sábado, 13 de septiembre de 2014

Haced morir por el Espíritu, las obras de la carne

Este mensaje, es una continuación del mensaje anterior No salves al viejo; en el cual vimos que los que son de Cristo, ya fueron muertos con él, y no tiene ningún sentido tratar de salvar lo que Dios ya condenó. Hoy veremos la forma práctica que nos enseña el mismo Espíritu, de llevar a cabo la tarea de la cruz en nosotros.

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.  Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;  porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Rom 8:11-13 

Voy a partir de la siguiente sentencia: “más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis”; acá vemos una condición, es decir, un si condicional; si por medio del Espíritu Santo hacemos morir la obras de la carne, viviremos. Por el contrario, si vivimos conforme a la carne, moriremos. Fíjate que el texto está referido a cristianos que ya tienen el Espíritu Santo, a personas que ya han nacido de nuevo; esta enseñanza y advertencia es para creyentes verdaderos (la iglesia); y no para incrédulos.

Por eso dice, haced morir las obras de la carne por medio del Espíritu; no dice que él Espíritu lo hará sólo (sin tu participación), sino que nosotros debemos hacerlo por medio del Espíritu Santo. Tampoco dice que debemos hacerlo sin él Espíritu (tarea imposible sin el Espíritu); dice que es una tarea que debemos hacer nosotros, por medio del Espíritu que nos ha sido dado; ya que ese Espíritu tuvo el poder de levantar a Jesús de en medio de los muertos; y tiene el poder suficiente en nosotros de hacer morir nuestras obras de la carne. Es un Espíritu PODEROSO que tenemos, y debemos utilizarlo para cumplir esta tarea en nosotros, hacer morir las obras de la carne; de otro modo moriremos (si vivimos conforme a la carne).

Por si alguno, no recuerda las obras de la carne, copio lo siguiente:

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gal 5:19-21 


¿Crees que con el Espíritu que mora en ti, tienes el poder de hacer morir las obras de tú carne?

El poder de Dios se manifiesta por medio de la fe (al que cree, todo le es posible), si lo crees vencerás, y ese mismo poder te levantará (porque es poderoso para hacerlo); si no lo crees, naufragarás en tu incredulidad.

NO tiene sentido creer en Jesucristo, sin creer lo que su mismo Espíritu nos enseña; y hoy nos enseña a utilizar su Espíritu para vencer las obras de nuestra carne, de tal manera de hacerlas morir en nosotros, porque si no lo creemos; tampoco podemos creer que ese mismo Espíritu tiene el poder de vivificar nuestros cuerpos mortales, y levantarnos de entre los muertos. Y si no lo creemos, ¿Como lo obtendremos? Imposible, ya que las promesas se alcanzan por medio de la fe.

Si vivimos derrotados conforme al poder del Espíritu poderoso que tenemos en nosotros ¿Cómo creeremos que es mismo Espíritu nos levantará de entre los muertos? IMPOSIBLE.

Hoy tenemos un Espíritu poderoso en nosotros y que por medio de Él, podemos hacer morir la obras de nuestra carne; y de esa misma forma, ese Espíritu nos levantará de entre los muertos, como lo hizo con Jesús nuestro Señor y Maestro. Amén.

No escondas el talento que te dieron en tierra, hazlo producir para tu Señor. Un abrazo a todos, y la gracia y paz de nuestro amado Padre y su Hijo sea con todos vosotros. Amen.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado hermano no dice ud como es la obra del Espiritu. Ud repite el versiculo pero no dice como se hace, cuales son las acciones concretas que el creyente debe tomar. Ud dice por fe. bien muestreme la fe con obras. Digame que se debe hacer. Bendiciones.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Apreciado, muchas gracias por su comentario; con gusto trataré de dar más luz al respecto (a pesar de lo limitado de este medio, para este gran tema).
Podríamos clasificar todas las obras de los hombres en dos grandes grupos: La obras de la fe y las obras de la carne.
Las obras de la fe (no necesariamente obras religiosas), son obras en obediencia a la Palabra de Dios, es decir, por fe (recordemos que la fe viene de oírlo).

Las obras de la carne, son obras en obediencia a nuestras concupiscencias (carne, mundo y/o diablo); son obras que oyen nuestra carne, el mundo y/o al diablo y se ejecutan creyendo que eso es lo que nos conviene.

Bueno la obediencia de la fe, trae obras de la fe, es decir, se puede mostrar la fe por las obras (Stgo).

LA obediencia a la carne, nos muestran obras de la carne, ver Gal 5:19-21. Cuyo final es muerte.

Si escuchamos la voz del Señor que nos habla al corazón y le obedecemos, estamos siendo guiados por su Santo Espíritu, y hacemos morir las obras de la carne en ese momento; la cual no escuchamos ni obedecemos (me refiero a la carne)...

Como sabemos que los hijos de Dios, son los guiados por el Espíritu de Dios; nuestra obra es creer a quien nuestro Padre envió; es decir, Su Hijo. Y para el que cree, nada le es imposible. Y día a día oyendo, obedeciendo su voz, van muriendo las obras de carne a muerte, y se ejecutan las obras del Espíritu para vida y paz.

Espero haber podido aclarar un poco más su consulta. Gracia y paz.

Unknown dijo...

Excelente palabra. Bendiciones

Guszion dijo...

Excelente al que cree todo es posible, somos nosotros mismos los que muchas veces nos dejamos llevar por nuestra propia concupiscencia, Dios nos ayude y fortalezca para vencer cada dia y obtener la victoria frente a las obras de la carne.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Así es Guszion; es una batalla que en Cristo debemos vencer!!!

Shalom.

Ricardo Jara dijo...

El espíritu es el ojo o la lampara. Cristo es la roca. Sigue el espíritu junto a la roca poniendo la roca por delante. Hasta que la copa rebose y la roca se avivé. Y broten las aguas
Luego sigue la roca sin perder el ojo y haz lo que encomienda la vida en el camino. Es decir lo necesario

enrique ynga neyra dijo...

obras concretas de fe:
ORAR específicamente diciendo Señor trae libertad a mi vida. LEER su Palabra y más que leerla anhelar y pedir a Dios que por favor le ayude a ser obediente quitando toda rebeldia de su vida. AYUNAR con el propósito específico de romper el yugo de esclavitud a la carne. BUSCAR a alguien de muchísima confianza que pueda apoyarnos en oración especificamente por las áreas q batallamos. APARTARSE de situaciones que nos comprometan o nos tiente a alimentar malos deseos. CUANDO OREMOS DEBE SER A DIARIO NUESTRO CLAMOR de ser libres de llevar una vida en la carne, más bien debemos pedir que vivamos en Él Espíritu. CUANDO OREMOS, DECLAREMOS que llevamos cautivo todo pensamiento sucio o de rebeldia a la obediencia de Cristo. RECORDAR SIEMPRE QUE JESÚS nos dió autoridad para atar y desatar y para pisar serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del mal Y nada nos dañará. DECLARAR LA PALABRA DE DIOS CONSTANTEMENTE pues prov.18:21 dice:la vida y la muerte están en el poder de la lengua y los que la aman comeran de su fruto. DECLARAR LA PALABRA CON FE y esforzandose por vivir en integridad y estando en la presencia de Dios cada día, esas palabras que declaremos bajo esa atmosfera creará una atmosfera diferente para nuestras vidas. LEVANTEMONOS DE MADRUGADA A ORAR y presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo delante de Dios cada día. SACRIFIQUEMOS EL TIEMPO de televisión, internet y otras cosas, reducir al mínimo su uso, pues el diablo usa estas cosas muchas veces como distracción. ESTEMOS DISPUESTOS a despertarnos a orar mientras otros duermen, osea de madrugada ir orar, agradecer, ser ofrenda para Dios, abrir la boca y romper toda asechanza del diablo sobre nuestras vidas. AQUÍ LES DEJO UN MOTIVO DE ORACIÓN: Padre, gracias por amarme, eres Bueno, te necesito pues deseo vivir una vida en integridad delante de ti, pero tu conoces todo de mí y sabes que lo que quiero no hago sino lo que aborrezco eso hago. librame de vivir en mi carne, te presento los miembros de mi cuerpo a Tí para que sean para uso exclusivo tuyo y renuncio a vivir prestando mis miembros para el pecado, Hazme entender que la batalla es diaria y que debo sacrificar mi carne todos los día, creo que me oyes y que eres poderoso para romper las cadenas que me atan, declaro en este día que me haces libre x la fe en Jesucristo, pues el venció en la cruz del calvario y me apropio y abrazo esta verdad que contigo Jesús soy mas que vencedor y que mayor eres Tú que el que está en el mundo... llename de tu presencia, renuncio a vivir para el diablo, para el mundo y para mi carne, Perdóname, pues reconozco que por mi propia voluntad he vivido abriendo puertas a cosas y prácticas que te han ofendido. Como David he determinado una cosa y es: estar en tu casa todos los días de mi vida, hazme entender que mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Hoy decido habitar al abrigo del Altisimo y Tú harás que more bajo la sombra de tu omnipotencia, eso quiere decir que; mientras busque estar en Tí y habitar cada día contigo, Tú manifestarás tu gran poder en mi vida, TE AMO, pongo mi confianza absoluta en ti. En el nombre de Jesús te presento mi vida y cada palabra que he hablado delante de Ti. proclamaré cada día que esta hecho. Amén

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, un afectuoso abrazo en el amor de nuestro Dios Padre y su Hijo; amén.

Que el Señor los abunde de su gracia y paz.

Rgo

Anónimo dijo...

Muy buenos días Sr. Rodrigo, yo le vengo a pedir ayuda para que ud ore por mi. Estoy en un proceso de la corte. Esperando la sentencia de la jueza. No quiero ir a la cárcel. Tengo también miedo de perder a mi hija porque mi esposo me ha amenazado QE me la va a quitar. Solo le pido A Dios q tengo misericordia. Muchas gracias y bendiciones. Encontré su blog buscando oraciones.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Estimada; le pido a nuestro Señor y Padre que la guarde del mal; y que se haga la voluntad de Dios en su vida; que es lo mejor; y que usted pueda salir de las aguas turbulentas a la paz en el Hijo de Dios. Amén.

Anónimo dijo...

¿Como vencer los deseos de la carne por el Espíritu?

Hablas de que a través del Espíritu es la única forma de que venceremos, pero no hablas de ¿Como?.

Bendiciones Rgo.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Gracias Anónimo por tu comentario, en realidad es muy importante conocer el cómo.

Para mi fue un tema complicado en los primeros años de conversión; pues en realidad eso no se enseña. Creo que la razón es porque quienes enseñan, les es desconocido el tema y por lo tanto se van con la doctrina errada de la falsa gracia.

Hay un mensaje que debo escribir, que se trata del capitulo 15 del Evangelio de Juan; eso es una deuda que debo hacer, en ese capitulo nos muestra que el mandamiento de Jesús es permanecer en El; y en esa permanecía que debemos tener, daremos frutos. Sólo de esa manera vencemos nuestra naturaleza carnal, y la vida divina nos ayuda a frutificar y vencer lo carnal.
Es palabras del apóstol Pablo es estar EN CRISTO, de esa manera hay una nueva ley en nosotros que nos permite vencer la carne.

En el siguiente enlace podéis ver algo al respecto, si os fuere útil...

http://www.conociendoacristo.com/2008/06/

Bueno, espero pronto escribir algo de Juan 15; y también es útil entendervdel camino de la cruz, cosa hoy olvidada en muchos centros cristianos.

Paz del Señor a todos sus seguidores.

Anónimo dijo...

Amén Rodrigo, pero no me diste una respuesta clara.


por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne...

Jesucristo dijo esto, con referencia al Espíritu Santo; Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

Rodrigo Cárdenas B. dijo...

Bueno, la verdad es que creo que hay cosas que aún no he escrito y debo hacerlo pronto...

Pero como un consejo, para hacer morir las obras de la carne por medio del Espíritu; hay que alimentar el espíritu y no a la carne; es la forma gráfica de hacerlo.

A lo mejor así, hay un poquitín más de luz amigo, un abrazo y atento a tus comentarios.

Shalom