sábado, 18 de octubre de 2008

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición


Si lees el titulo de este mensaje, verás que son palabras muy fuetes; las cuales declaró el apóstol Pablo a las iglesias de Galacia. Si de alguna manera estas palabras te impactan, por favor lee este mensaje, hay algo importante que no debemos desconocer.

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. (Gal 3:10)

Estas palabras son verdaderas, son fuertes y más sólidas que el mármol. Todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición. Siendo la ley santa, justa y buena; todo hombre que depende de las obras de la ley para justificarse ante Dios, está bajo maldición. Y no lo digo yo, lo dice la misma Biblia que algunos utilizan, para predicar la ley. Y si todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, ¿cuanto más lo estarán aquellos que dependen de leyes inventadas de hombres, y no la verdadera ley de Dios? La respuesta te la dejo para tu imaginación…

Hoy muchos predican la ley desde diferentes lugares, desde diferentes doctrinas humanas, desde diferentes pulpitos, desde diferentes escuelas filosóficas, desde diferentes religiones, etc. Prácticamente todas las religiones predican lo mismo, predican una ley expresada en ordenanzas y mandamientos, por medio del cual pretenden agradar a Dios y alcanzar un paraíso. Incluso muchos cristianos sinceros son arrastrados al error, por maestros que desconocen la Verdad. No tendrás que ir muy lejos para comprobar por tus propios ojos lo que te digo; no necesitas viajar muchos kilómetros para palpar la realidad de esta predica errada. Hombres que predican un evangelio de leyes, ordenanzas y mandamientos; hombres que predican las buenas costumbres y la moral; hombres que en su mensaje desconocen el verdadero significado de la cruz de Cristo. Muchos creo, sin mala intención; pero por cierto en el error. ¿Y si tu sigues el error, podrás obtener un buen resultado? Obviamente no es posible, después de seguir el error, obtener un buen término (es lógica pura, esa misma lógica que la religión mística desconoce, y es muy clara para con Dios).

Porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado; ya que por medio de la obras de la ley, ningún hombre será justificado para con Dios. Si esto es verdadero para con la ley santa y perfecta de Dios; ¿que oportunidad tiene un hombre que practica una ley errada, o una ley cambiada por las tradiciones y costumbres de los hombres, o una ley a su propio gusto? Por medio de la ley, no hay ninguna oportunidad de ser justificado para con Dios.

Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. (Gal 3:11-12)

Entendiendo que ningún hombre será justificado por las obras de la ley, sino por la fe. Pregunto: ¿Quién es el principal interesado de que volvamos a la ley?, ¿Quién es el que nos quiere bajo maldición?, ¿Quien es el que nos quiere engañar, para apartarnos del Camino, para apartarnos de la Verdad? Bueno, este enemigo del hombre, este ser que quiere la miseria y la muerte del hombre; es quien hasta hoy en día sigue engañando a los hombres predicándoles el camino de la ley. Este enemigo llamado Satanás, es quien engaña al mundo entero y los sigue sometiendo bajo su potestad, de la cual somos librados en Cristo. Este ser vestido hoy de ángel de luz, dicta mensajes dulces que son amargos como el ajenjo en sus frutos; los frutos de la maldición y ser apartados de Dios.

Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), (Gal 3:13)

En Cristo, por medio de la fe en El y su obra perfecta; somos librados de la maldición de la ley; ya estamos muertos para la ley; y vivos para Dios, es decir, realmente vivos. Por medio de la ley, éramos muertos por nuestros pecados, y todo el que persiste en este camino de la obras de la ley, para justificarse a sí mismo; está bajo maldición (condenación); ya que debe cumplir TODA la ley en forma perfecta para tener vida, que ciertamente es la única manera de lograrlo por medio de la ley. Y por lo menos yo, no pude; y la ley me mató. Pero gracias doy a mi Dios; por Cristo mi Señor quien me justificó y me salvo, dándome vida juntamente con él. Y ya no estoy bajo la ley, sino bajo la gracia que es en Cristo Jesús Señor nuestro, que opera por medio de la fe.

HERMANO Y HERMANA; LA UNICA MANERA DE AGRADAR A DIOS ES POR MEDIO DE LA FE. PORQUE SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS. SI PIENSAS QUE PUEDES HACER MUCHAS COSAS PARA AGRADARLE, ESTA BIEN, PERO SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADARLO, DEBEMOS CREERLE PRIMERO. ¿Y COMO CREEREMOS SI NO OIMOS? ¿Y COMO OIREMOS SI NO NOS PREDICAN LA VERDAD DEL EVANGELIO?

Cuando Pablo dice: "están bajo maldición", usa el tiempo del verbo estar en presente; no dice estarán o estaban; sino dice ESTAN bajo maldición. Cuando por cualquier motivo nos tratan de deslizar de la verdad del evangelio, nos tratan de someter nuevamente a la maldición de la ley. Hermanos, es prioritario tener muy claras estas palabras del apóstol Pablo; no es un juego, ni son dichas de esta forma para impresionar; sino que es una verdad que debemos conocer y entender, para no ser arrastrados al error, Ya que hay quien hoy día, al igual que ayer, nos quisiera sometidos en esclavitud, quien usa muy fuertemente la religión humana para apartar los hombres de la Verdad, es decir, de la Vida, es decir, del Camino. Tú ya lo entendiste, nos quiere apartar de JESUS EL CRISTO. Hay un enemigo que a toda costa, nos quiere sacar a su terreno, es decir, a la carne en la filosofía del mundo; ya que él sabe que ese es su terreno. Pero nosotros hermanos, si hemos conocido la benignidad del Señor; ya no estamos sujetos a la ley para ser aceptos ante Dios, si no, para presentarnos ante Dios es perfecto y suficiente el sacrificio de Cristo en la cruz. Es por su gracia y no por nuestras obras que lo recibimos, por medio de la fe. Y si fuera posible ser salvos por las obras de la ley, demás murió Cristo; como lo dice Pablo: No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Gal 2:21).

¿Que significan estas palabras?, que cualquier hombre que depende de hacer y cumplir la ley; para justificarse ante Dios; está bajo MALDICION. ¿Por que es así? Porque escrito está en la misma ley en la Biblia, Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. ¿Que quiere decir? Como ningún hombre que no cumpla todas las cosas escritas en el libro de la ley, tendrá vida. Sino que tendrá muerte.

De hecho las palabras son aún más fuertes:
De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. (Gal 5:4) Hermanos, que no haya ninguno en esta condición, pon mucha atención a los mensajes que escuchas y las predicas que oyes; no sea que por ignorancia te hagan volver a esclavitud.

Como será de serio este mensaje, que Pablo exclamó: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. (Gal 1:6-9)

Maldito sea cualquiera que os predique un evangelio diferente al que habéis recibido; es tan grave predicar un evangelio adulterado, que Pablo usa palabras que muestran la gravedad de tal situación, sea anatema (maldito, apartado de Dios). Si incluso un ángel de cielo o él mismo lo hiciese.

Como resumen, sólo unas preguntas, que nos aclaran cual es el verdadero evangelio:

Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano. Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe? (Gal 3:2-5)


Por oír con fe hermanos, por oír con fe.


Que la paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amen.

Rodrigo

1 comentario:

rodrigo dijo...

muy buena reflexion que abre nuestro entendimiento y no hace amar mas la gracia de DIOS .. DIOS lo siga bendiciendo ...