domingo, 31 de agosto de 2008

Como descansar...


Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera. (Mat 11:28-30)

Cuando leemos esta promesa de nuestro Señor, nos acordamos que tenemos en él un reposo, es decir, un descanso prometido a nuestras almas. ¿Lo estamos experimentando? Si es así, gloria a Dios. Si no es en plenitud aún, mira recuerda esta promesa y por favor pon atención:
Si estás cansado y tu cansancio es sólo de tu cuerpo, mira creo que lo mejor que puedes hacer es dormir y descansar, y recuperaras las energías que te faltan. Y eso también es importante, no lo desprecies...

Si por el contrario, no es con dormir y descansar, que se alivia tu cansancio, fatiga y carga; quiere decir, que eres un candidato a escuchar:

"Venid a mi" nos dice el Señor, en algún momento nos hemos descuidado y apartado un poco de su ruta, es decir, de El. Ahora, él te dice TOMAD mi yugo, NO dice TE PONDRÉ mi yugo; sino TOMAD, es algo voluntario y no impositivo; es algo que debemos hacer en fe, y entendiendo que nos dará ese descanso que tanto anhelamos, nos aligerará la carga que hoy llevas y te tiene curcuncho (jorobado). Pero no sólo te dice, tomad mi yugo, sino que añade algo que debemos aprender, ¡si aprender!; es algo que debemos imitar de El, que es manso y humilde de corazón; y entonces, la promesa se cumplirá en tu alma; su yugo es fácil (bueno, benigno, útil, mejor) y ligera es su carga. Sin mansedumbre ni humildad, no dice que la carga sea ligera y el yugo fácil. Sino que dice "Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí" (ambos a la vez).

Con que facilidad muchas veces tomamos nuestros propios yugos, y desechamos el que él nos ofrece...¿?Eso es lamentable para nosotros, ¿quiere decir, que debemos aún estar más agotados para creer, obedecer y entender? Que no sea así, ya que no nos hacemos ningún favor; ni a los que nos rodean tampoco...

Nota que llama a TODOS los que estén cargados y cansados, no a algunos; no hay nadie excluido sino aquellos que no quieran participar de su yugo a la ETERNIDAD, PROSPERIDAD VERDADERA y AMOR.

Fíjate que la palabra yugo, es zugós en griego, es decir, lo que todos entendemos por yugo; (de la raíz de ζεύγνυμι zeúgnumi (unir, espec. mediante un «yugo»); unión, uncir, yugo, i.e. (fig.) servidumbre (ley u obligación); también (lit.) travesaño de la balanza (como conectando) los platos:-yugo). Que precisamente significa que ya no haces tú voluntad, sino la del que conduce tu vida, es muy práctico ver como las yuntas de bueyes, sólo pueden estar bajo un sólo yugo, y no dos yugos a la vez ¿No es verdad?. Para estar bajo el yugo de Cristo debemos dejar todo otro yugo en nuestras vidas (almas), es decir, todos nuestros afanes, preocupaciones, anhelos, desvelos, proyectos, etc, etc. a sus pies, y él tendrá cuidado por nosotros cada día; ¡no hay por donde perderse!, ¿acaso preferimos uno difícil y pesado o uno ligero y mejor?

Padre nuestro y Señor, habla a nuestros corazones y enseñanos tomar tu yugo; y aprender de ti Señor, tu mansedumbre y humildad. Amen.

Un abrazo, de un hermano que los quiere en el Señor, y que no quiere ver a ninguno cansado y cargado.

Rodrigo


PD. ¿Que necesitamos para poner en práctica estas obras, es decir, la obra de Dios?
Necesitamos creerle a Jesucristo, a quien Dios ha enviado...es muy claro...sin creerle no podremos obedecer...sin obedecer, no obtendremos lo prometido...

Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado. (Juan 6:28-29)

El que nos quiere ver cansados y cargados no es Dios precisamente, sino el enemigo. Cuando escuchamos la voz del enemigo y somos engañados por sus mentiras, no podremos sacar ni un gramo de nuestros hombros, porque Satanás nos quiere mal. Cuando le creemos a Dios, y por ende obedecemos, sus promesas se cumplen...