jueves, 21 de junio de 2007

Inutilidad de confiar y refugiarse en el mundo


El siguiente trabajo, análisis, desarrollo, reprensión, instrucción, reflexión, exhortación, palabra, profecía, advertencia, articulo, meditación, corrección, revelación y/o enseñanza; la verdad es que no se aún como llamarlo (usted llámelo como el Señor le muestre). Pero quiero decir; “que lo siguiente” tiene su inspiración y revelación en el capítulos 30 del libro de Isaías (profeta del antiguo testamento). Y nos enseña y guía, a no buscar amparo y refugio donde no lo hay; sino buscarlo donde éste si se encuentra. Que en forma teórica lo sabemos muy bien; pero la práctica es lo que cuenta; ya que la fe sin obras está muerta. No sirve de nada recitar que nuestro escudo y fortaleza es el Señor; si a la hora de la prueba, lo primero que utilizamos son nuestros recursos humanos y carnales; nuestras buenas ideas y no el consejo del Señor.

A mí en lo personal, la escritura del capitulo 30 de Isaías, me ha servido de claridad y enseñanza, me ha exhortado y guiado, y me sirve de espejo para verme hoy con claridad; y detectar lo deficiente en mi; para que el Espíritu Santo pueda obrar en mi corazón. Por lo anterior, quiero compartirlo con ustedes. Además, la palabra de Dios tiene propósito de partir el alma del espíritu; para que nos reconozcamos y no nos engañemos a nosotros mismos; ya que nuestro corazón es engañoso. Pero su Espíritu nos guía a toda verdad; ya que no habla por su propia cuenta; sino que habla todo lo que de El oye, y nos hace saber las cosas que habrán de venir.

Como lo dice el Señor Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones”. Proverbios 21:2 Según nuestra opinión personal, siempre nos encontraremos en el camino recto; no es así, como opina el Señor de nosotros siempre; debemos exponernos a su luz que revela todas las cosas; para ver realmente la realidad y no tener sorpresas desagradables.

Esta palabra no tendrá verdadera utilidad, si empezamos a ver las deficiencias del hermano, sin detectar las nuestras; recordaría en este caso lo siguiente que nos enseñó nuestro Señor:

¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? Lc 6:41

Espero que nos sirva a todos, y podamos descubrir cualquier tipo de vana esperanza y confianza en las cosas del mundo; que nos impiden avanzar y participar de la plenitud de la vida en Cristo. Además, de darnos cuenta que toda esperanza y confianza en el mundo, sólo nos traerá angustia y congoja, cosa que el Señor nos quiere evitar.

Isaías 30
La futilidad de confiar en Egipto

1!!Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado!
Primero debemos ver y entender, que esto está escrito para hijos de Dios; no para el mundo; como alguno podría suponer; ya que el “Ay” está sobre los hijos que se apartan (como el hijo pródigo, o como el mayor que no se apartó físicamente, pero su corazón estaba lejos del padre, a pesar de vivir junto a él).
¿Y de que se apartan? Claramente de apartan de Jehová; el Señor.
¿Y cómo lo hacen?
Tomando consejo que no es de El; para Dios el Señor, esto es apartarse de El, cuando tú consultas y pides consejos no esperando primero sus consejos, lo estás despreciando, cuando buscas consejos en otras fuentes, es decir, en el mundo y todo lo que esto significa. Cuando tú pones cualquier consejo humano antes que el de El, es apartarse de El. Si obtienes consejos del mundo; obviamente si sigues ese consejo, no estarás haciendo la voluntad de Dios; sino la voluntad del mundo o tu voluntad personal. Si las cosas no resultan, es obvio que no resulten; pero no culpes al Señor. A lo mejor pueden resultar humanamente por algún tiempo, pero lejos estarás de la paz y el gozo en el Espíritu Santo que el ofrece para los que son reinados por El; y repentinamente la ruina sobrevendrá.
La otra forma de apartarse, es buscar protección (cubierta) y no de El, es decir, no confiar en que El es nuestro pronto refugio y amparo; es no confiar que El es nuestro castillo fuerte. Es no verlo como León que nos cuida celosamente. Es no andar en el Espíritu; es decir, es no permanecer en El.
Hasta aquí, el apartarse se manifiesta en buscar consejo, ejecutar planes y refugio fuera de El; nota que cualquier hermano puede apartarse y seguir asistiendo indefinidamente a la congregación que lo ampara; pero para Dios está apartado. ¿Te das cuenta? Muchos hermanos que vemos con nuestros ojos como cercas del Señor pueden estar apartados y por el contrario; muchos que pondrían estar aparentemente lejos; te aseguro que varios están más cerca que los aparentes: Ya que Dios no juzga según las apariencias, sino el corazón. En todo caso, sin permanecer en El es imposible dar frutos (como los pámpanos y la vid ¿recuerdas?), y cuando los frutos no acompañan muchos son tentados por la hipocresía, digo tentados.
La conclusión de esto es amontonar pecado a pecado, es decir, error sobre error; es no dar en el blanco, es apartarnos del Camino.

2 Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.
¿Y como se apartan? Se apartan para descender a Egipto; Egipto representa al mundo; y la palabra dice “descender”; cuando nos apartamos a Egipto “descendemos”; ya que optamos por una posición inferior.
Nuevamente nos dice, “y no han preguntado de mi boca”; es decir, no han pedido consejo ni confirmación en su decisión. Son hijos (somos hijos) que en algún momento; hemos visto más seguras las cosas del mundo, que las de Dios; hemos buscado nuestra fortaleza en el Faraón, es decir, en el hombre fuerte de mundo. Hay muchos ejemplos de Faraón en nuestras vidas, pero debemos notar que Faraón representa todo el poder y la gloria del mundo. Está representado por un hombre; pero detrás de él, hay quien lo maneja.
Aquí podemos ver, quien es el personaje que está en medio de Egipto, el gran dragón. No hay necesidad de explicar más…Nota que está en medio de sus ríos, los ríos son la fuente de “vida” de Egipto o sea el mundo.
Busqué el significado de la palabra Nilo en hebreo y encontré los siguientes significados que te pueden hacer pensar un poco: problema, turbio y negro.

“Hijo de hombre, pon tu rostro contra Faraón rey de Egipto, y profetiza contra él y contra todo Egipto. 3 Habla, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, Faraón rey de Egipto, el gran dragón que yace en medio de sus ríos, el cual dijo: Mío es el Nilo, pues yo lo hice.” Ezequiel 29:2-4

Observa que dice “y poner su esperanza en la sombra de Egipto”, la esperanza, sólo alcanza a la sombra de Egipto; buscamos todo lo que el mundo nos puede ofrecer, es decir, la vanagloria de la vida; vamos tras el poder, la fama, el éxito, el reconocimiento, el dinero, una profesión, propiedades, cargos eclesiásticos, honores, seguridad terrenal, etc, etc. Vamos tras los ídolos que no aprovechan, cualquier cosa o persona que se pone en el lugar de Dios y nos inclinamos a ellas, son ídolos. También la sombra se puede ver como al amparo y protección del mundo. En ambos casos, lo buscado en el mundo sólo alcanza a lo temporal y perecedero, sin sustancia eterna y verdadera, no como las cosas que nos ofrece Dios. Claro que en las cosas del mundo, no hay que ejercer la fe; sino las fuerzas humanas; la carne.

Santiago en su carta nos dice:
“!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Stgo4:4
Y Juan en su carta nos dice:
“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” 1 Jn 2:15-17

3 Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión.
Aquí hay algo que ocurrirá, si o si; si no nos arrepentimos y reconocemos ante el Señor nuestro pecado y error. La fuerza en que confiamos cambiará a vergüenza y la sombra del mundo, donde pusimos nuestra confianza y esperanza cambiará en confusión. Ya no habrá fortaleza y esperanza; sino debilidad y confusión. Esto es para hijos de Dios que nos vemos tentados en confiar en el mundo con sus rudimentos, no está escrito para egipcios, es decir, mundanos. Está escrito para testimonio nuestro; y Dios no es hombre para que mienta; de manera que debemos tenerlo muy claro; para cuando seamos tentados (por el tentador) a confiar y pedir consejo donde no hay nada para nosotros, el mundo.


4 Cuando estén sus príncipes en Zoán, y sus embajadores lleguen a Hanes, 5 todos se avergonzarán del pueblo que no les aprovecha, ni los socorre, ni les trae provecho; antes les será para vergüenza y aun para oprobio.
Zoán, era la capital de Egipto en la antigüedad; aquí dice que cuando ya estén en el mundo (estamos hablando del alma del hombre, es decir, el corazón y la mente; porque físicamente todos estamos en el mundo hasta el día de nuestra partida); cuando su comunión sea íntima con el mundo (cuando sus príncipes estén en Zoán); vergüenza será sobre ellos ya que se darán cuenta y experimentarán que este pueblo (la gente del mundo), no les es de provecho, ni de socorro y sólo oprobio (deshonra).

¿No crees que sea bueno tenerlo claro, antes que tener que experimentarlo y sufrir las consecuencias?


6 Profecía sobre las bestias del Neguev: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho.
Aquí veo, a los hijos de Dios que se apartan, cruzando el desierto de Neguev (es el desierto al sur de Caanán). Los veo caminando esforzados, con todo lo que tienen en este mundo (sus riquezas y tesoros), cargadas en sus animales cruzando un desierto de angustia y sequedad, un desierto espantoso de tribulación; amenazados por bestias; y todo para regresar a Egipto; al mundo, a experimentar fracasos y fatigas innecesarias; por no creer y confiar en la Palabra de Jehová. Pasarán por tierra de tribulación y angustia, por camino de esterilidad para llegar a Egipto (mundo); a un pueblo que no les será de beneficio alguno.

7 Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos.
Esto es verdadero y cierto, declara el Señor; el mundo en vano te podrá ayudar; lo ha declarado el Señor; que nuestra fortaleza es estar quietos en El. Eh ahí nuestra fortaleza, en El; y no en Egipto. Favor retener: “que su fortaleza sería estarse quietos”; ¿Cómo, la gracia? Si la gracia en el antiguo testamento. Esta quietud no significa inactividad, significa fe y confianza, significa no desesperarse ni afanarse por tu vida, ya que el tiene cuidado de ti, dicho en mejores palabras: “Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas”. Lc12:29-30


8 Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre.
Para los que pensaron que esto era cosas del pasado, que esto era sólo para el pueblo de Israel antiguo; el Señor lo declara, esta visión es hasta el día postrero, eternamente y para siempre. No ha perdido vigencia ni actualidad. Está escrito para nosotros, para hoy; para que no vuelvas al mundo; sino que tomes la tierra prometida.


9 Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová;
Hijos rebeldes y mentirosos que no quieren escuchar la voz del Señor; no quieren oír la Ley de Cristo. No quieren obedecer al Señor, creen más en ellos y en Faraón que en su Salvador; observa que no quieren OIR, significa, que no tienen intención de oír y mucho menos obedecer; significa que su espíritu lo tienen contristado, ya que saben y entienden que están en mal camino. No quieren oír la Verdad, ya que la verdad los delata. Y al no oír, no hay fe.


10 que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras;
Prefieren escuchar la mentira que los aprueba que la reprensión y corrección del Señor, que los hace volver a El. Prefieren zalamerías mentirosas, que la verdad que si les aprovecharía. ¡Que contradicción! Preferir la mentira por la verdad, para sostener una justicia propia. Para justificarse a sí mismos. ¿De que les serviría si tuvieran en frente al mismo Pablo? Prefieren un obispo o pastor que los apruebe, que no se meta en temas muy complicados, cumplamos con el protocolo, bonitas oraciones, bonitas canciones, etc. Pero el Señor no puede ser engañado, toda esa ceremonia está vacía, sin vida ni fruto para el apartado; ya que no anda en el espíritu sino en la carne. ¿De que aprovecha la palabra de Dios si ni siquiera quieren oír? De nada, hermanos. “…pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.” Heb 4:2 Pero ni siquiera quieren oír, menos creerán… “He aquí, vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan”. Jer 7:8

11 dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel.
Obstinados y tozudos en su error, les llega a molestar la luz de la verdad en el camino; prefieren que sea quitada la luz y seguir en su camino e insensatez.

12 Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado;
Por cuanto desechasteis esta palabra de reprensión, y confiasteis en tus medios carnales; y no en mi Espíritu. Recordemos hermanos que: “… las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. Gal 5:19-21

Hay dos alternativas, o andamos en el Espíritu o andamos en la carne; no hay posibilidad de andar en la mitad; no existe un intermedio. Si andamos en la carne es imposible que obtengamos frutos del Espíritu; por el contrario, si andamos en el Espíritu es imposible que tengamos obras de la carne (sólo pecamos cuando andamos en la carne, como dice Juan “Todo aquel que permanece en él, no peca;”. Eso no significa que nunca vamos a pecar, sólo pecamos cuando andamos en la carne (guiados por la carne), ya que en el Espíritu es imposible que podamos pecar, ya que es nacido de Dios. Debemos, ya que vivimos por el Espíritu, andar en el Espíritu. Esa es la forma; ya que si andamos en el Espíritu no estamos bajo la ley y se manifiestan los frutos del Espíritu que son conocidos (amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza).

Dios no puede ser burlado, los únicos que nos engañamos somos nosotros mismos, sembremos para el Espíritu.

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”. Gal 6:7-8


13 por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente.
Como consecuencia, de no escuchar la voz del Señor; este pecado será como una grieta en una pared elevada; una grieta que avanza silenciosamente; y cuando digan paz y seguridad; se desplomara todo repentinamente; y ya sólo habrá pérdida (colapso repentino).

14 Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo.
Nos muestra la inutilidad de todo el trabajo, esperanzas y esfuerzos que obtendremos del mundo, de nuestra antigua naturaleza y del maligno; todo se hará pedazos de tal forma que ni los restos tendrán ninguna utilidad.

La invitación está en: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;” Col3:5
Y darse cuenta que la idolatría no es sólo hacer una imagen e inclinarse a ella; la idolatría es por ejemplo la avaricia, es el servir a las riquezas antes que a Dios; es servir la las pasiones de nuestra carne antes que al Señor; es servir a la gloria del mundo; antes que esperar la gloria que viene de Dios.

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”.1Tim6:6-10

Notemos que es el “amor al dinero” y no el dinero, lo que dice Pablo que es la raíz de todo mal; e incluso advierte que cuando queremos enriquecernos (acumular y tener más de lo que el Señor nos tiene preparado), nuestro caminar no será muy agradable (por decir lo menos) y como resultado final, seremos traspasados de muchos dolores. Ojala creamos, antes de tener que experimentar muchos dolores.

Lo que ocurre, es que no podemos seguir al Señor y seguir a la vez otra cosa; es imposible hacerlo; físicamente lo podemos notar. Traten de seguir un camino que te lleva por ejemplo a Jerusalén y a la vez, uno hacia Roma; a lo mejor parte de el recorrido puede coincidir, pero en algún momento tengo que tomar una decisión a quien prefiero seguir, cuando los caminos se bifurcan. Ya que se tienen que apartar, obviamente; pues van a diferentes lugares. Esa decisión, es libre y soberana de cada uno de nosotros; Dios ya lo predestinó, pero somos nosotros los que optamos.


15 Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis,
El Señor nos dice: “En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza”. Que hermosas palabras de la gracia que tenemos en nuestro Señor Jesucristo: Somos salvos en reposo y descanso. Y nuestra fortaleza, si hermano; nuestra FORTALEZA está en quietud y confianza en el Todopoderoso. Esto es para todos nosotros, para que lo tengamos muy claro en el momento en que seamos tentados a salir (descender) a Egipto a buscar consejo, refugio y oportunidades; y no en nuestro Señor.

16 sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos; por tanto, vosotros huiréis. Sobre corceles veloces cabalgaremos; por tanto, serán veloces vuestros perseguidores.
17 Un millar huirá a la amenaza de uno; a la amenaza de cinco huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre una colina.

Tratarán de huir de sus amenazas, miedos y problemas, a la amenaza de uno huirán mil y de cinco todos huirán. Esto es sinónimo de temor, y todos sabemos quien es el que esclaviza usando cadenas de temor, es decir, el diablo. Estarán tan engañados y sometidos, que temerán amenazas y huirán. Y solos quedarán como un mástil en un cerro que sólo sirve para señal.
La siguiente escritura es un buen resumen hasta aquí:

Así dice el SEÑOR:

Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza, y del SEÑOR se aparta su corazón.
Será como arbusto en el yermo
y no verá el bien cuando venga;
habitará en pedregales en el desierto,
tierra salada y sin habitantes.
Bendito es el hombre que confía en el SEÑOR, cuya confianza es el SEÑOR. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto.

Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?

Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras. Jer 17:5-10

18 Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él.
Por lo tanto, el Señor esperará, si hermanos el Señor ESPERARA para tener piedad y misericordia de los hijos rebeldes; porque nuestro Dios y Señor es justo y grande en misericordia. Y bienaventurados son todos los que confían en El. Hay un final feliz para los hijos rebeldes y que se apartan; pregunto:

¿Valdrán la pena todas estas aflicciones?

¿No será más fácil obedecer, confiar y reposar en El?

Creo que El Señor nos quiere enseñar la vanalidad e inutilidad de buscar donde no hay; por favor, consideremos sus palabras ya que esto está escrito para hijos de estos tiempos. El mundo nos engaña ofreciéndonos muchas cosas, pero sus tesoros están apolillados y enmohecidos, y su gloria es pasajera; no hay cobertura ni protección para un hijo de Dios en el mundo; de hecho es el mundo el que nos necesita nosotros y no nosotros a ellos.

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.
Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder”.
Mateo 5:13-14

Hermanos, de verdad es el mundo quien nos necesita a nosotros como embajadores de la verdad (y no nosotros al mundo); ellos tienen muchas cosas que esperar de nosotros; y nosotros sólo debemos (en la gracia de nuestro Señor) anunciar cumplidamente el evangelio de Paz. Ellos no tienen nada que ofrecernos, pero nosotros podemos llegar a ser ricos en el Señor para enriquecer a muchos; que hoy lo necesitan desesperadamente. El mundo está aburrido y atestado de tanta palabrería y religión vacía, de tanta ignorancia e inconsecuencia del pueblo que se llama a sí mismo cristiano. Necesitan vida verdadera, esperanzas claras, ayudas y soluciones reales a tanta calamidad; necesitan la Palabra de Dios genuina y verdadera, que hoy incluso escasea dentro de la llamada “iglesia”. ¿Cómo daremos lo que no tenemos? Sólo diremos palabras humanas, sino nos prestamos para oír cada día su voz.

Si no lo crees y/o no te queda claro lo que Dios puede hacer con nosotros, mira el ejemplo de José en Egipto; que llegó a ser padre de Faraón y señor de toda su casa.

“Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto”.Gen 45:8

También podemos ver el caso de Moisés; que llegó a ser dios de Faraón y Aarón su profeta.

“Jehová dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta” Ex 7:1

También tenemos el ejemplo de Mardoqueo:”Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje”. Ester 10:3

Podemos mencionar a Daniel primero en Babilonia y luego en Persia:

“Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia”. Daniel 2:48

¿Te das cuenta del poder de Dios? Ni José, ni Moisés buscaron cobertura y ayuda en Egipto; tampoco lo hicieron Daniel y Mardoqueo; pero a todos les dio poder sobre Egipto, es decir, el mundo. Pero antes tuvieron que ser probados en la fe y demostrar en la práctica su Fe. No se inclinaron ante idolatrías, no se inclinaron ante el mundo; sólo se inclinaron ante Dios su Señor. Hermanos, esto está escrito para nosotros en la Biblia; para que entendamos que de nada aprovecha confiar en el mundo, es decir, Egipto. Nuestra confianza debe estar en lo Verdadero y Eterno. Aunque debamos ser probados por breve tiempo, porque ¿De que otra manera se reconoce lo verdadero si no es probándolo? Si nuestra Fe es verdadera debe ser probada, y debemos estar contentos de que así sea.

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. Stgo 1:2-4

Nadie se apoyaría en un junco en su sano juicio; ¿Por qué confiar en el mundo? Sólo nos dará dolor e insatisfacción.

“He aquí que confías en este báculo de caña frágil, en Egipto, en el cual si alguien se apoyare, se le entrará por la mano, y la atravesará. Tal es Faraón rey de Egipto para con todos los que en él confían”. Isaías 36:6

Continuando, con Isaías 30:

19 Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá.
Al oír la voz de tu clamor, el Señor se apiadará de ti; moraras en Sion, en Jerusalén.


20 Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros.
21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.

Aquí el Señor te indica como lo hará, dice que después de la congoja y angustia; veras tus maestros, y tus oídos oirán a tus espaldas. ¿Por qué a las espaldas? Porque iras justo en dirección contraria al Camino; ellos te lo indicarán, para que lo sigas en forma recta sin desviarte. Tus maestros te serán devueltos, ya que fueron quitados; porque nos quisisteis oír; después que clames el Señor responderá.

22 Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata, y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro; las apartarás como trapo asqueroso; !!Sal fuera! les dirás.
Entonces, veras claramente toda tu idolatría y confianza que no proviene del Altísimo; las aborrecerás y destruirás. Te darás cuenta y veras que de nada aprovechan, sólo agregaron angustias y congoja a tu camino. Y las apartarás de ti, como trapo asqueroso.


23 Entonces dará el Señor lluvia a tu sementera, cuando siembres la tierra, y dará pan del fruto de la tierra, y será abundante y pingüe; tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en espaciosas dehesas.
Luego de lo anterior, darás frutos y no antes; serás fructífero y fértil para tu Dios y Señor. Recuerda que ese en nuestro propósito, que demos mucho fruto, que es lo que agrada al Padre. ¿Cómo? Con la lluvia, que es la Palabra de Dios; el Señor dará la lluvia necesaria para que sea muy abundante la cosecha.


24 Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra comerán grano limpio, aventado con pala y criba.
Tus siervos serán bien alimentados, comiendo grano limpio. Y labrarán la tierra (la tierra es el corazón del hombre). Los bueyes son los siervos del Señor.


25 Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado elevado, habrá ríos y corrientes de aguas el día de la gran matanza, cuando caerán las torres.
Sobre todo lugar alto en que se invoque al Señor, habrá ríos de aguas; que son la Palabra de Dios revelada por Fe; no faltará el alimento espiritual; mientras las torres caen. Las torres erigidas por los hombres para llegar al cielo (Babel); mientras cae la religión humana y pagana; mientras cae Babilonia. Las torres representan fortalezas humanas, ya que caen. La verdadera Torre nunca cae “Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado”. Prv18:10 En el día de la gran matanza; en el día de la prueba y juicio. Los montes son los reinos, los que estamos en los montes altos donde hay rios de agua viva, son los que están en el reino de Dios en la tierra. Recuerda que el Reino de Dios está en medio de nosotros.

Me gustaría hacer un pequeño zoom, en el tema de la torre de Babel, por favor lean lo siguiente:

“Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra”. Gen11:3-4

Notemos que la torre se construye con ladrillos y no piedras, es decir, con polvo de la tierra cocido; es decir, con medios del hombre (recordemos que el hombre fue hecho del polvo de la tierra). Es decir, toda esta torre se sustenta en el hombre, cuyo nombre Babel significa confusión. Dice fue desechada “la piedra”; todos sabemos cual es la piedra que desecharon los edificadores. ¿Ni aun esta escritura habéis leído: La piedra que desecharon los edificadores; Ha venido a ser cabeza del ángulo; El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? Mr12:10-11 Es Cristo que es desechado por los edificadores; ¿Quiénes son los edificadores? Son los que construyen torres, levantan nombres que no son el nombre de Cristo. Erigen fortalezas para ser reconocidos, cuando estén esparcidos por la tierra. Construyen iglesias (templos) y desechan la verdadera materia prima para hacerlo. Usan ladrillo, es decir, lo mejor de sus almas; pero desechan la piedra, el Espíritu de Cristo. El objetivo es llegar al cielo, pero por sus medios carnales. Hoy están esparcidos por toda la tierra, y declaran el nombre de Babel en cada letrero que se erige, en cada templo levantado por el hombre. Declaran, este es nuestro nombre, esta en nuestra obra y está es nuestra fortaleza. Hoy Babilonia está esparcida por toda la tierra como lo destinó el Señor; sólo debemos reconocerla. Por sus frutos los reconoceréis (usan ladrillo, levantan torres, pretenden llegar al cielo, edifican ciudades y producen confusión).


26 Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó.
En ese día, la luz de la luna será como el Sol, es decir, la luz de la Iglesia será como la luz del Señor; y la luz del Señor será siete veces mayor. Será como la luz de siete días enteros, es decir, como la plenitud de los días de la creación. Esta es una tremenda promesa para su Iglesia… Y Dios no es hombre para que mienta…

Si vemos muy grande el desafío, recordemos que no somos nosotros, sino El en nosotros, nuestra esperanza (ciertísima esperanza) de gloria.

“Si dijeres en tu corazón: Estas naciones son mucho más numerosas que yo; ¿cómo las podré exterminar?
18 no tengas temor de ellas; acuérdate bien de lo que hizo Jehová tu Dios con Faraón y con todo Egipto”;
Deut 7:17-18

Por último queridos hermanos, este es una decisión personal, y agrego las palabras de Josué, donde nos invita a decidirnos de corazón; el que lo quiera tomar que lo tome, bienaventurado será…

Bendito sea Nuestro Dios Y Padre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo; por todos los siglos de los siglos. Amén.

“Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.
Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”
Josué 24:14-15


Rodrigo

No hay comentarios: