jueves, 8 de noviembre de 2007

Pero sólo una cosa es necesaria



Gracia y Paz de nuestro Padre y Salvador,a mis queridos hermanos de esta común fe, que es más valiosa que el oro puro; y que cualquier cosa preciosa en esta tierra.


A los que participan de este precioso y grandísimo llamado, mis cariños en el Soberano y Eterno; en el cual y por el cual, todas las cosas subsisten. Amen.

Estoy contento hermanos, con nuestro Dios y Señor que nos está removiendo y no nos deja quedar dormidos, por su misericordia; hoy les comparto la siguiente palabra, en la gracia de Dios; para que sea de claridad y alimento a nuestras almas. Y para que nuestras oraciones sean más certeras en la voluntad de nuesro Padre.


Que el Espiritu Santo, nos alumbre nuestro entendimiento y veamos con mucha claridad, las palabras de nuestro Señor Jesucristo, nos dice:
"Pero sólo una cosa es necesaria", si hermanos sólo una cosa nos es necesaria, y debemos escogerla...
Les comparto del Evangelio de Lucas en el capitulo 10, cuando Jesús fue recibido por Marta en su casa.

Jesús, en casa de Marta y María
38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
Este acontecimiento que ocurrió, nos enseña que hay dos mujeres creyentes en Jesús, Marta y María. Marta recibió a Jesús en su casa; la casa de Dios somos nosotros; es decir, dice que Marta recibió a Jesús en su corazón; fue una mujer que le creyó y le recibió. Estas dos mujeres nos enseñan en dos estados de iglesia; siendo ambas amadas por Jesús; veremos que hay cosas importantes que destacar.

39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.
María sentada a los pies de Jesús OÍA SU PALABRA, oía las palabras de Jesús sentada a sus pies (sentarse a los pies es una muestra de humildad, confianza y familiaridad); es importante ver que María estaba sentada a sus pies, atenta a sus palabras. Además, estar sentado nos habla de REPOSO y DESCANSO.

40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.
Marta es la mujer que recibió a Jesús en su casa, es una mujer creyente; y ella atareada y afanada por la cantidad de cosas que tenía que hacer. Imaginate que entre las cosas que estaba haciendo, muchas deben haber sido para servir a Jesús mismo. Imaginate lo importante que deberían haber sido todas las cosas que estaba haciendo. Pero sólo hay una cosa más necesaria que servir a Dios, y esta es OÍRLO y CREERLE.

Se molesta Marta con su hermana, que sentada junto a Jesús escuchaba sus palabras; y le replica a Jesús. Señor ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude . Primero lo trata como Señor, esto confirma que Marta lo reconoce como Señor de su vida. Luego le reclama una aparente injusticia; que Jesús no le dijo a María que ayudara. Luego hay una petición de Marta al Señor. "Dile que me ayude"

41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.
Respondió el Señor; Marta Marta (decir dos veces Marta es como decirle Marta despierta ó Marta pon atención); primero afanada y luego turbada. No hay paz en tu corazón; no hay descanso en tu alma; los afanes no te dejan descansar y no dejas tiempo ni espacio para lo único necesario y valioso. Nota que Jesús no habló a Marta hasta que está le instó a que reprendiera a su hermana a ayudar; Marta en sus preocupaciones y afanes (muchos de ellos muy legítimos y necesarios humanamente hablando), no podía ver ni escuchar la Verdad. Se produce una paradoja; Marta entre todas las cosas que está haciendo; algunas de ellas sin duda son para servir al mismo Señor; pero Marta no ve el valor de las cosas ni la voluntad de Dios. Marta sirve a Dios a ciegas, sin llegar a su corazón; Marta se pierde el gozo de la comunión con Jesús. Marta tiene la vista muy corta "Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo". 2 Pedro1:8 Marta no estaba conociendo a Jesús, nuestro Señor...
42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Hermanos todos; SOLO UNA COSA NOS ES NECESARIA, si querido hermano; SOLO UNA COSA NOS ES NECESARIA. Me gustaría gritarlo por las calles, gritarlo a todo pulmón por esta tierra. Pero sólo pasaría por un loco; pero veraz... ("Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente" 1Cor2:14). Hermanos, sólo una cosa nos es necesaria antes de todas las cosas que nos afanan y turban; tomemos de esa única cosa que nos es necesaria, antes que cualquier otra cosa, por necesaria que se vea. Esa única cosa necesaria es "SENTARNOS A LOS PIES DE JESUS Y OÍR SUS PALABRAS" Siempre habrá muchas cosas que hacer y los proyectos no faltarán; pero es nuestra decisión y elección; creerle estas palabras al Señor o perder la buena parte.

Hermanos, el que no descubre este secreto; se pierde de lo mejor que nuestros Señor nos tiene preparado. Y el fruto de esta "única cosa necesaria" que debemos escoger; obtendremos ganancia y ganancia eterna. No será quitada, es decir, será eterna. Recuerda que todo lo material es transitorio y peajero; aquí el Señor nos enseña el Secreto de obtener ganancia eterna, fruto eterno; no sólo vida eterna que Marta ya tenía al haberlo recibido en su casa, es decir, haberle creído y recibido en su corazón.

María "escogió" la buena parte. Nota que hay una decisión que tomó María ya que pudo ver esa "buena parte". Marta no la veía, y se afanaba por muchas cosas...
¿Cuantas cosas hoy nos afanan hermanos?

¿Cuantas cosas hoy nos turban?

¿Cuantas obras estamos haciendo para nuestro Señor, pero lejos de sus pies?

¿Cuanto fruto tenemos acumulado en los cielos, por la fe?

"Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada"


Escojamos hermanos la "buena parte", y sentémonos a los pies de Jesús a OÍR SU PALABRA; esto nos dará la "buena parte", que no nos será nunca quitada; la verdadera riqueza que es más preciosa que el oro puro. Amen.

Hoy hay dos tipos de iglesias: Una es Marta y la otra María. Escoge la buena parte, para que participes de la excelencia de Dios.

Que Dios los bendiga, en el Amado.

Rodrigo


PD. Para leer:

2 Pedro 1
Partícipes de la naturaleza divina
3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,
4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;
5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;
6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;
7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.
10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.
11 Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
12 Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente.

No hay comentarios: