muchos ejemplos de esto, como por ejemplo "yo estuve muy enfermo, y El me levantó". No es que no podamos caer en algún mal (como por ejemplo una enfermedad), sino, que si permanecemos en El, El nos levantará.
Bendiciones :)

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Gracias Sol por tu buen comentario, es verdad lo que compartes; lo que el Señor son verdaderos discípulos, es decir, verdaderos cristianos que lo siguen donde quiera que él va.

Me gustaría que me envíes un email o me des tu dirección para poder tener tu contacto; un abrazo en la gracia y paz del Señor.