sábado, 6 de octubre de 2012

Dos o tres congregados en mi nombre


Hoy le comparto el siguiente mensaje, que está sustentado en el siguiente versículo, del evangelio de Mateo:

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos. (Mat 18:20)

El Señor nos hizo una promesa, y esa promesa indica que cuando nos reunimos en SU NOMBRE dos o tres discípulos, él estará en medio de nosotros. Es una promesa muy importante y maravillosa; y la quiero exponer, para vuestra meditación:

¿Hay algo más maravilloso y grande, para quienes amamos al Señor, que verlo manifestado acá en la tierra en medio nuestro?

Creo que son poquísimas cosas que se le pueden comparar, con verlo manifestarse acá, para quienes lo amamos; es entonces, crucial entender bien la promesa que está registrada en el evangelio de Mateo, y la cual expuse (Mat 18:20) .

Veamos, un requisito importante, al reunirnos (congregarnos) en torno a él; debemos hacerlo EN SU NOMBRE. Bueno, cuando dos o tres se reúnen en SU NOMBRE, el Señor está en medio de ellos, y cuando él está presente, es notorio para quienes tenemos de su Espíritu.

La pregunta clave entonces se resumiría en lo siguiente:

¿Qué significa entonces reunirnos (congregarnos) en SU NOMBRE?

Literalmente, he participado de reuniones que al inicio se declara que la reunión es en el Nombre del Señor; ¿pero basta eso? Pero no lo he visto manifestarse...

La verdad, que por mi experiencia, he visto que no basta con declarar la reunión en nombre del Señor solamente, el reunirnos en SU NOMBRE va más allá de eso. Va más allá de la buena intención, va más allá de la declaración, va más allá de todo empeño humano de hacerlo notorio a las personas...

Reunirnos en SU NOMBRE significa, el no hacer nada que el Espíritu no nos inspire a hacer; no hablar sin la confirmación del Espíritu, no callar si el Espíritu nos inspira; significa que todo lo que hacemos, lo hacemos en obediencia a SU NOMBRE, por medio de su ESPÍRITU.

Les voy a poner un ejemplo didáctico  Cuando ustedes mandan a alguien en su nombre (el de ustedes, por supuesto) a hacer algo; lo que esperan, es que la persona a la cual mandaron, haga exactamente lo que ustedes mandaron hacer y no otra cosa; ya que estarían utilizando mal vuestro nombre y se saldrían de su voluntad, y no harían lo que ustedes mandaron a hacer. Como ejemplo les pongo lo siguiente, ustedes le dicen a su hijo, “anda al negocio de la esquina y le llevas este dinero a su dueña en mi nombre, y le pagas lo adeudado de la semana pasada, y con este otro dinero compras un kilo de pan para el desayuno, que sea pan integral; y le das las gracias en mi nombre por el crédito que nos dio”. Bueno, ahora entienden que este hijo debe actuar del modo que ustedes le indicaron, ya que lo están haciendo en representación suya, en vuestro nombre.

Es así mismo, cuando nos reunimos en el Nombre del Señor, debemos actuar según el Espíritu Santo nos inspira o no nos inspira a hablar y hacer, y no rellenar la reunión (congregación) de estímulos naturales de la carne, según lo que nosotros queremos decir o callar (o hacer), sino según el Espíritu Santo nos inspira a hacer.

Cuando nos reunimos en SU NOMBRE (y obedecemos a su nombre por el Espíritu), veremos la gloria del Señor manifestándose en medio nuestro. 

Es ahora nuestro tiempo de obedecer, y ser conducidos por su Espíritu, y veremos lo maravilloso que es congregarnos de dos o tres discípulos, sintonizados con el Espíritu; lo veremos en medio nuestro.

Buenísimo es ponerlo en práctica, para que no sólo sea una teoría; cuando nos congreguemos en su nombre, que realmente sea en SU NOMBRE, es decir, sujetándonos a la conducción de SU ESPÍRITU; y no a los programas humanos que lo acallan.

Un abrazo a todos, y que puedan oír cada día su VOZ, para hablar sus palabras.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

quiero que respondas... y donde hay uno solo que pasa ¿NO ESTA DIOS ALLÍ EN MEDIO DE EL?

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Estimado(a) Anónimo

Cuando hay uno sólo:

1º No está congregado.
2º Dios está en él dependiendo si nació de nuevo o no.

¿No se si aclara tu consulta?

sl2

Noemi dijo...

ES UNA BENDICION VISITAR SU BLOG, LES DEJO MIS SALUDOS DESDE EL SALVADOR CENTROAMERICA, DESDE MI BLOG www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com DONDE COMPARTO MI TESTIMONIO DE SANIDAD PARA LA GLORIA DE DIOS.
RECIBAN MUCHISIMAS BENDICIONES DE NUESTRO PADRE CELESTIAL.

Anónimo dijo...

Para Rodrígo Cárdenas:
La escritura habla de congregarse (reunirse), ¿cuantas personas se necesitan para hacer una reunión?, lógicamente mas de uno.
http://conocereislaverdadmexico.blogspot.mx/

Jaime dijo...

Dos o tres...
Son los testigos necesarios para actuar a la manera de Dios.
Leer el contexto, versiculos antes y después.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Gracias Jaime por tu comentario.

Es correcto lo de los 2 ó 3 testigos(también se ve en el Antiguo Testamento); pero no sólo se restringe a eso, como lo podemos ver en el verso anterior 19, donde dice "... cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en el cielo.", es decir, si dos o más se ponen de acuerdo y piden en su nombre cualquier cosa, también se hará; luego el verso 20, lo resume como un nuevo principio; que debemos conocer y practicar...

saludos cordiales, y gracias por tu aporte.

Gerardo Savel dijo...

Hola. Pienso que si yo estoy solo en casa o en cualquier lugar, y le pido a Dios su presencia, para que haga uso de mis condiciones y me permita colaborar por ejemplo en una cadena de oración, Dios envía al Maestro para que me haga compañía y ya somos dos...que en realidad somos muchos más, porque se suman los Colaboradores de los distintos planos de existencia para realizar la Voluntad del Padre, ya sea la tarea de sanación, asistencia, y o liberación de seres errantes...en definitiva, si estás solo, y reconoces tu verdadero rol como una herramienta más, libre de egoísmo, libre de atribuciones personales que empobrecen el espíritu, tendrás esa Presencia Divina y siempre será Voluntad de Dios que te acompañen siempre. Espero que les sirva. Atte.: Gerardo

DAYAN-MENA dijo...

Estimado amigo ese versículo habla de la diciplina en la iglesia y del respaldo que DIOS da aseca de la diciplina a poner. E el pefir cualquier cosa es cual quier cosa referente al castigo. Por eso pedro entendiendo a que se refería pregunto: cuantas veces perdonare a mi hermano?. Bueno por que ese versículo habla del perdon y la diciplina. La palabra debe usarse como es y no como uno cree. DIOS te bendiga y te de mas.

DAYAN-MENA dijo...

Tienes razón es un versículo muy mal interpretado. Lo quieren usar para justificar peticiones deleitosas. Pero hay esta hablando de la diciplina en la iglesia y del respaldo de DIOS respeto a la diciplina. Y ese pedir cualquier cosa no es lo que se nos de la gana, es lo referente a la diciplina al que no quiere perdonar o cambiar la actitud. Fue por eso que pedro pregunto cuantas veces perdonaré a mi hermano?.