viernes, 14 de julio de 2017

¿Que es ser un verdadero cristiano según la Biblia?

Con el título de este mensaje ¿Que es ser un verdadero cristiano según la Biblia? quiero llamar tu atención, para que podamos reflexionar juntos ¿qué es realmente un verdadero cristiano?; ¿Cómo lo podemos definir?; ¿Cómo lo podemos reconocer?; ¿Son todos los que se dicen ser verdaderos cristianos? Y por último, la pregunta más importante que nos podemos hacer ¿Somos realmente nosotros verdaderos cristianos?, creo que esta es la pregunta más importante que debemos responder honestamente, de modo de no engañarnos y corregir el rumbo, si es que fuese necesario, y poder así poder mejorar.

Como es mi costumbre, no quiero ir a la literatura ni a los diccionarios para definir lo que es realmente un verdadero cristiano, sino que usaremos la Biblia, que es la herramienta adecuada con la que podremos llegar acertadamente a la verdad.

Lo primero que debemos recordar, es de donde se originó el nombre cristianos; y si nos aplicamos un poquito, vemos que la Biblia nos narra la historia de cuando se usó este nombre por primera vez en la historia y a quienes fue dado. Veámoslo en el siguiente texto:

Y partió a Tarso para buscar a Saulo, y habiéndolo hallado, lo llevó a Antioquía. Y sucedió que se reunieron con la iglesia aun por un año entero, y enseñaron a una multitud considerable, y los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquía. (Hch 11:25-26)

Del texto anterior, vemos que son los discípulos de Jesús de Nazaret, quienes fueron llamados por primera vez cristianos en Antioquía (ciudad en el mediterráneo) en el primer siglo. Es importante notar esto, por eso lo repito, son los discípulos del Señor Jesucristo, quienes recibieron el nombre (apodo) de cristianos, en el primer siglo, en los comienzos de la iglesia en esa ciudad (Antioquia). Antes de esto, su nombre era de discípulos de Jesús el Cristo Desde ese momentos, se les llama también cristianos a los discípulos, es decir, cristianos y discípulos son sinónimos Bíblicos.

Teniendo en mente lo anterior, quiero citaros lo siguiente:

Y decía Jesús a los Judíos que le habían creído: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; (Juan 8:31)

Del texto anterior, podemos hacer un simple reemplazo lógico de discípulo por cristiano (como vimos que son sinónimos Bíblicos) y veremos lo siguiente:

Y decía Jesús a los Judíos que le habían creído: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis cristianos (discípulos); (Juan 8:31)

Del texto anterior, obtenemos una excelente definición de lo que es verdaderamente un cristiano, de la boca de nuestro Señor Jesús; un verdadero cristiano es quien permanece en su palabra, es decir, es aquél discípulo que permanece (en griego μένω méno: quedarse, hacer escala, esperar, morar, durar, perdurable, permanecer, permanente, perseverar, persistir, posar, quedar, retener, vivir).

Ahora quiero citar nuevamente el texto, para obtener una definición completa:

Decía entonces Jesús a los judíos que le habían creído: Si vosotros permanecéis en mi palabra, sois verdaderamente mis discípulos (cristianos); y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. (Juan 8:31-32)

Un verdadero cristiano, es quien ha creído en Jesús, y permanece en su palabra; siguiéndole.

Notemos como es necesario primero creer en él, y luego también seguirle a través del permanecer en su palabra; ese es quien es realmente su discípulo, es decir, el verdadero cristiano. Le cree, le escucha (su palabra) y le sigue. Luego de este proceso continuo; viene el conocimiento de la verdad; y este conocimiento nos va haciendo libres!!!

Ahora que tenemos una definición mucho más Bíblica de lo que es realmente un cristiano; podemos ver a nuestro alrededor y en nosotros mismos; ¿Cuan cristianos somos?, ¿Son todos los que se dicen cristianos, verdaderos cristianos, según lo que Jesús enseñó?.

Bueno creo que lo más importante, es mirarnos a nosotros mismos, pues es el primer lugar en el que podemos corregir y mejorar en forma más efectiva y de impacto personal y en nuestro medio.

Si hemos creído en el Señor Jesús; debemos buscar, llamar y pedir su palabra, día a día (pan diario); para poder permanecer en ella, es decir, obedecerle; de ese modo iremos conociendo la verdad, y la verdad nos va libertando. No hay otra manera de ser un verdadero discípulo de Jesús, sin partir con la fe en él y en su palabra.

Así vemos lo que realmente es ser un cristiano, un hombre que sigue día a día la Palabra de Dios (Jesucristo), y vemos como cada día es más libre de errores, engaños, prejuicios, rencores, odiosidades, mentiras, egoísmos, fornicación, impurezas, lascivias, idolatrías, hechicerías, hostilidades, contiendas, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías, envidias, borracheras, orgías, y cosas como éstas; es decir, va siendo cada día más libre del pecado!!!

Como lo podemos ver en los versos siguientes que nos enseñó el Maestro:

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo el que practica el pecado es esclavo del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo queda para siempre. Así que, si el Hijo os liberta, seréis verdaderamente libres. (Juan 8:34-36)

La gracia y paz (shalom) de nuestro Padre y Señor; sea con todos ustedes; los que le creen y le siguen; amen.







No hay comentarios: